La Casa Del Fin De Los Tiempos, terror a la venezolana


- Hola, Mocho, ¿qué has hecho este finde?
- Pues el viernes fuimos a cenar a casa de unos amigos (fantastiquísima cena, por cierto, y más el rato de sobremesa) y el sábado iba a ser la bomba, íbamos a salir hasta las mil y monas, bailar, beber y desparramar como sólo nosotros sabemos hacer.
- O sea que os quedasteis en casa.
- ¿Cómo lo has sabido? ¿Eres la Aramis Fuster o qué?

El caso es que el samedi matin TX se fue a trabajar (y no se le dio mal, oiga) y yo fuime a intentar rebajar el tripón que tengo y a ver chulazos al gimnasio, claro #yonodigogym .


Y por la tarde, después de comer y de hacer las taradas tareas del hogar, hicimos eso tan de parejita gay de edad avanzada que está sola en casa un día de invierno y con una pereza total.

- ¿Follar?
- Nooooo, eso vendría después. ¡Nos pusimos una peli!
- Puaf, otra entrada de blog de pelis.
- ¿Y qué quieres que le haga? ¿Poner otra de bloguerismo de investigación como la de la semana pasada y que no haya un mísero comentario?
- Pero si en las entradas de películas tampoco comenta nadie.
- Ya, aquí parece que lo único que gustan son los cotilleos personales, pero no estoy para eso hoy.
- No me engañas, te tienes algo guardado.
- Ay pero qué laarrrrrgaaa eres.

A lo que voy, que siguiendo el consejo del señor CaóticoJQ, escritor (de los de verdad) y cobloguero (autor de la invasión de las ultracerdas), me atreví con la película venezolana "La casa del fin de los tiempos", con gran peligro para mi integridad, porque Tx NO SOPORTA las películas de terror.




Al empezar a ver "La Casa" uno se da cuenta de que es la típica película de sustos de casa con "presencias". No hay lugar para las sorpresas: es evidente que en esa casa PASA ALGO (y si no ya está el trailer -sin bollera- para desvelarlo) y que la protagonista va a pasarlas putas.

Todos los personajes son típicos: la madre que sufre, el niño que desaparece (no es ningún spoiler, pasa en el primer minuto), el cura que va a solucionar el caso, puertas que se intentan abrir, llaves que nunca están en su sitio, las inevitables sombras de personajes misteriosos ("los intrusos") que aparecen al fondo de la escena... Vamos, un Los Otros al otro lado del charco.



En la primera parte de la peli es muy fácil desconectar, porque la verdad es que está filmada de una manera bastante torpe: todo muuuuy lento, músicas in crescendo haciendo chan chan channn chaaaaaan hasta que se paran y, zas, de golpe, el susto y el grito (sí, gritan mucho).

Aparte, la historia está contada en flashback, la protagonista nos cuenta lo que ocurrió 30 años antes y, claro, para catacterizarla le han puesto una peluca de bruja de Halloween comprada en los chinos y un montón de pegotones de goma en la cara. Muy cutre.


Sin embargo, el señor caótico nos dijo que aguardáramos, y eso hicimos. A partir de la segunda mitad de la película la narración sigue siendo igual de patatera peeeeeero el guión no es que pegue un giro a la americana, sino que se retuerce sobre sí mismo para explicar la resolución del misterio, y ahí ya sí que resulta la mar de original (aunque tx, que es muy listo, diga lo de "ya me lo imaginaba"). Nos siguen pegando sustos innecesarios en diferido, seguimos viendo presencias, oyendo gritos y nos sigue pareciendo todo muy Nicole Kidman con Amenábar, peeeeero hay que reconocer que el autor y director de la peli, Alejandro Hidalgo, se ha currado la historia hasta darle un final más que digno.

¿Que se le pueden seguir poniendo pegas? Por supuesto, la subhistoria de por qué desaparece el niño es una chapucería que podría haber sido más desarrollada a lo largo del film para que no pareciera un postizo colocado a cholón al final, y el personaje del cura... pues... chico, qué quieres que te diga, ¿hace algo, sirve para algo?



Al final yo quedé bastante satisfecho y Tx dijo que le había parecido una puta mierda.
¡Pero no se separó de la tele en todo el rato, la muy zorra!

Así que hoy, otra de mis NO RECOMENDACIONES cinematográficas: La Casa Del Fin De Los Tiempos, disponible en dvd, Bluray, bobinas de Super8 y en su proveedor de divx habitual.


- Hala, que vaya bien la semana.
- Muchas gracias.
- Me encanta hablar conmigo mismo.
- Ni que lo digas, bonita.
- Je.
- Y ya nos contarás lo que te has guardado en la manga de este finde.
- Eso pal viernes, pal viernes.


Blog Widget by LinkWithin