¡Regresión!

 
Hola, putas.

Hoy toca poner a parir comentar la película Regresión, la última de Amenábar, como todo el mundo, ¿nooo?
Pues chica, no, yo iba con mi mejor intención a verla e intentando no saber nada de lo que trataba, cosa absolutamente IMPOSIBLE por culpa del propio director.

Regresión es una peli muy correcta, muy bien rodada (lo que los periodistas llaman factura impecable), con una fotografía muy interesante, una música muy acertada y con una gran baza, que es que el director sabe crear tensión y mantenerte en vilo durante casi todo el film. Y oye, eso es un mérito.

¿Pero qué le pasa? Que toda esa tensión se desploma en un final flojo, previsible y mal rematado. Vamos, que estás toda la peli en ascuas y de repente dices ah, ¿que se ha acabado? Pues vaya.




Y lo de previsible viene por lo que he comentado antes: no se puede destripar totalmente una película como lo han hecho con ésta.

Primero con las entrevistas previas: antes de ir al cine, escuché a Amenábar en la radio y ya me contó de lo que iba. Joder, tío, un poco de suspense.

Segundo con unos espantosos rótulos al principio de la película que te avisan de lo que vas a ver, como si el público fuera tonto. Sólo faltaba la voz en off. Para acabar de cagarla, también salen al final.

Y tercero con una escena que sobra completamente y que, aunque te la fueras imaginando, destroza cualquier curiosidad sobre cómo va a terminar.

No, o sea, no.



Dale un poquito más de misterio, coño, dale un poquito más de desarrollo al personaje de la niña, no hace falta que hagas un giro de guión espectacular o tramposo, simplemente déjalo fluir.

Yo creo que a Amenábar todo esto le da igual, y que él lo que quiere es transmitirnos todo el trasfondo histórico que hubo en la época en la que transcurre la película y, sobre todo, su fascinación con las terapias regresivas, que es de donde viene el título.

O sea, lo mismo que con Ágora, donde se empeñó en que empatizáramos con la astronomía y las elipses y nos quedamos igual.

A ver, Regresión no es un truño. Se ve muy bien, mantiene mucho el interés, está muy bien filmada y las interpretaciones son muy buenas (Emma Watson, Emma Watson, aquí bastante pasada de edad para el papel y muy desaprovechada, con lo que me gustó en The Bling Ring), pero ya te digo, al final todo se desploma.



Si quieres que te guste, procura no haber visto ni oído entrevistas previas o tráileres y cuando empiece y veas unos letreros blancos, cierra los ojos.

Ay, más cosas: Regresión fue el viernes, el sábado tuve mi propia regresión con los compañeros de estudios y por la noche un tricumple: una exbloguera fabulosa, el soltero más guapo y cotizado de todo Madrid y uno que se parecía a Mrs. Doubtfire, con actuaciones estelares de un improvisado e imponente stripper y la famosa dj de la bolsa de lona. ¿Y el domingo? ¡Sex & Family! Pero como estoy vaaaaago con el blog, no comento, ¡jo!

Blog Widget by LinkWithin