Feel what you want de Kristine W cumple 20 años


Leo en nosedonde que se cumplen 20 años del lanzamiento de la canción "Feel What you want", de Kristine W. Según yo, se lanzó en el 94 y eso son 21 años, pero si los enteraos dicen que fue en el 95 no voy a discutir, vamos.

El caso: 20 años. Que se dice pronto.


Tras Feel what you want, Kristine lograría muchos otros números uno, pero ya te digo, amiga, de las listas dance. Es decir unas listas totalmente desprestigiadas a las que sólo prestan atención unos pocos, porque los medios musicales mainstream no les hacen caso. Y no digamos ya los top dj discotequeros, que se llevan las manos a la cabeza cuando la música no es sólo thump thump thump continuo y en alguna canción... ¡se canta!

Porque, entre otras cosas, pero Kristine tiene un vozarrón de esos de "agárrate-a-la-barra-que-te-caes", Rollo negroide pero sin tanto soul, potencia sin llegar al grito, agudo sin atacar el tímpano. Fuerza, fuerza, fuerza.


Aparte, la chica sabe de música (es saxofonista y se compone ella sus canciones) y además fue ganadora de un concurso de belleza, con lo que iba para estrella.


¿Y qué ambiente es el más propicio para una divorra tía buena, con vozarrón y que interpreta temas de baile donde se canta?



Nooooo, tampoco es muy complicado, ¿no? 

En efecto, Kristine W se volvió una "minidiva" gay. Y digo lo de minidiva porque era conocida sólo muy a nivel local. Fuera de los clubs de baile mariquitines casi nadie sabía de su existencia. Bueno, yo sí porque un amigo de los USA me mandaba información, pero básicamente nadie más.



Feel what you se recogió en un álbum buenísimo llamado Land of the living (1996), que tiene un buen puñado de cancionazas (también llamadas temazos) y que tuvo relativamente buenas ventas (aún no se pirateaba todo al instante) y excelentes críticas.

Durante años tuvo además su propio show en Las Vegas.



Para su siguiente trabajo la casa de discos debió decir: vamos a potenciar el aspecto físico de esta chica: ya que está tan buenorra, que venda sexo. Y hala, ya la pusieron en la portada en plan "ven-pacá-quetecomotodo".


Stronger (2000), con aparato multinacional detrás, iba a ser su espaldarazo y lanzamiento al estrellato, pero un par de cosillas lo impidieron:

1. Cuánto daño hizo el Believe de Cher. Sí, el exitazo brutal de Cher hizo que algún productor listillo decidiera intentar trasladarlo al disco de Kristine y... ¿qué ocurrió? Que la originalidad y sorpresa del primer disco quedaron totalmente arrinconadas en pos de un sonido muy convencional y comercial, con unos arreglos francamente horteras.



2. Leucemia. Durante la promoción de su disco, Kristine empezó a encontrarse fatigada. Tras unas pruebas médicas el diagnóstico fue leucemia. Y, evidentemente, ello la llevó a un retiro obligatorio.


Una pena.


Tras casi tres años de tratamiento, y aún luchando contra la enfermedad, Kristine sacó Fly Again (2003), un disco menor, con letras que hablan mucho de esperanza y de superar situaciones adversas. Los resultados comerciales fueron discretitos y ya desapareció del mundo discográfico comercial para siempre.



Porque lo que ha sacado después son cedés yo diría que autoproducidos, o si no hechos por amiguetes, porque tela con el cutrerío en las portadas. Musicalmente ha tirado al dance más facilón, de grito y chundachunda. Y de cada single que edita saca remezclas como morcillas (de su última canción tiene ¡36!). Meterse en su Spotify es un suplicio.

Como si de "La Unión" se tratara, sigue viviendo de rentas de éxitos antiguos. "The Power Of Music" incluía algún remix reviejo, en 2010 editó un cd horroroso en el que pasaba a pianito jazz sus canciones más conocidas,  el de 2012 se llama "New And Number Ones" (o sea, canciones nuevas y lo de siempre) y un año más tarde sacó "New And Number Ones Club", que son las remezclas del anterior. También tiene un especial navideño. Un espanto.


Kristine sigue actuando, yo diría que casi exclusivamente para el público gay, porque en su web cada vez que anuncia una actuación es en el Orgullo de tal o cual sitio o en clubs de hombres nocturnos. Y bueno, la chica va camino de los 53 añitos (es más joven que Madonna), así que muchos cambios no espera uno ya.



Y, como soy divómano y mitómano (pero también muy mitoclasta) me ha apetecido hacer esta entradita sobre la señora Weitz. Ea.


3 comentarios :

Haddoquin dijo...

Si te apetece marcarte una entrada sobre una minidiva venida a menos, oye, que estás en tu casa y puedes hacerlo, digo yo. Y de paso, así nos permites conocer un poco a KW.

Ainssss, al final la historia es un tanto triste. Porque la moza prometía mucho pero no. Que si una enfermedad, que si alguna mala decisión y ya fuera de órbita forever. Penita

un-angel dijo...

Es verdad, ¡que vozarrón!, en como suena vocalmente me ha recordado mucho a alguna de aquellas divazas negras de la música disco de los años 70. No la conocía, ni siquiera el "Feel what you want" del que se celebra el aniversario, igual por el género musical que ella trabaja del que no conozco mucho salvo unas pocas cosas muy obvias ( lo que se me filtra por las paredes del tupperware, ya sabes, jaja ). Aún así es un gusto oirla cantar, y también ver que a pesar de la enfermedad y el paso del tiempo sigue con ganas de hacer cosas en el mundo de la música. Personalmente las que más me han gustado han sido el tema del día y el "One more try", ya la escucharé más despacio en el Spotify a ver lo que me encuentro...

Driver GT dijo...

Las canciones de más de 5 minutos son un NO.

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin