Balance de Orgullo


 

Hoooola.

Aún estoy pseudoconvaleciente del Orgullo.
Sí, ya lo has leído en twitter: el domingo por la mañana me caí por las escaleras de casa.
Y te aseguro que borracha no estaba.
Las malditas chancletas resbalaron en un peldaño y fiuuuuu, plaf, con todo el tonelaje.


Nada grave: un moratón en el culo (que aún molesta según qué ejercicios esté realizando uno), un raspón en el codo (ídem, ah, se siente, tx, durante unos días no puedo hacer de pasiva) y el dedo pequeño del pie machacado, con un colorcillo granate intenso así entre necrosis y maquillaje de drag.

Las preguntas que lanzo al aire son las siguientes:
1 - ¿Se le puede llamar meñique al dedo pequeño del pie o sólo sirve para manos?
2 - Si en vez de chancletas de baratillo hubieran sido Havaianas de 30 €... ¿habría resbalado igual?
y 3 - No hay más preguntas, señoría.


Ahora tocaría poner todas las fotos que hemos sacado en este Orgullo, pero chica, si es que salvo a mis amigos y a mí no hice casi ninguna, porque lo del cambio de recorrido de la mani nos descolocó mucho.



Nosotros hicimos lo de todos los años: llegar a Retiro e ir andando todo Alfonso XII para ver las carrozas, los chulazos y las mamarrachas y luego ya ver un poquito de la cabalgata y largarnos.



Pero llegamos allí y ... huy qué poquitaaaaaas, ¿pero qué pasa, qué invento es esto? había pocas "carrozas"y... ¡estaban vacías! ¡A las seis de la tarde, si se suponía que era la hora a la que empezaba! Y nada, bajamos todo asustados hasta la estación de Atocha y allí vimos el bus de la felgtb y la cabecera de la manifestación... vacía. Ni Zerolos ni Botis ni Antonellis. Y poquísima gente. Ay qué miedo. ¿La marcha del Orgullo de la crisis?



Pero más tarde quedamos con unos amigos en el Botánico y ya nos tranquilizamos un poco: la gente se había acumulado en la plaza del Emperador Carlos V (Atocha, vamos) y en el paseo del Prado. Y allí estaban también los camiones/carroza de las fiestorras de después. Pues nada, a esperar.


Y lo de siempre, llegó la cabecera de la mani, pasó el bus oficial, empezaron a pasar las agrupaciones autonómicas y... espérate una hora, mari, porque como no se acordona (ni aunque sea con una cinta, ya ni hablo de vallas) el recorrido, el público va invadiendo la calle y el espacio para el desfile / marcha / manifestación / cabalgata / romería se ve reducido al mínimo, así que tardan un huevo en desfilar. 


Cuando llevábamos ya más de una hora allí de plantón, y después de saludar a propios y extraños, dejamos a nuestros amigos allí y nos fuimos a casa de Almatosa a: relajarnos y descansar, darnos una duchita, CARGAR LOS MÓVILES y cenar. Ah, es lo que tiene tener amigos que viven en el putocentro.


Porque nos dijeron que después de que nos fuéramos, aún tardó la primera "carroza" casi una hora en llegar. Ya sé que no hay presupuesto y que los que cuidan el recorrido son voluntarios pero jodó, unas tiras de esas de plástico, que tampoco cuestan tanto, ¿no? Más que nada porque dentro de X años va a ser aquí el World Pride y hay que ir cogiendo tablas en el tema de organización. Métete tu en ella, me dirás. Ay hija, que es una crítica constructiva, leches, cómo te pones.


Por cierto, la parte del Palacio de Cibeles, blindada con vallas y policías, que no dejaban ni pasar a los peatones a las seis de la tarde. Pánico en Madrid.


Y por la noche fuimos a Chueca, por mucho que yo había dicho que este año ni de coña, que no que no que no. Pero chico, teníamos invitados en casa (autonómicas que se vienen a polígonos de extrarradio) y era su primer Orgullo así que... allá que fuimos.


Y mira, ¡se podía andar!
¿Por qué? 
Pues porque POR FIN han eliminado el escenario de Pelayo con Augusto Figueroa.
Porque han quitado las barras de las calles.
Por una parte bien, porque de verdad a mí me parecía bastante peligroso e incómodo.


Por otra mal porque te obligan a meterte en los locales.
Y porque se fomenta el botellón.
Y porque se pierde la alegría de la música en la calle.
Pero ya sabemos que todo es una confabulación de la señora Botella para eliminar el Orgullo.
Es decir, ha sido un orgullo más soso, más descafeinado, más light, pero la diversión la pone uno mismo, ¿no?


Pues eso, lo dicho, que voy a ir recopilando por Facebook y otros blogs las fotos del domingo. Lo que ya no sé es si las pondré aquí, si tienes que estar ya aburrida de verlas. Aviso, varias de estas fotos, como la que sigue, son robadas a amigos y conocidos.


Para nosotros con invitados en casa, con cena de despedida de los amigos que se iban de vacaciones, y con tanto ir y venir como doña Anita este orgullo nos han parecido así como unas mininavidades. Si hasta hemos recogido y guardado hasta el año que viene la bandera como si de los adornos de navidad se tratara ¡Y qué bien nos lo hemos pasado, cojostio!


Blog Widget by LinkWithin