Behind the candelabra (bejaindecandelabra)

 
Liberace fue un el precursor de Mari Cruz Soriano.

Lo que ocurre es que en vez de ir vestida de monja, dejarse una melena estropajosa hasta los hombros y casarse con un político (espera... ¿era político? porque con el arquitecto se casó la Ochoa, ¿no?, bueno, da igual). A lo que iba, que el hombre se convirtió en el prototipo del exceso de laca + brillos + purpurina. Y entonces en qué se parecía a nuestra Maricruz, preguntarás. Pues en que los dos tocaban el piano.


Liberace fue un niño prodigio pianista que pegó un salto a la fama cuando decidió hacer shows de piano en los que popularizaba la música clásica arreglándola y mezclándola con pop. Sí, también fue precursor de los chunda chunda de Luis Cobos, pero con virtuosismo y sin casarse con Angel.


Los estilismos de Liberace fueron evolucionando con los años: del tupé al pelucón y de la levita a trajes llenos de lentejuelas y paillettes. Con lo cual también fue el perfecto precursor de Salomé en Eurovisión.

 
Durante los 50-60 tuvo su show de televisión que le dio mucha poularidad, pero sobre todo se centró en las actuaciones en directo, las típicas de los casinos de Las Vegas (ahora se dice sólo Vegas o quedas como un paleto) con escalinatas, bailarines y toda una parafernalia de plumas del más diverso pelaje. Es decir, precursor también de Norma Duval.


Además, le encantaba enseñar su casa a la televisión y las revistas. Y aquello era una mezcla de mueblegitano.com con redada en mansión de mafioso ruso en la Costa del Sol. Todo dorados. Es decir, precursor también de nuestra María José Cantudo.


Salomé, la Duval, la Cantudo, la Soriano..¡Luis Cobos!, no hay duda alguna, Liberace era una LOCAZA en toda la acepción de la palabra. Sin embargo, él siempre declaró en público que era heterosexual, y durante toda su vida no cesaron los rumores en las revistas de cotilleo sobre romances con mujeres.



La realidad es que Liberace era tan gay como tú que me estás leyendo, y del libro autobiográfico de su amante Scott Thorson, el año pasado se filmó "Behind The Candelabra" (detrás de los candelabros), una tv movie sobre los años de relación que mantuvieron.

La película narra una historia que podría perfectamente atribuirse a cualquier otra celebridad: famoso/a se encapricha de jovencito/a , viven una vida de amor, lujo y excesos pero todo el mundo le dice al jovencito que eso tendrá su fecha de caducidad.



Scott entra en la vida de Liberace sustituyendo a otro y, aunque él no es o no quiere ser consciente, con el paso del tiempo probablemente lo mismo le ocurra a él.

En este sentido la historia es muy creíble, y aunque la película es muy larga (especialmente en su primera parte), la narración es impecable, va describiendo perfectamente cada paso, y va construyendo de manera genial unos personajes que evolucionan con el tiempo.


Para todo esto se cuenta con unos intérpretes excepcionales. Michael Douglas está que se sale en un personaje en el que sería facilísimo tirar por el despiporre. No me gusta soltar la petardez de "vela en versión original" pero aquí hay que hacerlo: el trabajo de voz de Douglas es alucinante. Es de un amaneramiento supino, no de loca sino de señorona. No he escuchado el doblaje español, pero cada vez que sale alguien con pluma nos cascan ese deje al hablar tannnnn seventies que da asco.


Y Matt Damon le da la réplica a la perfección. Parece que va a ser un plantón de corcho blanco, pero es el que mejor refleja los cambios de su personaje con el tiempo. Muy bien. Entre los dos logran que al final de la peli se les coja mucho cariño.


Al lado, secundarios de lujo lujazo: Miss Debbie Reynolds, que sale poco pero quien tuvo, retuvo. Dan Ayroyd (fantástico también como el agente de Liberace) y la sorpresa del teleflín: un Rob Lowe bestial. De no perdérselo.


Behind the candelabra son dos horitas de disfrute del bueno con una buena historia y una buena interpretación. Quien quiera su dosis de activismo gay también la puede tener. Y quien quiera consejos sobre vestuario o decoración ya ni te cuento.


Cuando en 2008 estuve en Vegas (en Las Vegas, qué coño) quisimos ir a ver la casa-museo de Liberace, pero por una de esas casualidades del destino cerraba los lunes, que fue el día elegido, y no teníamos más huecos, que lo de tirarse en Vegas más de dos días tiene delito, es como el Benidorm yankee. Ahora leí hace poco que la casa corría riesgo de que la derribaran. Una pena, pero ya se sabe cómo son allí.


Behind the candelabra merece la pena, échale un vistazo, hombre.


4 comentarios :

Ángel dijo...

¡Espectacular! Y ya la he visto dos veces ;-)

Me meo con Rob Lowe cada vez que lo veo jajaja

chuiks!

Driver GT dijo...

Ya eres el segundo que me la recomienda, así que al final acabaré yendo. Que ya toca, que hace mil que no voy al cine.

Driver GT dijo...

Vale, ahora leo "tv movie". Si ejque soy un poco rubia...

Anónimo dijo...

Me encanta lo que hicieron con esta película, sin duda de las peliculas de estreno de HBO que mas me han gustado.

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin