Nos hacemos mayores

 
Cómo se nota que ya no estamos para muchos trotes, aunque, de verdad, que le pusimos toda la intención.

Pero no se puede luchar contra los elementos.

Y es que aprovechando el día festivo de San Isidro, el de libranza de mi Tx y otro que tenía yo por convenio, repetimos viajecito a Canarias, aprovechando, qué casualidad, que se celebraba allí el Orgullo Gay. O, lo que es lo mismo, el Maspalomas Pride.


Y el mismo día de nuestra llegada... ola de calor.
Casi 40 ºC durante dos días.
De morirse.
Fue aterrizar, coger el bus (perdón, la guagua), hacer el checkin en el hotel, salir a comer algo y a la salida... ZASCA.
Bofetón de calor, bajonazo de tensión y... joder, tx, que me estoy mareando.
Nada, nada, al ventilador + aire acondicionado del hotel


Esta vez el hotel ha sido distinto, porque aunque le cogimos mucho cariño a nuestro hotel caserón de doña Urraca, al programar el viaje con mucho tiempo pudimos reservar uno mejor a muy buen precio, y esta vez estuvimos en el Riu Don Miguel.

Sinceramente, muy buen hotel, habitaciones amplias y con buena terraza, una piscina dequetecagas y la media pensión (que qué quieres que te diga, será totalmente dabadaba, pero viene fenomenal) tenía un buffet muy bueno.


Ahora, el personal durante esos días... de agarrarse una depresión. Qué barbaridad, qué cuerpos, qué exhibición muscular, qué alarde de mariconería machirula. Para ponerse malísimo. Aunque claro, de vez en cuando también había alguna mamarracha que otra. Pero gordos, lo que se dice gordos, el Tx y yo. Ay la dictadura del cuerpo y la juventud. Aunque también es culpa mía por quererme embutir en un minibañador marcapack de los que no me ponía desde que tenía 16 años, claro. ¿Fofisano? ¡Los cojones! ¡Liberad a Willy 3!


Para llegar a nuestra habitación teníamos que recorrer algo así como doce mil kilómetros y medio de pasillos:



El único problema con el hotel era el ruido... ¡diurno! Porque dormir hemos dormido como benditos, pero durante el día... jooooder. 
Endequerresulta que justo a la trasera teníamos el hotel mariquita por antonomasia (ja), el AxelBeach, y todas las tardes tenía fiesta en la piscina de 3 a 7 de la tarde, angelitos míos, con un pumba pumba insoportable.



Respecto al orgullo, era inimaginable la cantidad de gente que había. La aglomeración era tal que se podría decir que era como el orgullo de Madrid pero metido todo en menos espacio. Un bochinche... de cojones.




Esto de día,
pero de noche...

 
Si uno ve las imágenes o vídeo, pensará: joder, estos tíos han estado casi una semana de juerga en juerga.

Pues mira, no.
Precisamente hemos sido espectadores desde la barrera. Nos hemos retirado cuando había demasiada gente y hemos salido lo justo para ver a los amigos (¡hola, Starfighter!).

¡Y el viernes y el sábado nos fuimos a dormir a eso de la medianoche!


Por no ir, no hemos ido ni al desfile / cabalgata.
¿Pero a qué mente preclara se le ocurre ponerlo de 4 a 7 de la tarde?
A los alemanes o ingleses, claro, porque luego tienen que cenar prontito (¡como nosotros!)

En fin, que como lo de contar y contar y contar cosas me aburre, mejor te pongo una sarta de fotos y te lo voy diciendo sobre la marcha.

1. Detalle monísimo en el cuarto de baño

 2. Supuesta fiesta bear a la que nos invitó la nueva estrellita del ambiente osuno de allí y en la que no había ni dios. Ahora, el sitio tenía su gracia.

3. Porque todo en él estaba perfectamente indicado, para que no te perdieras

4. Me fascinan los campos de minigolf abandonados

 5. Cena sana: hoy, fruta

6. Escenario principal del Pride en el Yumbo

7. El Chez Funny Boys.
Espectáculo de drags muy bueno.
Pero qué quieres que te diga, chica, a mí lo de las drags, por muy bien que lo hagan, me aburre, prefriero que canten de verdad.


8 a y b. Como hacen en el Ricky's Cabaret, el paraíso de las inglesas borrachas.
MANCANTA

9. El pasillo de las machas (La 6 pack zone no es de machas, es de musculocas). Aquí es donde hay que quedarse para hacer el paseíllo, mirar y ser mirado.

10. Porque se ven cosas como ESTO, a quien todo el mundo rendía pleitesía. Obsérvese el modelo tank-top combinado con shorts con capucha y ¿bozal? Es un híbrido Kylie-Grace Jones, ¿no?


11. La locura de las apps. A alguien se le ocurrió abrir el Grindr en el Yumbo. Sí, la marica más lejana salía a... ¡51 metros!


12. Porque había de todo.


13. Y cuando digo de todo es de todo, como este encantador elemento que se hospedaba en nuestro hotel. Sé que está muy feo mofarse de los demás y que él podría hacer lo propio de mí llamándome foca inmunda, pero... Ayssss, ese peinado con moñoflequilloooooo.

 15. Siguiente día. Visitamos la tienda DeSnudos, que es como el Corte Inglés de Playa del Ídem, donde me agencié esta discreta camiseta.


16. Porque el Tx se emperró en ir a la playa por el camino de las dunas. O sea, muerte y desolación.


17. Con presencia de fauna autóctona de vez en cuando.


18. Y a la vuelta... más gente


19. Aquí la animación del hotel


20. Transparencias para ir a la moda


 21. Desinhibidos muchachitos


22. Sugerencias de vestuario


23. Aquí con Miss Maspalomas 1974


24. Con Sia


25. Sia en todo su esplendor


26. Con Miss E.G.B.


https://www.facebook.com/gaysdesubicados/photos/a.492470100822155.1073741828.492457700823395/827496020652893/?type=1
Y hala, ya, a descansar.


¿Que te he aburrido? Ay, hija, cómo eres. Es un recordatorio y me sirve para borrar las fotos del móvil. Ya, que te falta el chulángano. ¡Pues toma!

http://conferenciaepiscopal.es

Por cierto, que te quiero ver mañana de doce a una (¡sólo una hora!) en la Feria del Libro de Madrid, caseta 142, ¿eh?????? 


Te dejo con unos bonitos vídeos de lo que NO hicimos ni vimos:




¡Que fuimos a descansar!
¡¡¡Lo prometo!!!

Blog Widget by LinkWithin