Misterios fascinantes de divas trash

 
Este fin de semana pasado nos hemos sorprendido con la apasionante historia de la actriz Anna Allen, digna de estudio psicológico, parapsicológico, necromántico y telefílmico.

Por si no te has enterado (que lo dudo) puedes leer toda la historia aquí, pero vamos, que te la resumo:

Chica que sale en la serie Cuéntame empieza a publicitar en las redes sociales una vida profesional inventada, obtenida a base de fusilar fotos de otras actrices y de hacerse anarrosas (copiar + pegar) de su propia cara en fotos de rodajes o festivales de cine, siendo el colofón avisar a bombo y platillo que iba a acudir a la entrega de los Oscar.



A mí me recuerda a la gran Ana Obregón cuando a finales de los ochenta iba diciendo que le hacía paellas a Spielberg, que iba a votar en los Oscar o que conocía a Michael J. Fox de cuando era camarero antes de actor, cuando todo lo que había hecho era salir unos segundos en la serie El Equipo A (que no sé por qué narices no hizo carrera, si su intervención era muy divertida) Lo que ocurría con Ana es que primero, nadie se lo creía excepto ella; segundo, se burlaban de ella en su propia cara; y tercero, no había documentos gráficos que contrastar.





Lo que le ha pasado a esta Anna (con dos enes) es que no contaba con la búsqueda de imágenes de Google, con la inmediatez de la transmisión de la información (con Ana estábamos acostumbrándonos al fax, fíjate) ni con la viralidad de las noticias de viboreo.

¿Y ahora qué opciones le quedan a la pobre Anna? ¿Marcarse otro Ana Rosa y decir que ha sido cosa de sus colaboradores -la representante, la agencia-? ¿Desaparecer y marcharse a Italia, donde está colaborando en una teleserie (esta vez de verdad)? ¿Erigirse como nueva diva trash gay -porque a nosotros todo esto nos deja encantados-?



No paro de leer comparaciones de Anna con "El Pequeño Nicolás" (elemento que no me interesa en absoluto a no ser que me empiece a salpicar vecinalmente). No. Nada que ver. El Nicolás estaba allí, en todas las fotos, no se inventaba nada más que el trasfondo. Lo de Anna es mucho más enfermizo.

El tema es que este asunto de Anna y los Oscar ha apartado por completo del interés nacional el de otra pseudofamosa que también se monta unas historias de alucine: la inconmensurable Sonia Monroy.



La historia de Sonia es mucho menos interesante: ha twiteado, facebookeado, instagrameado y putiloggeado una foto suya en el teatro Kodak de los Oscar, ataviada con una bandera española. Horrendo el modelito, es como si la drag de turno se amarra debajo de las tetas la bandera gay el día del orgullo. La foto está sacada el día antes pero no provoca ni misterio ni expectación: nadie se la toma en serio.

Sonia cae mal. Es algo incontestable. Le ocurre lo mismo que a la gran Leticia Sabater: provoca mucho rechazo. Sus montajes no hacen gracia. Sus vídeos musicales supuestamente eróticos son repulsivos. Su intervención en la película Serie B es lamentable. Haga lo que haga, todo el mundo pasa de ella.



Sin embargo, también es protagonista de otro episodio de "Misterios Fascinantes".

El año pasado (o hace dos, ni idea), sí que salió en la alfombra roja de los Oscar, de verdad. En la zona de prensa, pero allí estaba. Tiene supuestamente una productora audiovisual, Monroy's Films (el nombre mancanta del todo). Y tiene mil proyectos (un docudrama, discos en el mercado hispanoamericano, una película de terror) de los que nunca se vuelve a saber nada.



Pero todo esto cuesta su dinerito, Sonia. ¿De dónde saca pa tanto como destaca? Porque no es de las que sale en las teles vendiendo escándalos ficticios ni romances con toreros o cuñados de folklóricas. Y una participación en "Supervivientes" hace 4 años dudo que le dé para mucho. ¿Haciendo de "famosa demostrable"? ¿Herencia familiar, como los Pujol? (esto ha sido un ataque gratuito a Catalunya) Si su padre era cantante en el Liceo (y allí que debutó ella de figurante).

En fin, no deja de ser otro misterio de diva trash.



Aunque para divas trash trash trashtornadas, tenemos a otra de las grandes: MariCielo Pajares. Si ya nos dejó e-namorados en posiblemente la primera micro web-serie española de la historia, e-namorarte ...



Pronto pasó a la categoría de pilinguillas con credibilidad cero que van contando sus escarceos sexuales por televisión y poniendo a caldo al resto de su familia y allegados. En los últimos años andaba ya algo desaparecida porque se había lanzado, como tantas otras dicen, "a conquistar Hollywood".

Ardua tarea, porque MariCielo ya no es una niña que digamos, y te lo digo yo con fundamento, que fui compi de cole de su hermano.



Pues, misterios del universo, MariCielo ha vuelto. Primero interviniendo en una serie para el canal PlayboyTv (aguanta). Y ahora como autora del guión y actriz en un corto de terror titulado "The Fear 666 Telemarketing" que ha producido ella con su novio y que, por lo que se lee por ahí, se ha llevado un montón de premios en festivales de cine fantástico y podría ser el piloto para una serie. Pues ole por ella, ¿no?


Realmente no sé con qué diva trash quedarme, si con MariCielo o con Anna. No, la otra no.

3 comentarios :

Christian Ingebrethsen dijo...

Por supuesto me quedo con Anna de calle, es tan mona y tan desequilibrada. Además me parece casi tierno que esté harta de ser una actriz que conocen ni en su casa a la hora de comer. En cualquier caso si algo no te gusta de tu vida cámbialo o lucha por cambiarlo pero no te lo inventes.

A MariCielo la pongo al mismo nivel que la Monroy, las dos son casposas, chonis, mediocres y desagradables hasta decir basta (y nunca mejor dicho lo de basta). Anna hubiera tenido (porque creo que con esto ya ha quemado todos los puentes que le quedaban) posibilidades de triunfar pero las otras dos ni queriendo.

un-angel dijo...

A mi lo de Anna ( que no tenía ni idea del asunto ) me parece como muy simpático, algo que hace porque le sale del bolo y supongo que sin afán nada más que divertirse...pero que la Maricielo Pajares triunfe en EEUU como guionista y actriz con un corto de terror me parece entrar ya en la Dimensión Desconocida...si eso es cierto cualquier día tenemos a Sonia Monroy en el show de Ellen Degeneres presentando su nuevo espectáculo musical en Broadway!

PasaElMocho dijo...

Un-angel, ¿vives en un Tupperware? Ay, no seamos tan malos con MariCielo, ella le pone empeño :)

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin