El regreso de la pequeña Vanessa


Para hablar de la pequeña Vanessa tenemos que retrotraernos al año catapún chimpún oleole, o sea, principios de los 90, a una discoteca de Valencia y al festival de Eurovisión, en una anécdota que ya conté aquí.

Resumiendo: una noche en una disco la pequeña Vanessa impedía que nos fuéramos porque tenía el ticket del guardarropa y estaba perdida en las oscuridades. Como no salía, y no salía y no salía y nosotros nos queríamos marchar, acabé plantándome en la puerta del cuarto oscuro con los brazos en jarras gritando "Pequeñavanessaaaaaaaa".

Pues bien, este finde ha ocurrido:

Little Vanessa: THE RETURN.

Cambiemos la discoteca (ya no quedan casi discotecas con cuarto oscuro, ¿no?) por bar con zona de juegos a la que no dejarías que se acercara tu hijo y que en su planta baja tiene una especie de maderos colocados a modo de burladeros que forman cubículos en los que se puede tener privacidad o no, a gusto del consumidor.

Y añadámosle un grupo de amigos que va variando en número a lo largo de la noche a base de encuentros, despedidas y nuevas adhesiones.

Y siendo tantos raro era que alguno no se perdiera en las catacumbas "a explorar, a ver, a cotillear, a participar... o a lo que fuera". Luego era muy gracioso eso de ver a alguien subir las escaleras abrochándose camisa o pantalones, o diciendo "qué fuerte, qué fuerte, qué fuerte, jamás os había imaginado aquí".

El caso es que en la planta arriba unas veces éramos dos, otras tres... así hasta seis.


Y se iba haciendo tarde, empezaba a cansarme y, sobre todo, me tocaba conducir de vuelta, con lo cual me entró el síndrome de mamá pata: contando a mis patitos constantemente y viendo quién me faltaba.

Primero el uno que baja y tarda en subir. Mientras está abajo otro patito va a buscarlo. Y tardan los dos en subir. Un patito anexionado ejerce de reportero dicharachero, llamémosle Gustavo, Kermit o, por su nacionalidad, René. Y va bajando, subiendo y contándonos las novedades.

- Pues acabo de ver a Patito 1 liado con tres.

Patito 1 sube a los pocos minutos y le preguntamos que qué hacía con 3 a la vez.

-¡Es falso! Sólo eran dos - se justificaba.
- Bueno - inquiero yo - ¿estamos ya todos y nos podemos ir?
- No - replica Patito 1 - porque acabo de ver a Patito 2 completamente desnudo en el burladero de al lado.

Bueeeeeeno, a esperar.



Y en la espera presentamos un amigo recién encontrado a Patito 1 (sí, el de los tres a la vez). Y se hacen ojitos. Y Patito 1 vuelve a bajar al Averno "a ver qué había". Y el amigo (llamémoslo ya Patito 3) lo sigue.
Y al minuto vuelve a subir Patito René (el reportero) a decirnos que están los dos muy acaramelados.

- ¡Aghhhhhhhhhh!

Que Tx y yo nos queríamos ir.
Pasan los minutos, los minutos, nos quedamos el Patito Reportero y los Tx-Móchez solos arriba, el bar se empieza a despoblar...

Nada, Operación Rescate.

Bajamos, los encontramos y, como ya está uno muy mayor para ponerse en jarras en la puerta de un cuarto oscuro y además aquello ni era cuarto ni era oscuro, lo que hice fue asomar la nariz a los burladeros en los que estaban mis patitos y susurrarles:

- Pequeña Vaneeeeeesssaaaaaaa.

Porque se conocían la historia, que si no de qué.

Y afortunadamente a los cinco minutos ya tenía yo a todos mis patitos arriba.



Complicación: ya éramos 7: Tx y yo, el Patito 1 pegado como una lapa a Patito 3, el patito reportero y el patito 2 con su ligue (ya vestidos, pero es que Patito 2 decía que le daba asco llevar la ropa arrastrando por los laberintos esos, que mejor se la quitaba toda). Siete en el coche no cabemos, y había que ir en auto.

En esto que el ligue dice que se va por sus medios y Patito 2 dice que se queda a pasar la noche con él, con lo cual Patito 3 grita "¡Bien" Ya quepo en el coche! Y de paso se seguía sobando a Patito 1,de hecho hasta se volvieron a perder camino del coche.

Y ésa es la historia. O cómo salir 4 de casa, llegar a ser 7, volver 5 en el coche y acabar regresando sólo 3 al punto de partida.

Anda que no nos hemos reído comentando la velada y mandando Whatsapps maliciosos posteriormente.
Y una advertencia: Oye, Mocho, de esto nada en el blog, ¿eeeeeeh?


3 comentarios :

DiegoC dijo...

Esto de vivir en los polígonos te va a matar, que te lo digo yo...Para la próxima vez, seleccione usted a los dos patitos más merendables y me los deposita en casa, que ya los acojo yo.

Mugen dijo...

Vine por las fotos de chulazos y me quedé por el servicio técnico.

Driver GT dijo...

jajajajaja ay mancantaooooo

Por supuesto, nada en el blog. Pero no te preocupes, negaremos conocer ninguno de los detalles.

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin