De castillos




El año pasado el sobrino de tx hizo la Primera Comunión.

Como la familia no quería regalitos tipo tres relojes de pulsera y dos cámaras de fotos, pidieron a los familiares que regaláramos (sí, hija, me incluyen) dinero para así poderse ir todos a Disneyland París (lo de decir Eurodisney es de antiguas, aviso).

La hermana de tx le pidió que hiciera una caja o "algo bonito" para que sirviera de hucha el día de la comunión donde ir guardando el dinero.

Y a tx se le ocurrió que, ya que iban a Eurodisney (antigua, antigua), podríamos hacerle un castillo. ¿Qué quiere decir eso? Pues eso mismo: "Mochooooo, ya estás buscándome en internet recortables de castillos".

Y lo encontramos, y lo encontramos. Los hay sencillitos y cucos, pero no, queríamos uno de Disney. Y lo encontramos, encontramos esto:


Flapssss, las bragas hasta el suelo.


Se trata del delirio de un americano (tipo osete total, de libro) que se dedica a hacer modelos recortables de atracciones Disney en papel. Nosotros lo imprimimos en papel A3 para que saliera un poquito más grande y voilà, nos salió una cosa así como de 80 x 60 x 80 cm de alto.

Son 512 piezas a recortar en 42 hojas y 23 páginas de instrucciones.



Sí, fue un parto, ¿pero cómo se quedó toda la familia Tx cuando aparecimos en el mesón de la celebración con el castillito en cuestión? (Aparte de que era mi presentación en sociedad para primos, tíos, etc) Pues eso, ojipláticos perdidos.


En la base le hicimos una ranura para que se metieran allí los sobrecitos y, por lo que nos han contado, les dio para el Disneyland Paris y el convite. Y no apareció ningún sobre lleno de papeles de periódico.

Y este año la comunión es de una de mis múltiples sobrinas.

Había que superarse. No nos quedaba más remedio que hacer el auténtico recortable del castillo de la Bella Durmiente de París.

Pas problème. Nuestra amiga la yankee había colgado el modelo en su web pero... sin instrucciones. Un horror, porque eran 71 páginas, con 700 piezas.


Esta vez les dije a mis sobris que si querían castillo, por lo menos tenían ellas que recortarlo. Porque lo de los dientecitos telojuro telojuro que es un dolor. Y en Navidad empezaron a recortar.


Las instrucciones (37 páginas, que se dice pronto) no salieron hasta principios de marzo de 2011, a dos meses del evento. Pero mira, poquito a poquito, empezando el día 27 de marzo, el día 15 de mayo LO TERMINAMOS.

Ha sido un parto. Muchísimo más difícil que el del año pasado, porque cada torrecita tenía doscientos mil anillos y molduras. No me quiero ni imaginar el que lo haya intentado hacer en tamaño original A4.

He aquí unas fotos del proceso:

El resultado:


1.05 m de altura x 0.90 m de ancho x 1.00 m de fondo (incluyendo el puente).
Se ha llevado 5 tubos de pegamín (del Imedio de toda la vida, con todos sus disolventes, que los que hay ahora para que los niños no se vuelvan drogadictas tarda un siglo en secar) y un tubo de pegamento de barra.

¿El problema? Que no cabe en el coche. Bueno, sí, pero con serio riesgo para su integridad




Y lo peor es que mi hermana no tiene previsto ir a Disneyland París.

Blog Widget by LinkWithin