Siendo malas


A (casi) todo gay le pierde en algún momento el sacar la vena de marica mala.

Reconozcámoslo: es divertido, libera tensiones y es un acto de autodefensa.

Pero sólo es eficaz cuando se está entre amigos gays y te pueden dar la réplica. Si tú eres mala, yo lo puedo ser más, majabonita. Te descojonas un rato, mariconeas, te escudas en la pluma malvada para soltar algún hecho bochornoso y también para defenderte de los ataques. 



El punto negro es que hay gente que es mala persona de por sí, no sólo mariconeando, para quien cada frase que sueltan tiene que ser necesariamente un dardo envenenado y preferiblemente soltado a espaldas del mencionado.

Existe gente mala que sólo es feliz jodiendo a los demás y practicando el hijoputismo.

Vamos, que no es lo mismo ser mala bicha y soltarle a un amigo "¿qué? te veo con la piel muy tersa, ¿se te han dilatado los poros con los vapores?" y que te responda "Pues claro, y en la sauna me dicen que te echan de menos, a ti y a tu capacidad de comértelas a pares" y os riáis los dos y paséis a otra cosa... que el oír a alguien soltar así como si nada "huy aquí hay alguien que no cabe por las puertas". Porque esa es otra, la marica mala no dice nada a las claras, sólo las deja caer, y que cada cual interprete.


Son tíos que suelen resultar atractivos por el ingenio que gastan, y siempre tienen una pequeña corte de fieles seguidores que los adoran. Lo que ocurre es que tarde o temprano la gente se da cuenta y van pasando de ellos. No es raro lo de preguntar por Fulanito y que nadie sepa ya qué fue de él ni con quién se trata, porque van cambiando de grupo de amigos constantemente.

Y es lo que pasa, que luego resulta que estás tan tranquilo cuando te salta en el móvil un whatsapp de grupo con uno que salta "¿a que no sabéis quién acaba de aparecer?", refiriéndose a una marica dañina y maledicente de la que llevábamos 13 tranquilos años sin saber nada. Pero claro, mejor fue la contestación radical de otra: "Préndele fuego".

Maricas malas a nosotras, ¡amos anda!


7 comentarios :

Otto Más dijo...

Qué gran verdad.

Huys! Parece dedicado a Abel Arana! Y, si no, yo se lo dedico.

MEG dijo...

Una de mis entradas del blog con más comentarios, aún hoy día, a pesar de que se escribió hace casi tres años se refiere a las malas personas. Échale un ojo.

http://palabras-que-no-dicen-nada-2.blogspot.com.es/2009/04/malas-personas.html

Driver GT dijo...

¿Soltar alguna perla de vez en cuando se considera marica mala? Huy, pues entonces a veces me incluyo.

starfighter dijo...

Por suerte no son tantas aunque como dice el refrán "Dios los cria y ellos se juntan". Aunque sólo un rato que ya sabemos lo que pasa cuando se juntan dos, o tres o más, maricas malas.

Eleuterio dijo...

¿Cuenta si me pongo en onda "marica mala" con mis amigos heterosexuales con hijos? Te aseguro que me contestan igual que un gay y nos reímos durante horas.

He sido testigo: la maldad de la marica se castiga por sí misma. Pero conviene alejarse de semejante gente si es posible.

Javi dijo...

"Marica" y "Mala"...mmmm.... te refieres a la última película de Almodovar, no? :-D

Sufur dijo...

Estoy deseando que llegue el día en el que la marica mala sea una especie en extinción. Sería bonito bailar sobre sus tumbas. Entre tanto... no hay mejor desprecio que no hacer aprecio. ¡Pasa de ella, tía, pasa de ella!

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin