Cómo conservar tus vaqueros intactos

 
De verdad que a mí lo de los blogs de moda me aburre, más que nada porque es un tema que no me interesa en absoluto, pero me he topado con un artículo sobre cómo mantener tus vaqueros intactos que me ha hecho mucha gracia, y aquí lo voy a recrear.

Vamos a ver, empezamos por una cosa: los vaqueros. ¡Ya no se puede decir vaqueros! hasta lo de jeans suena anticuado (y no te cuento si se te ocurre llamarlos tejanos). A partir de ahora tienes que ser una chica ilustrada y enterada y decir "denim".

Denim es el tejido con el que están hechos los vaqueros. Y la traducción al español es "mezclilla". Pero como esto no es "El tiempo entre costuras" vamos a dejarnos de paleopalabrejas.

 
Entonces... ¿cómo haces con tus vaqueros para que estén como el día que los compraste?

El editor de Aries Magazine, que viene a ser como el Shangay Style pero en yankee (es decir, una guía para que las maricas se pongan monas) nos da unos consejos a seguir.

Lo primero, dice que lo mejor para conservar tus pantalones es enrollarlos como si se tratara de un saco de dormir y meterlos durante toda una noche en el congelador al lado de... ¡polvos de levadura! (No, si ya sabía yo que la vena maleni tendría que salir por algún lado.) El frío ayuda a eliminar los olores y la levadura impide que los aromas de otros alimentos que tengas en el frigidaire se te pasen a los vaqueros. Con eso, el autor asegura que puedes tirar un par de semanas más poniéndotelos.


Porque, nena, la clave con los vaqueros es esa: ponértelos hasta que de toda la mierda que tengan se te mantengan de pie o salgan ellos mismos andando autónomamente. ¡Sé una cerda! Y, si además eres de las que los llevas en plan arrastrando los hilajos por los charcos, tienes puntos de plus. Y, si salen manchas incómodas, dale con un borrador mágico de esos de limpiar cocinas. Total.

Pero si ya ves que tus jeans no aguantan la mierda... he aquí los consejos de lavado:


1. Empápalos:


 consume agua como una dromedaria loca y llena la bañera hasta que quepan los vaqueros enteritos. Por supuesto no les eches nada de nada, las manchas las eliminas frotando levemente con una bayeta. A sumergirlos y dejarlos allí un día. Si en vez de bañera tienes plato de ducha o polibán, te jodes.


2. Sécalos al aire:


 ni se te ocurra meterlos en la secadora, o se romperán las fibras.


3. Estíralos poniéndotelos:


 todos conocemos esa sensación de embutirse en un pantalón recién sacado de la cuerda de la colada y que te raspe todo. Si quieres practicar el chonismo y marcar los labios, es tu ocasión. Tranqui, luego dan de sí.



y 4. Desgástalos:


 porque todos los vaqueros cuentan la historia del que los lleva (esta es la parte más filosófica del asunto). Si cargas hacia la derecha y se pone blanquecina esa zona del paquete al lado de la cremallera. Si te metes siempre el móvil en el bolsillo y queda marca. Si los condones van en el bolsillo de atrás y te queda un circulito, si las rodillas se te destrozan de tanto... es tu vida, y la de tus jeans.


Y como este blog no tiene vocación de servicio público... anda ya y que le den a la marifashion estirada ésta. Yo los meto en la lavadora (del revés las primeras veces), luego los seco y los plancho como con toda la ropa.

Y, eso sí, los desgasto como debe ser y por donde corresponda.

¡Mariconadas a mí!

http://www.queerclick.com/images/2013/11/cfnmtv_naked_james_chained_to_bed1_2.jpg

5 comentarios :

Fran dijo...

Pues eres más finolis que yo.¡Ni los plancho!

Driver GT dijo...

Yo a veces los plancho, a veces no. Eso sí, los lavo separados de todo, y siempre del revés.

Ros dijo...

lo de la bañera lo hacía mi madre hace años para que no dieran de sí y encogieran todo lo que tuvieran que encojer. Un truco más: lava tus vaqueros con el botón cerrado, no por los vaqueros, sino por la goma de la lavadora, que tiende a romperse con pantalones abiertos...

PasaElMocho dijo...

Qué apañaos son mis lectores :)

Mark27 dijo...

Secundo lo del botón y añado lavarlos del revés. Yo también los plancho :P

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin