Ay los Santos



(de la Humosa)

Finde alargado de los Santos.
Jueves: cuando llego a casa me encuentro a mi TX... ¡preparando la decoración navideña!
Pero pero peeeeroooo. Que hasta el 1 de noviembre en las tiendas está Halloween, que lo de navidad viene despuéeeees.
Pues nada, él ni caso.
Pues nada, que para este año ha organizado en casa una historia que se va a quedar todo el mundo alelado, porque con esas manitas y sus abalorios... ¡se hace unas pajas de mil demonios!. El día de nuestra ya tradicional fiesta de las bolas anual los invitados se van a cagar lapatabajo.


Y claro, no fuimos al gimnasio porque estábamos con la casa empantanada (literal) y porque hacían fiesta Halloween. Yo ya lo digo, a mí todas esas fiestas importadas me parecen muy bien. Cualquier excusa es buena para salir y confraternizar con tus semejantes bajo la excusa de que llevas un disfraz. Además, no deja de ser la heredera de los cuentos de miedo que se contaban en las hogueras la noche de las ánimas. 
Pero que en el gimnasio te digan que hacen un especial Halloween de Ciclo + CardioBox + Entrenamiento Funcional (o sea, Spinning, Body Kombatt y Crossfit) vestidos todos de mamarrachas pues... mira, no. Tardecita hogareña.


Con lo que no contaba yo fue con que el día 1 iba a ser un "día francés".
Un día francés es ese día en el que te levantas tarde, no te duchas, no te afeitas, no te arreglas, te vistes con lo primero que te encuentras por el suelo y te pasas todo el día en casa sin salir. Y es que estoy pensando en qué hice el viernes... ¡NADA!

Bueno, sí, planchar, limpiar la cocina, poner lavadoras, seguir ayudando a Tx con lo de la decoración, leer, trastear con el ordenador, escuchar "The Indian Queen" de Purcell... ¡si ni siquiera actualicé el blog! Nada, un desastre. Y por la noche nos acurrucamos los dos en el sofá con nuestras mantitas (que ya hace frío, ya me queda menos para ir por casa con la batamanta morada, jua jua jua) y embobarnos viendo la tele.


Lo intentamos con Gru2. Lamentable. Sí, los minions son muy graciosos, pero la película es una bazofia, nada que ver con la primera. Sobre los doblajes de los dibujos por parte de personajes famosos es un arma de doble filo: por una parte dejas de oír las voces de siempre pero por otra... joder cómo se nota que no son profesionales. Patricia Conde pone una voz de ultratumba a la heroína que descoloca mucho. No es que esté mal, pero descoloca. Tx prefirió pasarse al Deluxe, pero estaba la Pelagatos y nos aburría mucho. Nada, a la cama. Fantástico viernes festivo. Día francés total.

Sábado: a pedalear al gimnasio por la mañana para no sentirnos tan belugas. Por fin después de un día con todo cerrado, tiendas abiertas: eso quiere decir el HiperAsia y el Mercabrona. Eso quiere decir que entre gimnasio y cesta de la compra en dos días nos habíamos movido de casa aproximadamente unos 400 metros. 


Y claro, el señor mocho estalla con una de sus explosiones emocionales de alta intensidad dramática. Básicamente... ¡YO NECESITO SALIRRRRRRRRRRRRR!

Huy, ¿salir? ¿A TU EDAD? Si tus amigos los que no se han ido de finde por ahí se quedan en casa. Si cualquier Whatsapp se salda con un "ay no sé, estamos cansados". ¿De qué, putas, de quéeee? Pues nada, me pongo monísimo y hala con el tx a la calle. Si ya sé yo que a la hora va a estar con cara de morir de aburrimiento y poniéndome ojirris de "vámonos a caaaaasaaa" pero bueno, algo es algo.

Y si algo conserva el señor Mocho (o sea, yo) es su capacidad de homosocial, que no sé cómo lo hago que en cada sitio al que voy me encuentro con conocidos. Y pasearme la calle Pelayo (que es la más puta) es ir soltando maribesos, recogiendo flyers y teniendo diálogos tan trascendentales como "Hola, qué tal" "Pues bien, ¿y vosotros?" "También bien" "¿Qué, dando una vuelta?" "Pues sí, pero relajadita" "Ah, pues pasadlo bien" "Adiós, adiós, adiós" chuicks chuicks.


Nos tomamos un par de cerves en Distrito, porque es el local que actualmente más nos va, a mí me gusta la música (a tx no), ver al camarero sin camisa es todo un espectáculo, está muy bien de precio y, sobre todo, NO ES CUUUUTREEEE. Qué manía tenemos losmadrileños con hacer colas para meternos en antros infectos. Pues no, el Distrito está muy bien. Y me dio rabia no haberme pasado el día antes porque pincharon los Trashtornados y me dijeron que fue un fiestón. En fin.

Y allí tuve mi momento Julassic Park: me encontré con un amigo al que conozco de cuando Sarita Montiel hizo la primera comunión, o sea de cuando empezaba a salir. Y oye, pues un buen rato de charla. Sufi para que después de marcarme unas coreografías pipetteras Tx dijera lo de "vámonos a casa" y yo no me quejara. Guays.



Porque al día siguiente, domingo... otro no parar. A las nueve de la mañana arriba, que a las diez abre el gym: tres cuartos de hora pedaleando, duchita y coche directo al centro a ver "El Pequeño Barbero de Sevilla", en el Teatro Bellas Artes de Madrid. Función matinal infantil a las 12 del mediodía.

Y no fui porque yo sea un fanático de la ópera ni nada de eso, sino porque nuestro amigo Fran trabaja en la obra. Y oye, yo iba con muy pocas expectativas y salí bastante contento.



Es una función pensada para niños que combina ópera y teatro. En su contra (empecemos con lo malo) hay que decir que algún intérprete era soso de narices y que deberían haber traducido las canciones. Por mucha ópera que sea, a un niño le pones a unos señores a cantar en italiano y a los 20 segundos ha perdido la atención. Y a su favor decir que estuvo ágil, que las adaptaciones de los números musicales fueron muy correctas, que la dirección escénica era divertida y eficaz y que nuestro amigo fue lo mejor de todo, claro.

Una hora y diez de función, con niños portándose bastante bien dentro de lo que cabe, aúbn habiendo algunos bastante salvajes. No es que sea al quintaesencia de las maravillas, pero cumple su función de divertimento didáctico.


Y luego comida con toda la maripandi (de menú, que hay que ahorrar), posterior paseíto agradable hasta el coche y... de vuelta al polígonooooo.

¿Cómo? ¿Qué? ¿Otra lavadora? ¿Pero cuántas coladas se ponen en esta casa a la semanaaaaaaaa?




4 comentarios :

Eleuterio dijo...

Tienes razón con la atención de los infantes. pero destaco que cuando se hizo "Barbero..." para niños en Buenos Aires (entre otras) las arias y ensambles - ciudadosamente reducidos - fueron cantados en castellano. Así que, la traducción para cantar existe.
En su momento el director de ese proyecto propuso hacer "Carmen" para niños, el muy ignorante. Cuando le avisaron, espantados, que el argumento no daba, que ella muere al final y es un drama espantoso dijo: "Bueno, le ponemos un final feliz, ella no muere y se casa con Don José". Las risas se escucharon hasta Uruguay. Todavía se cuenta esta anécdota en los círculos operísticos porteños.

Basta de chinosidades.

Sufur dijo...

Piensa que yo me he pasado el puente entero cagándome por la pata abajo, con una diarrea del recopón y además fiebre el jueves y viernes, así que para casero, yo. Si es que tengo un ojo para ponerme chungo en puentes y fiestas de guardar...

Driver GT dijo...

Me uno a Sufur, yo con lumbago. Pero el jueves salí, aunque parecía Chiquito andando, pero me dio igual. ¡Y hasta me echaron algún repaso que otro!

un-angel dijo...

Pues a mi me encantaron las Pipettes y me he reido muchísimo con el video dando instrucciones de baile....y también me encantó lo del día "francés", jajaja, pero a mi me es imposible estar todo el día sin salir, a media tarde ya parece que me salta la cabeza por los aires...
Y oye, a mi me ponen la decoración navideña llegándose el puente de los santos y preparo la demanda de divorcio pero ya, jaja.
Un saludo y...¡feliz Navidad!

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin