Hanelore Tour (i)


Pues sí, nene.

Como en verano sólo me había podido coger 6 días (incluyendo un fin de semana) durante los cuales no pararon de llamarme por teléfono del trabajo, me dije "qué coño", yo necesito unos días más de asueto.
Y como buena marica de calendario* que soy, me pillé la agenda de eventos gayses y salió... ¡el carnaval alemán de Maspalomas!

- Oye, Tx, ¿te apetece ir a Canarias?
- Ya sabes que yo aborrezco el calor, el sol y la playa.
- ¡Pero si es en noviembre!
- Ah, mira, pues vale.

Me llegó justo una oferta de Iberia Express y me puse manos a la obra con los vuelos.

Bueno bueno bueno, lo de Iberia Express ya te sabes lo que es, ¿no?
Servicio lowcost al precio de siempre, porque vamos, de barato nada.
Pero lo cogimos.


Y luego a la hora de buscar alojamiento... jodó, TODO ocupado, o a precios imposibles. Y como yo no tenía mucha idea, busqué sólo en la zona entre la playa y el Yumbo.
Después de mirar y mirar y mirar... zasca, un hotel con media pensión a precio aceptable. La pintilla era un poquito rancia, pero viendo ubicación y precio, lo cogí.

Y tres meses después... HALA, dispuestos a nuestro Hanelore Tour.

En principio íbamos a coincidir allí con un amigo aborigen de la zona, pero ocupaciones laborales le impidieron ir. Así que nada, me recomendó empaparme de información en la página web gcgay.com, que está bastante completita y actualizada, y nos lanzamos a la aventura.



También coincidió que nuestro querido amigo y cobloguero el señor Eleuterio Amoedo (pictured above), el de los deseos ayunos, pasó allí sus vacaciones veraniegas, y le pedí información. Queridos amigos, si alguno seguís su blog os podréis imaginar el estilo literario de la carta recibida. Dado que nuestros gustos en cuanto a diversión son totalmente opuestos, no seguí en absoluto sus recomendaciones, pero por lo menos me sirvió para estar al tanto de dónde podía ir.

Y llegó la hora del vuelo.

Y la sala de embarque parecía el patio del Cogam a la hora del recreo, vaya.
Porque vamos, menuda procesión de mariquitismo.
Todas talluditas, eso sí.

Embarcamos y como la maravillosa Iberia Express no te permite elegir asiento, me tocó pasillo. Medio zombi, me acomodé. En la fila de delante nuestro había dos personas de sexo masculino con apariencia de gustar de solaz con personas de su mismo sexo. Ni gaydar ni leches, que se nos nota y punto. Coño, ¡que nos encontramos a un amigo! (pictured below)


Pues bien, se sentaron, cada una al lado del pasillo.
Y cuál no es mi sorpresa cuando a los pocos minutos los veo... ¡charlando por Grindr!
Ignoro si llegaron a algún acuerdo posterior, pero sí, estaban chateando a sesenta centímetros de distancia.

El vuelo se me hizo pesado, casi tres horas. Y al llegar... hala, corriendo a la parada del autobús 66, que te lleva a playa del Inglés/Maspalomas. Y si la sala de embarque era un hervidero gay, lo de la parada ya ni te cuento, ni el orgullo, vamos.

Pero en poco más de media hora, y por 3,50 € por barba, llegamos a nuestro destino:

EL CASERÓN DE DOÑA URRACA


La impresión al llegar al hotel fue alucinante. Pero no alucinante de fantástica, sino de alucinógeno por culpa de psicotrópicos.


¿A quién se le ocurre cosntruir un hotel de estilo castellano recio en un destino de playa?


El edificio es aparentemente normal pero si te fijas... ¿a qué viene tanto hierro forjado? ¿tanta cadena, tanto hacha, tanta bola negra, tanto escudo? Nada más llegar a la recepción nos sorprende... ¡una armadura! Y flanqueando la escalera... unas estatuas de Don Quijote y Sancho Panza. ¡Tócate los cojones!


A Tx empezó a entrarle la risa y yo intenté que se calmara mientras hacía el check-in. Nos atendió un señor con acento ruso o por lo menos de más al este del Danubio. Y me lo explicó todo muy clarito: desayuno de 7 a 10 y cena... ¡de 18 a 21 horas! Una cosa es horario europero peroooo, cojooona, que España también está en Europa.
  




La habitación, tras pasar por unos pasillos que daban miedo, era fantástica: constaba de dormitorio, salón/comedor, cocina y terraza. Y todo con la decoración ad hoc del hotel: puertas de madera con casetones, lámparas de forja, sillas y mesas de madera recia y un fantástico tresillo de eskai. 

http://38.media.tumblr.com/295f828c704ea0b7a55705c364b68634/tumblr_nelow09Vkl1td0wvdo1_400.gif
 
Cuando nos tumbamos en la cama... oh qué cómoda... más dura que una piedra, pero es que el somier... ¡era una tarbla de aglomerado!


Y claro, uno se piensa: esto no lo han remodelado desde los años 70. ¡Pues no! Que todo estaba limpio, recién pintado y nuevecito. ¡Es que la estética es así! Si parecía que de un momento a otro iban a salir Arturo Fernández y la Mary Francis. Un hotel muy dabadaba.


El tema horario de comidas a mí me traía un poco loco, pero luego nos acostumbramos a ello. La verdad es que está muy bien. Desayunas fuerte, luego estás toda la jornada en la playa, donde si quieres tomas un tentempié, y a la tarde cenas temprano, reposas y ya puedes salir de marcha. Lo más heavy era ver a alemanes esperando a las seis menos cinco de la tarde a que abrieran el restaurante.


¿Alemanes he dicho? Comprendo que pocos españoles pueden cogerse alegremente unos días de vacaciones, pero en los 5 días que hemos estado allí no he visto a ni un español más en todo el hotel, a excepción del bus Imserso que se iba cuando llegábamos nosotros. Así Tx pudo hacer amistad con la camarera que nos atendía y que nos trataba a las mil maravillas, claro. La comida, hay que reconocerlo, era muy de batalla. Te podías servir todo lo que quisieras y había una supuesta "variedad", pero todo tenía pinta muy marca blanca. Ah, al restaurante por la noche no se podía acceder con pantalón corto ni chanclas.


El hotel además tenía animación nocturna, de 21 a 22:30 horas, con un cuadro flamenco un día o un extraño grupo musical otra de las noches.


Una de las mejores cosas que tenía era la piscina, grandecita, en medio de un gran jardín y con un quiosco bar en el centro. De las mejorcitas de la zona. El día que no me apeteció darme la caminata hasta la playa me quedé de piscineo tan tranquilamente. Además, estaba decorada con esculturaas/figuras seudoclásicas en plan Venus de Botticelli que contrastaban con el rollo castellano viejo del resto del hotel en una bonita armonía de colores blancos y dorados.

http://33.media.tumblr.com/1b15e9954a1fee1dbc4b72beb2d8293c/tumblr_nelosqFL431td0wvdo1_400.gif

Nuestro amigo se había pillado con unos colegas un bungallow, que es lo que se lleva allí: tienes dormitorio, cocina, baño, salón y porche con salida a la piscina comunitaria pero después de pensarlo... tampoco la diferencia de precio es tanta y el rollo de hacer la compra, la comida y luego fregar y limpiar merece la pena sólo si te vas a tirar más de una semana.


Como nosotros estuvimos sólo cuatro noches, ni hablar. Acabamos encantados con nuestro hotel siglo XVI style y de hecho si volvemos y vamos sólo los dos, es más que  posible que repitamos. y es que a nosotros lo dabadaba nos tira mucho.



Y con todo este rollo ya te he contado bastante de los prolegómenos del viaje. Porque la chicha... viene luego.






*La marica de calendario es una de las nuevas tipologías que aparecen en la nueva edición de Quién es Quién. Ahhhh, publicidad nada encubierta.


Continúa... AQUÍ

8 comentarios :

coxis dijo...

Mencanta la estética. Esos hoteles para ponerte a cantar una de Karina en plan Pasaporte a Dublín. Abajo el minimalismo.

starfighter dijo...

Este año estuvimos a puntito de acabar en ese mismo hotel en el Orgullo de mayo. Teníamos reserva por booking y en el último momento me dieron una sorpresa con otro hotel. Eso sí, rancio rancio rancio. Y llegó a ser un hotel de cuatro estrellas.

Por cierto ya averigüé el tema básculas, nada como tener colegas mayoras que tú y con multitud de contactos, jejeje.

Eleuterio dijo...

Vamos, que alguno de los bares que te recomendé seguro que te han gustado.

Me reí mucho con la referencia al blog. Y eso que estoy tan de capa caída, no me motivo. El Facebook me ha matado las ganas, creo.

El Rey Carlos ya nos fascinaba pasando por allí todos los días. Pero no sé si convenzo al alemán para ir allí.

Eleuterio dijo...

Y si soy el de los tatuajes, ya mismo comienzo una carrera como Personal Trainer o Stripper.

un-angel dijo...

Jajaja, es verdad, parece un hotel de los que salen en las películas españolas de los años 70, que guay... ahora falta de contar la parte más interesante, ¿no?
¡Que fuerrrte lo de "La Pandilla", en casa de mi progenitora había un disco de ellos y salía justo esa canción, uuuffffffff que flash-batacazo me he pegao!

Christian Ingebrethsen dijo...

Mira que de pequeño he veraneado en hoteles de esa estética pero lo de este hotel supera todo lo que he visto con anterioridad. Que horror vacui medieval.

Fran dijo...

Pues en Madrid el hotel Puerta de Toledo tiene la misma estética y en Gran Via el hotel Mayorazgo.En este último los de recepción van de chulapos.Casi na!

DiegoC dijo...

No me puedo creer que a tres meses vista estuviese todo completo en Maspalomas, con la cantidad de oferta que hay y aún siendo temporada alta allí...¿era la primera vez? Yo marcho dentro de 20 días a mi habitual semana "croqueteril" (la llamo así porque prácticamente lo único que hago es darme vuelta y vuelta en la playa, rebozándome en la arena como una croqueta).

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin