Un monstruo viene a verme



Tranquilos, no se me ha aparecido en sueños ningún político (ponga aquí el nombre de su partido enemigo favorito, para evitar quisquillosidades varias).

Un monstruo viene a verme es el título de la próxima película de J.A. Bayona, el que hizo sufrir tanto a Belén Rueda en El Internado y mucho más a Naomi Watts en Lo Imposible. Para este otoño le toca Sigourney Weaver y un niño random que no sé quién es.


Según palabras del director, la película va de cómo nos aferramos a la fantasía para sobrellevar la dura realidad. Con lo cual, y con eso de que el protagonista es un crio y el título de la película ya me puedo esperar infografía por un tubo, criaturas fantásticas y muchas pesadillas nocturnas. Un poco "El laberinto del Fauno", vamos.


Me entró curiosidad y he dado con la novela corta (o el relato largo) en el que se basa la película. Es una novela que le encargaron a Patrick Ness (descendiente del monstruo) porque la autora de la idea y personajes, Siobhan Dowd, falleció antes de escribirla, dejando solamente el embrión de la historia.


Un monstruo viene a verme (A monster calls) es, en efecto, una novelita de corte fantástico, protagonizada por un niño de trece años a quien un monstruo visita todas las noches a las 00:07 horas, dispuesto a sonsacarle "la verdad"

A priori uno se puede imaginar un desarrollo "estándar" de la historia: adolescente problemático con su problema (gordo, gordísimo) en casa, sus problemas en el instituto y sus problemas mentales propios. En efecto: problemas, problemas, problemas.


Pero a medida que avanza la narración todas esas situaciones que parece que van a desarrollarse de la manera más convencional posible, acaban atrapando y haciendo pensar al lector. Plantearle temas universales como son la compasión, el afrontar momentos duros, la diferencia entre pensar y actuar y, sobre todo, el intentar ponerse en la piel del otro.

Y aquí, amiga, el autor se pone chungo, chungo y malrollero. Y te lo hace pasar fatal. Y recurre a momentos sensibleros (emotivos, que dicen los cursis) que sabes que no vas a poder evitar aunque los quieras rechazar, porque son necesarios y, sobre todo, inevitables.


Así que si quieres pasar un buen mal rato, qué mejor que pegarle un repaso a "Un monstruo viene a verme". Y ya en otoño veremos a Liam Neeson, Sigourney Waver y Geraldine Chaplin pasándolo mal ellos.

Tranquis, que la siguiente de Bayona va a ser Jurassic World 2. No more dramas.





 



Blog Widget by LinkWithin