Beginners, la peli


La semana pasada me invitaron a un pase privado de la peli Beginners, de Mike Mills.
¿Ah, sí? Pues sí, que para algo tiene que servir tener un blog, oiga.
Invítenme más, invítenme, que soy fácil y me dejo.


Vamos a ver, si tus intereses cinematográficos van por esperar a que estrenen la última de superhéroes que ni dios conoce hasta que no les hacen película o a que se te haga el culo pesicola con Transformers 3 en 3D... Beginners NO ES LO TUYO.

Beginners va de relaciones personales. Y básicamente viene a decir que, por muy baqueteado que estés por la vida, en el terreno de las relaciones, todos somos Beginners (principiantes).

.

.

La peli narra dos historias: por un lado, la de Oliver (Ewan McGregor) con su padre (Christopher Plummer), y por otro, con una chica, Anna (Mélanie Laurent).

Lo más curioso es cómo está estructurada la película: una historia transcurre en el pasado y otra se narra como presente, pero ambas están intercaladas de forma paralela, es como si, aún transcurriendo en distinto tiempo, influyeran la una sobre la otra.


La relación de Oliver con su padre está llena de interés y matices, quizás porque está basada en la vida del propio padre del director. Hal es un hombre que sale del armario a los 75 años (tranquilo, no te estoy espoiloreando nada, se dice al principio de la película) y decide vivir plenamente su vida gay.


Vale que está llena de topicazos de esos que encantan a los cogamitas: el compromiso con la causa GLTBQTERREQUETEERRE, el orgullo, el colectivismo... pero cuenta con un Christopher Plummer Edelweiss Edelweiss aportando energía y fuerza desde la contención interpretativa. No es una interpretación extravertida y exagerada, pero con cuatro gotas de ironía refleja perfectamente las ganas de vivir y experimentar del personaje. Un personaje muy bien construido. Atención al final, la lectura del anuncio: de poner los pelos como escarpias.

.

.

McGregor luce palmito y muestra a un hombre que deja que las circunstancias externas lo abrumen tanto que afecten a su capacidad de relacionarse. Ya sea su madre, la muerte o que en 2003 el término más buscado en Google sea Britney Spears. Es cabezón y tiene todo preconcebido... hasta que no ocurra algo que le cambie los esquemas y entonces evolucione.


La chica es Mélanie Laurent, francesa, super expresiva, con una voz grave muy atrayente. El momento "cine mudo" del principio es una delicia. Peeeeeroooo su personaje está tan mal dibujado que es my difícil implicarse en su relación con Oliver. Francamente, se acaba haciendo tan aburrida que bostecé y miré el reloj un par de veces.


De las dos historias paralelas, la que interesa es la del padre y el encuadre cronológico de todo lo que pasa (una auténtico ejercicio de memoria histórica a través de imágenes). La de la chica... pues no.


Secundarios: Goran Visnjic con el peor corte de pelo que te puedan hacer en la vida y con un personaje totalmente tópico.
La madre de Oliver, Mary Page Keller sin embargo es capaz de dar vida y llenar de matices un personaje con tres o cuatro miniescenas. Fantástica.
Y el perro Cosmo (Arthur en el flin), que se reserva los momentos de humor de la peli y se come las escenas, literalmente.


La música es así como muy anacrónicamente jazzística. Le da un toque excesivamente retro aunque acorde a la presentación retrospectiva de imágenes e historias que se pretende. Eso sí, el sacar el architrillado preludio para cello de Bach en una escena es un despropósito.

Beginners es una película para ver reposadamente e intentando asimilar lo que te quiere meter en la cabeza. No es redonda, pero está bien hilvanada y muy bien estructurada, ya que consigue que el entorno que rodea las historias interese tanto (o más, en el caso de la chica) que las propias relaciones que cuenta.



¡¡¡Además, es idealmente tranquila para alternar con el follón de Orgullo que se te viene encima!!!

Blog Widget by LinkWithin