Día francés con La Alfombra Roja Palace


El sábado tuve uno de mis días franceses.

Para quien no lo haya leído ya, un día francés es el día en el que no sales de casa durante toda la jornada, ni te aseas, ni te afeitas, ni estás para nadie. Rollo guarrete, vamos.

Pero es que, vamos a ver, con el tiempo horripilante que hacía, que lo mismo se ponía a llover que no, esa luz grisácea omnipresente y el Tx saliendo a trabajar, ¿qué iba a hacer yo?


¿Irme al gimnasio #yonodigogym? Uf, perezón, aparte de que la noche anterior ya habíamos tenido tx y yo una sesión de polvazo gimnástico (se te ve más flexible, me dice el condenado) de esas de "Oh, cielos, hay que cambiar las sábanas. Todas". Además, que lo tendré a un paso, pero me cae un chaparrón en el camino y me cago en sus muertos.

Pues nada, tareas domésticas: lavadora, la habitual montaña de plancha con ópera incluida, recoger por aquí y por allá, hacerme la comida, seguir  indagando la manera de interconectar Mac, tablet, móvil y tv y... esperar a que Tx volviera de currar.


Y vuelve y me encuentra tumbado en el sofá viendo el final de Scary Movie, que la ponían en alguno de estos canales absurdos de la tele. Y se pone a sus cosas. Y después me trago casi enterita (porque estaba jugueteando con el móvil) Scary Movie 2, que es malísima, y el tx sigue a sus cosas, y acaba, y empieza Scary Movie 3 y hay una escena larguísima de raperos que no tiene ni puta gracia y...

- ¡ Aaaaarrrghhhhhh!
- ¿Pero qué te pasa? - Me dice Tx.
- ¡Que necesito hacer algoooooo!
- ¿Quieres que salgamos?

En ese instante, el lector debería imaginarse un relámpago surcando por nuestra ventana, seguido de un ensordecedor trueno, pero no fue así.


- Si todos nuestros amiguitos están de puente por ahí. ¡Si ni siquiera dicen tonterías en el grupo de Whatsapp!
- Venga, vamos a cenar fuera. ¡Me apetece chino!

¡Chino! Pero qué difícil es cenar chino hoy en día en Madrid, que todos los chinos se han convertido en buffets wok imposibles. Nosotros queríamos chino de toda la vida, el de lollito, aloz tles delicias y pollo con almendlas. 

Nos ponemos a pensar... no, definitivamente en los alrededores del polígono no queda ni un solo chino de ese estilo. ¿Qué hacer?

- ¡Lo pedimos a domicilio!
- Pero Mocho, si no guardamos ni un solo folleto de comida a domicilio.
- ¡Baja al buzón! Seguro que hay alguno.

Y voilà, en cinco minutos habíamos pedido un fastuoso menú para dos en un restaurante llamado Gran City o Big Muralla o algo así. Gordicie total, ideal para un día francés. Estaba claro que ya no íbamos a movernos de casa. Veinte minutos más tarde ya teníamos chino a domicilio.



Repanchingamiento en el sofá. El tx peleándose con su Android, yo viéndome en la tablet el penúltimo capítulo de Cucumber, cada vez más apoltronados y en un descuido me hago con el poder: con el mando de la tele, y voy mirando qué es lo que las distintas cadenas nos van a ofrecer un sábado por la noche.

Reparo en la 1: La Alfombra Roja Palace, nuevo programa de variedades.

Huyyyyy, esto promete. Indago en internet: Producido por José Luis Moreno.

- Tx, esto hay que verlo.
- ¿Me estás diciendo que me vas a hacer tragar un programa de Moreno?

No se lo estaba diciendo, escondí el mando de la TDT entre los cojines del sofá y nos dispusimos a tragárnoslo.



Ya han pasado cuatro días desde la emisión.
Ya has tenido tiempo de leer todos los comentarios: en redes sociales, en la pescadería, en prensa, en radio, en la tele, entre tus amigas...

Todos los adjetivos negativos que hayas podido oír del programa son aplicables 100%: infumable, casposo, grasiento, antiguo, deplorable, indigno, cutre... No voy a extenderme más sobre ellos. Pero es que, al menos al principio, fue de risa, de no dar crédito.

Comienza la emisión y salen dos parejas de supuestos presentadores que luego resulta que no lo eran vestidos de nochevieja de segunda B diciendo cosas que ni tienen sentido ni gracia. Antes (o después), el ballet español de rigor. Y luego salen los tres presentadores oficiales, que para colmo introducen a... ¡una nueva presentadora invitada recién llegada de Miami o Caracas o Bogotá o nosesabedonde! Y, no se sabe cómo, acaba saliendo otro presentador más de la nada. ¡El descoque!



Las chicas van vestidas de rebajas del polígono Cobo Calleja, ellos de smoking con las camisas arrugadas que les sentaban como dos patadas. Bueno, acaba de empezar, hemos visto luces, baile, colorinchi, tías buenas con transparencias, presentador estrella modelo repelús... esto promete.

Y comienza el despropósito: Nadie sabe qué decir ni cuándo decirlo, se atropellan los unos a los otros, explican que todo va a ser alucinante y que hay un concurso de jóvenes talentos. Presentan a un jurado y salen Gisela, Amargo y ¡Merche! Anuncian a Juncal Rivero y salen tres tíos con sillas para que los de antes se sienten, se cuelan voces en off, la colombiana o miameña o venezolana se queja de que no hay dirección, sale por fin Juncal Rivero con una niña vestida de Shirley Temple que baila flamenco... alucinante.



Me pongo con el twitter y la verdad me voy descojonando de los comentarios.

No soporto los concursos de talentos, así que mientras la niña baila cambio a Paramount Channel y veo un poquito de San Valentín Sangriento 3D. Y oye, lo pillo justo en una matanza en una mina bastante demenciada. A una tía le parten la cabeza en dos con una pala, otros tantos van siendo masacrados con un pico... interesante.



Cambiamos otra vez a la Pasarela Royal Manzanares o como se llame el programa del moreno. Un niño estrábico con gafas cuenta chistes. No, o sea, no.

Cambio de nuevo a Paramount Channel. El asesino del pico se carga a una enana y a una tía desnuda que se esconde detrás de un somier.

Royal Alfombra. Me parece que sale la chica ésta tan simpática y modesta que quedó la penúltima en Eurovisión, Soraya creo. Y presenta a una niña que canta (chilla) ópera. Más asesinatos en Paramount.

Parece que se acaban los niños. Los presentadores dicen gilipolleces. El tío algo mayor es insoportable. Las otras siguen sin saber qué decir. Una le dice a Soraya que está de buen año, y a la niña de la ópera le suelta "vete por ahí". Twitter explota.



Lo siguiente ya fue alternancia de bodrios con asesinatos en la peli de San Valentín. Unos tíos que salen patinando, la orquesta Meteoro de las fiestas del pueblo cantando una canción de Abba, un tío bajito que hace ruidos con el micro, un desfile de moda en el que a la novia se le cae el velo, una actuación de un grupo ¿indie?, Merche cantando (¿es más cursi o menos que Amaia Montero?), Marta Sánchez en playback, unos tíos que hacían cubos de Rubik,  un supuesto humorista. Y ya, el colofón, un teatrillo de humor rancio sobre infidelidades matrimoniales.

Tx me dice que se sube a dormir. Yo me quedo intrigado por saber quién es el asesino del pico y le digo que hasta que no salga el concurso de tíos buenos en calzoncillos no me acuesto. Presentan a cuatro humoristas más, entre ellos Mari Carmen la de los muñecos empeñada en subirse el vestido para que se le vean las piernas. Y esta señora es muy mayor, que de pequeño tenía yo una foto dedicada suya que mi padre le pidió en un tren en el que coincidió con ella. El asesino minero se sigue cargando gente.



Y entonces grito: ¡Tx! Asómate, mira esto, no te lo puedes perder.

De todos es conocida la táctica "lanzamiento de fallera" tan habitual en Fitur, consistente en obligar a que la autoridad de turno se detenga en tu stand poniendo como obstáculo un impenetrable muro de falleras. Para otras regiones, valen también lagarteranas, maragatas o similares, el caso es que el vestido abulte mucho.

Pues lo hicieron. Sí, en Alfombra Roja Royal Palace Manzanares sacaron un grupo de falleras y a Francisco cantando el himno de Valencia.

¡El acabose!



Ya no aguanté más. Miré por internet quién era el asesino del pico de la mina (que era bastante evidente, todo hay que decirlo, pero da igual, en un slasher lo importante no es eso), apagué todo y me fui a acostar.

Aparte, los twits ya me aburrían. Todos eran quejas de que rtve hiciera ese programa con nuestros impuestos y demás furibundeces.

Cuando me metí en la cama, Tx me soltó un cariñoso "qué mal hueles".



Lo que tengo duda es si al final hubo desfile de tíos cachas en calzoncillos o no.
No voy a comprobarlo. 
¿Tu sí?


4 comentarios :

starfighter dijo...

Pues parece ser que no hubo porque algo he leído por ahí que fue lo único que faltó para que la noche explotase.

un-angel dijo...

Pues que bien canta "la gata bajo la lluvia" la chica esa de gafitas, ¿no?
A mi un día entero sin salir de casa me suena a terrorifico porque yo mismo no lo puedo aguantar, a no ser que me encuentre muy enfermo y ni aún así, puf....¿y también hay que pasarlo sin lavarse? ¡jajaja! ¿que pensarían los franceses de esta denominación?
Lo de la alfombra roja sin haberlo visto me suena a un auténtico horror, no sé como no te quedaste conectado al "San Valentín sangriento", aunque reconozco que con esas cosas tan malas-malas-malas parece que uno se engancha para horripilarse cada vez un poco más....pero lo de que TX se suba a la camita y tu te quedes viendo a MariCarmen y sus muñecos tiene delito y gordo, jajaja.
Feliz dia Mochete.

desgayficando dijo...

Uy yo fines de semana franceses hago muchos, en cuanto puedo vamos, de no quitarme el pijama en todo el fin de semana, si, así de guarro soy, me aprovisiono de comida basura, de series y películas ..... adquiridas legalmente y a disfrutar como un gorrino, serie, comida, siesta, película, comida, dormir así sin parar.
Lo de Alfombra Roja yo me negué a verlo pero es cierto que seguirlo por twitter fue divertidísimo.

Driver GT dijo...

No vi nada del Moreno, pero vamos, me imagino algo similar a "Noche de fiesta". Que igual a las señoras mayores les encantó, y también tienen que tener algo que poder ver en la tele. Pero yo, afortunadamente, tengo un mando a distancia y películas y series a tutiplén (y la calle, aunque yo también hago franceses de esos).

¿El presentador no es ese que salía en el programa matinal de Telemadrid?

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin