My friends went to Helsinki and all I got was this lousy T-shirt


Da gusto que los amigos se acuerden de uno aunque sólo sea para meterte zanahorias por la nariz cuando te has quedado dormido.

La semana pasada apareció una misteriosa nota en el buzón: "TIENE UN PAQUETE EN CONSERJERÍA". Extraño. Somos aficionados a comprar por internet artilugios extraños en páginas webs chinas de dudosa confianza, pero no tenía yo nada pendiente, que recordara. Y no es nada "oficial" porque nuestro conserje no coge nada de Correos. ¿Entonces?

Hubo que esperar al día de libranza de tx para que lo recogiera. Y me manda un guasap: Es de los Pikitonis, ¿lo abro? Pues claro, qué será. Lo primero que pensé es en una bola que nieva, recuerdo típico de nuestros viajes de hace siglos, pero me parecía extraño.

Tx me manda foto:

O sea que vieron algo y se acordaron de mí al momento: ¿sería una bola que nieva?
Nooooo.
Al igual que hacen las petardas applefanáticas, aquí va el unboxing del regalo recibido:


Una caja con 200 imanes para la nevera de temática BITCH para que componga mis propias poesías en el frigorífico. ¡Qué útil! (léase el prosaico comentario de tx).


Y por si fuera poco, mi amigo D fue a New York y... ¡se acordó de mí!


Me ha traído el vaso de beber agua del musical Priscilla Queen Of The Desert.



¿No son mis amigos unos cieeeeeeelooooos?

Blog Widget by LinkWithin