Parece que va a llover toda la semana

 
No soy un campo.
No me gusta que llueva.
Pero bueno, también soy marisolidario y me alegro de que el ambiente se ponga un poco más respirable, no tener que regar las plantas de la azotea y que el putopolen.com se haga barrillo.
Pero claro, ¿a quién se le ocurre salir el sábado por la tarde, con la que cayó, al putocentro.com de Madrid? Pues al Tx y a mí, claro. ¿Y a quién se le ocurre ponerse unas zapatillas preciosas de color rojo de loneta? Pues eso, al tete. Y como tuvimos que aparcar atomalpolculo.com, a los 5 minutos de salir del coche ya tenía yo los pieses que se podía hacer una infusión. Ya ni te cuento el tufillo ni la textura cuando hoooooras más tarde me descalcé en casa. 

Ah, la culpa es del cambio de hora.


¿Y qué hacíais el sábado en el centro, cojostio? Pendones, que sois unos pendones.
Pues que si la semana pasada teníamos dos fiestas en casas particulares (huy, como en los noventa, qué retro), este finde han tocado dos cumples... pero en bares. Uno el viernes y otro el sábado.
Vamos, un no parar.

Y de los cumples tx y yo podemos afirmar que ambos amigos cumpleañeros SE HAN ECHADO UNOS NOVIOS QUE ESTÁN DE RECHUPETE, que son una auténtica monada, oye, que las fotos que aparecen de mí por las redes sociales son lamentables, que no se puede sacar una foto con flash a cincuenta centímetros de distancia, que me lo he pasado pipas bailando y petardeando, que nos hemos encontrado con muchos amigos a los que hace tiempo que no veíamos, que hemos hecho amigos nuevos absolutamente adorables, que tanto el viernes como el sábado me pararon preguntándome si era el autor de ¿Quién es Quién?, que he intentado explicarle a un extranjero de 24 años quién era Yurena... ¡y le ha encantado!, que la pizza Casa Tarradellas de pesto REPITE, que por culpa de la plancha, la lavadora, tener que cuidar de los sobrinitos, el cambio de hora y los compromisos sociales no he podido ir al gimnasio (#yonodigogym) desde el miércoles pasado y mis compis de zumba están ya preocupadas... y que el pobre tx me ha tenido que aguantar porque yo llevaba el coche a la ida, pero a la vuelta le tocaba a él... y ya sabes lo que pasa cuando uno no conduce... pues que bebe. Joer, ¡¡¡y si encima me invitan!!! Total, que no me hago responsable de las coreografías improvisadas que me marqué en Distrito, ni de lo que pude zampar en el Fraggel.


O sea, esta es una entrada como muy de blog de 2007, ¿no? Cuento que he salido, que he bebido, que me lo he pasado muy bien y chispún chispún.

Vamos, sí, podría dar más detalles, y algunos MUY VÍBORA, pero chica, es que con eso de que ya no voy de incógnito lo mismo alguien se molesta... pero bueno, un par de anécdotas no creo que ofusquen a nadie, ¿nooooo?


1. Anécdota 1. Llega la hora de largarse de ese bar tétrico, incómodo, oscuro, que huele mal, en el que la música suena como si pusieras el teléfono móvil conectado al altavoz de un comediscos y cuya iluminación en la zona de la pista de baila la proporcionan las pantallas de los videoclips y una linterna de ¡TRES! leds. Pero que a todos nos encanta y lo llenamos, haciendo incluso cola para entrar. Pues eso, que nos vamos yendo, despidiéndonos de Fulanito, de Menganito, venga besos por aquí, venga besos por allá, venga "huy Tx que esta canción me encanta, vamos a quedarnos hasta que acabe", venga que no... hasta que enfilamos el angosto pasillo de salida, en el que uno tiene que estar rebozándose contra los que están en la barra, los que están apoyados en la pared y los que quieren entrar (la verdad, mola). Y saludo a un amiguete y exbloguero (porque blogueros en activo ya casi no quedan, todos lo son en pasivo) y mientras lo hago un chico se me queda mirando. Normal, pienso, si saludo a su amigo querrá saber quién soy. ¡Pero no! La mirada iba más allá de la curiosidad. Y la verdad que el chico una monada oye. Lo sobrepaso... y Tx le dice HOLA. ¡Coño! Conoce a mi novio. ¿Quién es? Y lo primero que le dice el chico a Tx, refiriéndose a mí, es... "¡¡¡Tu novio me dejó de seguir en Instagram!!!" ODM. 


2. Anécdota 2. Quedamos con unos amigos que tienen acogido en casa por unos días a un niño... QUE ERA UNA MONADA, OYE. ¿Por qué todos los chicos que hemos visto este finde nos parecen "una monada, oye"? Pues porque lo eran y porque llega la primavera y nosotros nos lo creemos y las hormonas nos ponen como la pepitilla de María José Cantudo delante del escaparate de un anticuario. A lo que voy. Que los amigos estos no querían quedarse hasta muy tarde y nos encargaron a Tx y a mí que hiciéramos de protectores del chavalín, más que nada porque el pobre había ya se había perdido en el metro, preguntó por Chueca cómo se llegaba al bar y ya habían intentado ligar con él. El caso es que bailando en cierto bar lúgubre que blablablabla vimos que se acercaba el buitre oficial del local, que es un tipo especialista en realizar un cortejo de exhibición y acercamiento digno de aparecer en el capítulo del urogallo pirenaico de "El Hombre Y La Tierra" y que convirtió a nuestro recién conocido amiguito en su objetivo. El caso es que yo, haciendo de protector tal como nos habían pedido, tuve que desplegar todas mis habilidades coreográficas para interponerme entre la rapaz y su presa, moviendo al chico en círculos de un lado a otro, y logrando mi objetivo... Bueno, o eso creía yo. Porque cuando ya nos despedimos y dejamos indicado al chaval exactamente dónde estaba el autobús nocturno que tenía que llevarlo a la casa donde se alojaba... el chico quiso conocer cierta "discoteca". ¿Y a quién se encontró allí, sin que ya estuviéramos Tx y yo haciendo de muro de contención? Bingo. No puedo dar detalles porque no estaba presente, pero el Whatsapp del día siguiente fue revelador: "¡Quiso llevarme al baño de chicas a hacer cosas feas!"

¡Si es que no se los puede dejar solos!


Ah, y hemos escuchado este finde por primera vez la canción de Ruth Lorenzo "Dancing in the rain"... y nos ha parecido que es la primera canción no vergonzante que va a Eurovisión por España en lustros.


3 comentarios :

Driver GT dijo...

Mucha monada ves tú últimamente... Ay, la primavera...

Yo no me mojé mucho, porque todo el chuzo me cayó mientras iba a la capital. Madre mía, los limpias del coche no daban a basto.

un-angel dijo...

Que guay eso de "no soy un campo", jaja...
¡Y que afortunado, no has visto más que tíos que están de rechupete! Tendrá razón el Driver y será la primavera que nos pone eufóricos aunque llueva.
A mi la de Eurovisión de este año me parece un tostón, así que con el mal ojo que tengo yo para esto seguro que va y gana, jaja.

desgayficando dijo...

Y de nuevo digo, madre mía como te lo pasas, lo cual me recuerdo que tengo un vídeo que revisar. Y lo voy a confesar, a mi el Fraggel no me gusta, es cierto que hay buen rollo y es dónde mejor te lo pasas, pero me niego a hacer esas colas infernales para entrar a ciertas horas y sobre todo me parece que son unos cutres, teniendo el éxito que tienen ya podían cuidar un poquito más el local, a ver si con el cambio mejoran

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin