Poniponchi, una chica cuasi perfesta




En mi búsqueda de lo peor y lo más trash, he dado con esta película: "Poniponchi, una chica cuasi perfesta". Podría comentarla en este blog bajo la excusa de que es de temática gay, pero no hay excusas que valgan, Poniponchi tiene un lugar en Pasa El Mocho por ser como es: una de las películas más mamarrachas que se hayan podido rodar.

Partamos de la historia, el argumento:

Tras un incidente por el que es puesto en evidencia delante de todo su pueblo, Patricio marcha a Madrid transformado en "Patty" para iniciar una nueva vida y sentirse realizada como lo que es, una chica cuasi perfesta.


Pero no todo es un camino de rosas. En la gran ciudad sufrirá robos, engaños, vejaciones y, lo peor de todo, la envidia de Feli, su compañera de piso. Patty sobrevivirá gracias a su coraje de luchadora innata y gracias también a la ayuda de sus amigos y de Jovi, el chulo que la trae por la calle de la amargura.

Y con esta premisa nos encontramos con una supuesta comedia alocada que no hay por dónde cogerla, porque lo suyo no es que sea amateurismo, es que es cutrerío puro y duro. Y, considerando que es la segunda película de su director, Iván G. Anderson, y que la película se comercializó en DVD (o sea, que no es una panda de amiguetes que se reúnen para hacer una grabación y verla entre ellos) la duda está en si ese cutrerío fílmico es realmente buscado o es que la cosa no daba más de sí.


Todo en la película es infame: el guión, las interpretaciones, el vestuario, los encuadres de la cámara, todo. Es que no hay nada que se salve. Y, lo peor de todo, el sonido. Espantoso es poco. Hay veces que parece que la toma es en directo, pero luego todos están doblados, para que se les entienda algo, imagino.

Pero algo tendrá para atraer la atención durante las más de dos horas de duración que tiene, ¿no? Pues eso mismo: su propia cochambre. Es una de las películas más trash que te puedes echar a la cara, majabonita.


Y luego está el rol principal, Patricio / Patty "la Poniponchi" y sus pelucas compradas en el chino de la esquina. Es TAN anti glamour, anti gay, tan anti todo que carga de verdad su personaje: La Poniponchi es una chica MUY POCO agraciada que abandonó su pueblo para triunfar en la ciudad.


Nacha la Macha hace lo que puede con el papel de la pérfida Feli, pero donde está mejor y más cómoda se encuentra es cuando se pone la peluca. Ana Vega, Corinna, sufre de un doblaje atroz (pero necesario). Y en el papel de galán está Óscar Abad, un chico muy mono.


El resto de intérpretes van de lo discreto a lo lamentable. A algunos les puede parecer muy gracioso que dos travestonas se llamen de todo y se tiren de los pelos, pero vamos, que gracia cero. Es destacable la presencia notable de personajes del panorama gay madrileño de los últimos tiempos. Ahí tenemos a Psicosis Gonsales, un cameo de La Prohibida, a Josele Román (patética) y la presencia de la gran Malena Gracia, de quien siempre recordaremos su pasado como chica Almodóvar en el inolvidable rol de enfermera en "Átame". Su presencia en Poniponchi es tan absurda como efectiva.

En fin, que hay que tener tragaderas para, valga la redundancia, tragarse esta película. Eso, o tener un puente de cuatro días en el que uno no se mueve de su casa. Empecé a verla con mi Tx. A los dos minutos ya me ponía cara de alucinado. A los cinco bufaba. A los seis se levantaba del sofá y amenazaba con contarle a toda mi familia el engendro que estaba viendo. La tuve que quitar, claro, y aprovechar para verla después en un rato en el que él estaba durmiendo. Y con auriculares: lo primero para poder entenderla y lo segundo porque ya se sabe que nuestra casa/no-casa es cocainómana, no tiene tabiques y se oye toooooodo desde todos lados.


Por último quiero comentar el aspecto "gay" de la película.
Evidentemente, es una peli "de temática".
Lo que más me ha llamado la atención es el enfoque hacia un submundo del mariconismo poco explotado en la cinematografía.
Porque si te paras a pensar en las películas de temática gay de los últimos tiempos tenemos géneros muy definidos:

- la salida del armario (normalmente con jovencitos que descubren su sexualidad con un amiguito en colegios o parajes naturales de alta belleza).
- el gay torturado (casados o armariados con sentimiento de culpa que lo pasan fatal y al final se suicidan o casi).
- la comedia petarda de amiguetes (nos queremos, lo pasamos mal, lo pasamos bien pero al final todo lo solucionamos porque somos muy amigos. También está el subgénero "somos las más modernas").
- la comedia de gays con mariliendre, madre o amigo hetero (que crea un conflicto en la sexualidad de alguno de los personajes pero siempre se arregla todo al final).
- la comedia de drag queens (glamourosas, divertidas y muy icónicas ellas).
- el drama de gay autodestructivo (que folla mucho, sale mucho, bebe mucho, se droga mucho, se enamora de quien no debe, hace daño a quien lo quiere y, al final, como todo eso que ha hecho muy malo, recibe su castigo divino y acaba fatal. Incluye su subgénero prostitución, chaprismo y enfermedad).
- el drama romántico hetero disfrazado de película gay (con mariquita que sufre pero es redimido por sus amigos/familia porque pobrecitos gays, también son criaturitas de dios).


Para mí Poniponchi es novedosa porque está ambientada en el mundo de las travestis de poca pringue, de las que actúan en bares inmundos antes del stripper, de los clubs donde los tíos son todo menos atractivos, donde triunfan los macarrillas de camiseta sin mangas, del estilismo capilar chungo de laterales cortos y melenita acaracolada atrás, esos sitios cutres que creías que con el cambio de milenio habían desaparecido pero que siguen ahí. Que no todo Chueca es chicos guapos, fashion y modernas. Vamos, que del Black And White al Que Trabaje Rita hay un laaaargo trecho, pero ambos existen. Poniponchi no es un estudio sociológico, ni lo pretende, ni puta falta que le hace, pero te lo muestra.

En fin, que una vez más en este blog, he aquí una de mis No-Recomendaciones. Poniponchi no sirve para verla entre amigotes, ni siquiera borrachos. Bueno, quizás borrachos, drogados y desnudos puede. Pero no. Es una película onanística, para disfrutar en soledad y que nadie se entere de que la has visto.


Ah, y de novedad no tiene nada, que se empezó a rodar en 2006 y se presentó en 2009, por lo que difícil será que la encuentres. Yo he tenido que tirar de la mula, que es algo tan de hace una docena de años que asusta, y gracias al blog de películas selectas y de calidad "No, hija, no": http://ozoristas.blogspot.com.es/2013/05/la-poniponchi.html.

¿Te atreves?



7 comentarios :

Haddoquin dijo...

Pobre Tx, lo que tiene que sufrirrrrrrrrr... Nassio pa sufrí.

Categoría: onanística. ¡¡¡Muy bueno!!!

un-angel dijo...

Es verdad, un puente de cuatro días no podéis encerraros en casa, hay que salir más, hombre, que si no pasan cosas como estas. Yo he visto el video y he tenido mucho más que bastante...pero se me ocurre una pregunta: ¿porqué cuando termina sugieren para ver tantos videos de Soraya la de OT?¿que tiene que ver la pobre muchacha con la Poniponchi?

Driver GT dijo...

Ay, pues casi que con esta reseña, voy a pasar de verla...

PasaElMocho dijo...

Draiver, pues seguro que es mucho más divertida que tu maricón matorralero cruisinero del lago. Unangel, tuve la misma pregunta, ¿qué tiene que ver SORAYA ARNELAS con LA PONIPONCHI? Haddoqu´n, ¿te la paso en un "pincho" usb?

desgayficando dijo...

Uffff pues has conseguido lo que pretendías que no me apetezca nada de nada verla, porque era eso no?

Haddoquin dijo...

Estaba pensando en regalar una peli al AMQP y ésta es muy buena candidata... pero seguro que esa obra maestra del séptimo arte ocupa cienes y cienes de gigas y no cabe en el pichucho. ¡Qué tragedia!

PasaElMocho dijo...

Tranquilos, mis queridos comentaristas habituales, vuestros deseos son órdenes para mí: ya tenéis en vuestro correo el enlace correspondiente.

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin