Tres pelis


The Artist:

Película DISEÑADA para ganar premios. Cogemos "Cantando bajo la lluvia", la mezclamos con la típica historia de personaje vencido et voilà: varias cosas que apasionarán a todos los que hacen cine (y entregan premios): blanco y negro, ambientación retro, muda y QUE TRATA SOBRE CINE.

Es una película muy amable que está muy cuidada en todo detalle, con un guión que no tiene ni vuelcos ni sorpresas, es una historia clásica que no por conocida deja de interesar, porque está muy bien contada.


Además, juega con la baza de unos intérpretes fantásticos, especialmente la chica (con el prota se podrían haber cortado un poco en el parecido con Gene Kelly, es que es tannn obvio).
Lo dicho, una peli agradable que se ve con mucha simpatía.

Ni que decir tiene que mi tx, alias Francis Ford Coppolla Junior XVIII, le sacó todos los peros imaginables a las escenas de películas mudas antiguas: hay un travelling, no se hacían travellings en aquella época, ni zooms, ni blablablá. Lo negará, pero le gustó.


The Girl with the Dragon Tattoo (Millennium Los hombres que no amaban a las mujeres versión yanki):

Película hecha para el público USA que ni ha leído la novela ni ha visto la anterior película sueca basada en lo mismo. Y punto.

Muy correcta y consiguiendo crear la dualidad de ambientes que requiere la historia: hechos terribles ocurriendo en un lugar plácido, frío y estático.
A los que hayan leído la novela les gustará hacer las comprobaciones de siempre: que si sale esto o que si esto otro deja de salir. Plastas. Yo valoro una película por su entidad en su misma mismidad mísmica, no porque refleje exactamente el libro original va a ser mejor o peor (y si no me hagas hablar una vez más de los anillos y su puta madre).


Los que hayan visto la peli sueca se quedarán un poco chafaos: es que es TAN IGUAL que asusta. Vale, sí, sale la princesa prometida y nos evitamos al prota blandengue y antimorbo sueco y lo sustituimos por un Daniel Craig al que los años se le están echando encima a puñados, pero que por lo menos tiene entidad y morbillo, pero es que el resto parece una fotocopia. E incluso la resolución del misterio en la americana (la parte de la isla) es lentísima y anticlimática, y encima el epílogo se hace largo (terrible autospoiler en la misma película sobre qué pasó con Harriet). 

Y para los que ni han leído ni han visto la peli sueca pues bien, una cinta con su dosis de tensión y una historia que va atrapando. Sufi.
¿Rooney Mara para Óscar? WTF?



The Descendants (Los descendientes):

Película preparada para el lucimiento de George Clooney (¿qué se ha hecho en la cara???)

Si el prota estuviera viajando, sería la típica road movie de viaje real a la vez que viaje interior y descubrimiento de lo que tiene alrededor, porque tiene la misma estructura. Pero como lo más que hace Clooney es coger dos aviones y pegarse dos carreras, pues no es una road movie, pero no se puede obviar su parecido con Entre Copas (Sideways), del  mismo director.


Sobre una base argumental sencilla, Alexander Payne construye un drama familiar triste salpicado con gotas de humor y... humanidad, sin acercarse ni por asomo al sentimentalismo. Todos los actores están estupendos y adecuadísimos en sus roles, destacando una Shailene Woodley extraordinaria, aparte de guapísima. ¡Y a la niña pequeña no dan ganas de asesinarla!

Y un punto extra, el presentar Hawaii de manera totalmente atípica, con sus rascacielos, su punto de cutrerío y un tiempo húmedo, lluvioso y desagradable que se aleja mucho de las playas paradisiacas que nos venden siempre.
Recomendable. 


En fin, tres pelis que están bastante majas, y que para lo que hay en cartelera superan la media. Me gustaron.

Y joder cómo se ha complicado publicar algo en Blogger, estos de Google cada día la cagan más con los cambios, lo de las imágenes es una locura.



Blog Widget by LinkWithin