¿Y las vacas de este año qué?


Este año sólo he cogido una semana de vacaciones. Las cosas están tan chungas que no me pude ir antes. Y luego, nada más volver, pillé la conjuntivitis salvaje que me ha tenido dos semanas de baja. Así que cojonudo.

Ah, a los de los comentarios graciosillos recibidos tipo "a saber cómo la habrás pillado" o "qué suerte, dos semanas sin currar" que se los metan por el culo, que el de la fiebre, cabeza hinchada y dolor insoportable he sido yo. ¿Que soy borde? Sí, claro. No te jode.




Este año TX y yo decidimos hacernos un minitour por tierras norteñas. Así dejábamos los euros en España, que le viene bien al país, y de paso explorábamos tierras que no conocíamos. Sí, ha sido un poco "Si hoy es martes esto es Valdelascabrillas de la Serrana" pero dentro de lo que cabe los dos estamos bastante satisfechos de nuestro viajecito.


Y la culpa de todo la tuvo esta secuencia:
 
Imagínate: decides irte un día de verano al super a las tres de la tarde con las chicharras cantando. De camino pasas por el cementerio, una zona de infravivienda y un vertedero ilegal lleno de tazas de váter. Llegas a la eufemísticamente llamada "zona comercial". Aparcas el coche lo más lejos posible del negrito que te va a pedir un euro. Te metes dentro antes de deshidratarte y te dedicas a mirar con pelos y señales los productos Hacendado, BosqueVerde o Deliplús, PORQUE NO HAY OTROS. Te cabreas porque te han cobrado las bolsas y tienes mil en casa. Cargas el coche, te vas al otro super que está pared con pared y das pábulo a esa leyenda urbana de que "los lácteos del LIDL son buenísimos, oyesss". Sales con los brazos agarrotados de coger cajas de productos extraños que le han parecido "curiosos" a tu tx porque no hemos pillado carrito ya que "sólo íbamos a ver". Otra vez a meterlo todo en el coche. Miras a un lado: un precioso descampado todo seco, miras al otro: unos talleres y las vías de tren, y al fondo, la bella localidad de Coslada.

Y en el centro, en un cartel publicitario, la frase: "El Paraíso existe" y esta foto:


Sólo que sin Bustamante, claro.

¡Como para no quedarse prendado!

- Oye, ¿qué te parece si este año hacemos un viaje por tierras nacionales norteñas?
- Ea, pues vamos.

Y con unas visitas a las páginas de turismo de las provincias escogidas, mis superitinerarios de Google Maps y la inestimable ayuda de Booking.com en un pispás tenía ya organizadito un viaje de una semanilla allá para el lejano agosto.




Varias cosas me quedan claras después de estas minivacaciones:

1. Por mucho TomTom que lleves, un mapa es imprescindible. Porque nuestra querida Concetta (la voz de mi navegador, el nombre se lo puse en Italia hace años) tiene unas elecciones de ruta muy caprichosas y le encanta meterte por todos los centros de las poblaciones o llevarte por caminos de cabras que ella piensa que son los más rápidos. Así que primero mapa, luego las indicaciones de las señales de la carretera y luego Concetta, por este orden.



2. Ojo con las webs y las guías turísticas oficiales. En ellas todo es maravilloso e imprescindible de ver. Y no, bonita, no. Debería haber guías que te soltaran lo de "es mono, pero no merece la pena una parada". No tengo la Lonely de España, pero la de Italia o Alemania sí que te avisa de esas cosas.



3. Fuera condescendencias. Hay sitios que me han parecido un auténtico bluff, y lo siento si alguien se va a ofender porque diga que su altar de la virgencita dolorosísima de los sagradísimos santos higadillos me parece una birria. Escriba de donde escriba siempre va a haber algún lector de allí o que su familia es de allí o que pasó su infancia / adolescencia / amancebamiento en dicho lugar y se enfadará mucho. Se siente. (Bueno, no lo siento, la verdad, pero es lo que se dice en estos casos).



4. Respecto al mariconismo, tampoco hemos tenido mucho contacto con los lugareños, la verdad, aparte de algún que otro fan-de-blog (¿para qué sirve un blog? pues para tener conocidos por todos lados, qué coño). Los gayses norteños tienen fama de reservados, desconfiados y su frase favorita es "aquí me conocen". Bien, corroborado casi punto por punto.



En fin, espero ir desgranando detalles del viajecito en próximas entregas de este su blog.



5 comentarios :

Sufur dijo...

¡Hale, sin contemplaciones! No te cortes en decir que Santander es cacafuti, yo pienso lo mesmo...

AdMiles dijo...

Tomtorrom sin mapa o sin saber más o menos donde vas es la mejor receta para perderse o dar unos rodeos espantosos porque en cuantito que te equivoques una vez es como si acabaras de aterrizar en la luna, puede que no sepas ni donde estas ni si tu destino esta a la derecha o la izquierda, etc.

Y qué decir de esos que van despacito despacito por las rotondas, bien contando las salidas, bien esperando que su "Maripuri" (yo la llamo así) les diga por donde tienen que salir. ¡JODER, mira los indicadores que es más fácil y ya de paso no interrumpes el tráfico!

2soles dijo...

Espectante o expectante, como se diga oiga...

Peritoni dijo...

Las broncas que he recibido este verano por no hacerle caso a Fraü Müller (fraumula)en el viaje por Alemaña...

Observatorio Gay Granatense dijo...

Bueno, pues para tratarse nada más que de la redacción de los prolegómenos de tu viaje, no nos has decepcionado en nada, o sea, que ansioso me dejas de leer el viaje en sí. Nosotros este año no hemos tenido vacaciones de ir a ningún lado, aunque claro, aún hay que amortizar el viajazo del año pasado, jejeje...

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin