¿Te cortas cuando estás delante de tus amigos?

 
La respuesta es SÍ.

Y punto, no me vengas con mandangas.

Si por una parte es lógico, porque no quieres ser carne de cañón del viboreo del grupo, por otra debería darte un poco igual, ¿no? Si son tus amigas, te querrán hagas lo que hagas (bueno, o no).

Y cuando ya se trata de ligues o novios mejor no hablamos. ¿Tienen los amigos derecho a veto? ¿Cuántas veces tenemos hemos oído eso de "me alegro, porque no me gustaba nada" después de una ruptura? Y si no les gustaba tu churri... ¿deberían haberlo dicho antes? En definitiva, ¿nos comportamos como borregos?


A los redactores de este blog (yo y mi otro yo) nos encantaría dedicarle una disertación profunda y sicosociológica (sin p, jódete) a este tema, pero entonces...

Ay, ¿y si lo leen mis amigos qué?
Luego van a estar diciéndome que a quién o quiénes me refería en tal o cual párrafo.

Lo cual me lleva a...

¿condicionan tus amigos el contenido de tu blog?

Qué dilemas.


Tal como me dijo un amigo: lo mismo deberías tener un blog privado para contar esas cosas.

Sí, ya,

Como si no tuviera bastante con tener éste poco abastecido y el de ópera totalmente inane.


Por cierto, la operación torrija del tx se ha saldado con un número muy olímpico:

84

Es decir, NO.

Uno batallando con conseguir volver a los 70, y vigilando todas las semanas que la báscula no pase de los 82 a los 83, llega Semana Santa y, de golpe... ZASCA.


¡Así no hay quien pueda lucir bien en la fiesta jockstrap!

Te dejo con este videoclip novedosísimo de una de las glorias musicales nacionales: la chica sin cintura.


Y sin gusto, sin gracia, sin sexappeal y sin nada de nada.


Blog Widget by LinkWithin