Delafé y las Flores Azules en Shoko Madrid


Me enteré por casualidad. Abro ayer por la tarde el Facebook y me encuentro con un "estado" de mi querida Ros y Punto que decía: "Señoras que desde las 14.35 saben que no van a ir a ver a Delafé y las flores azules."

Coño, y no me había enterado yo (lógico, estoy totalmente out de la agenda concertil). Indago un poco y me entero: National Geographic Channel organiza un concierto de Delafé y las Flores Azules en Shoko con motivo de la celebración del Día de la Tierra. Aaaah.

G R A T i S

¡Coño!

Para entrar, imprímase la siguiente invitación y preséntese en la puerta.


Muy ecológico eso, hala todos a gastar papel y tinta. ¿No sería mejor presentarlo descargado en el móvil, que quedaría además así como más cool?

El caso es que pongo en marcha la red Whatsapp entre los posibles interesados: Huuuy que me viene muy mal, huy que yo no llego, huy que tengo tortícolis, huy que yo no tengo impresora, huy que es gratuito y va a estar petao... A la porra.

Llego a casa y le digo al tx que venga quien venga nosotros vamos. Murmullos de desaprobación: intentar llegar en coche al centro de Madrid desde el polígono a las siete de la tarde es un suicidio desesperante. Pues nada, lo habitual: coche hasta el metro y luego tooooda la línea hasta el centro, con su dosis habitual de chulazos.

Finally llegamos a la calle Toledo y ooohps, la cola de gente se metía por la calle Calatrava. Tx protestando. Se nos unió Almatosa con su tortícolis que le daba así como un porte serio y distinguido y, como siempre, soltando su primera frase lapidaria de la tarde: "Somos los más mayores de la cola".


El Shoko (clic) es un restaurante/club/loquesea del que sólo conocíamos la fachada y las colas para entrar los sábados por la noche. Tiene dos plantas: arriba está el restaurante -sólo para eventos-, al que no fuimos porque sólo se permitía entrar a los vips, y abajo una sala bastante apañada de tamaño y con decoración bien cuidada, ideal para conciertos de mediana dimensión en los que aunque estés al fondo hay cercanía con los artistas. Además, el techo alto da sensación de mayor amplitud. Tiene toda la pinta de haber sido el clásico cine que luego fue bingo y salón de banquetes. Muy majo el sitio, sí.


Ay los problemas de los conciertos gratuitos. Los tres de siempre: la cola para entrar, la gente que va porque sí y que no para de hablar a grito pelao y los carteristas. No se libró la velada de anoche de ninguno de los tres pero bueno, somos experimentados y pudimos sobrellevarlo, y el extraño elemento con gafas de sol que no hacía más que refregarse cuando había espacio de sobra cambió de lugar en cuanto tx me confirmó en voz alta que se había pasado la cartera al bolsillo delantero.

Nos cobraron por una cerveza 7 euros. Un robo, y más considerando que era Carlsberg, que sabe a agua. Peor hubiera sido Heineken, que sabe a pegamín. Pero bueno, lo consideramos como el pago de la entrada del concierto.


Y a las 21 horas empezó el concierto. Woooooow.

Vamos a ver, ¿cómo lo digo? Un rapero, música hiphop y mucho buenrollito, con letras que hablan de tomarse una cervecita fresca y ver el fútbol. Es decir, la combinación ideal para que yo salga corriendo y echando pestes. Pero no. Delafé y Las Flores Azules me dejaron la misma buena impresión que la primera vez que los vi hace casi tres años en el Contempopránea sin conocerlos de nada antes (clic).

Es rap, sí, pero con mucho contenido musical detrás, con auténtico aire pop y con el contrapunto perfecto de la voz de Helena para el rapeo de Delafé. Que sí, que sí, que bien, que todas las canciones son un poco iguales, pero es sorprendente lo pegadizos que son los estribillos, que aunque no hayas oído nunca las canciones se te meten en la cabeza y eres capaz de corearlas.


Tocaron, como era de esperar, muchas de las canciones de su último disco Delafé y Las Flores Azules contra las trompetas de la muerte, que no me entusiasmó demasiado cuando salió pero gana mucho mucho en directo. Vamos, que una bobadita como 1984 -que en disco no vale na- se convirtió en toda una fiesta. (El vídeo es de otro concierto, no del de anoche)

.

.

Y es que si hay una cosa que se puede decir es que el sarao que montan es toda una fiesta participativa llena de optimismo. Helena (me encantan sus poses, su voz, su pelo, es ideal) y Delafé (que no para de moverse y además tiene un polvo, que parece que te va a salir en la pantalla del Grindr en cualquier momento) se acompañan de una guitarrista que también hacía coros, un programador (el sucesor de Facto), un batería y un conjunto de metal (trompeta y trombón) que también hacían coros y coreografías. La sensación que dejan es que se lo están pasando en grande. Y nosotros también.


A Almatosa se le quitó la rigidez de la tortícolis, Tx disfrutó y yo bailé y coreé como un loco. Vamos, yo creo que los tres disfrutamos de lo lindo. Fue hora y media de lo más animada. Y a la salida nos dieron una bolsa ecológica de comercio justo ideal para ir a la compra (o a la playa).


Vamos, qué más.
Ah, sí, que hoy toca ópera, y mañana zarzuela, para compensar.
.

.


3 comentarios :

luised dijo...

Hola amigo!
Soy Luised, y me gustaria hacer un nuevo intercambio de enlaces, debido a que blogger sin más ni más y sin ningún motivo aparente ha decidido eliminar mi otro blog, asi que estoy empezando nuevamente, me he dado cuenta que han estado eliminando a l a mayoria, en fin, si deseas apoyarme te dejo mi link http://loqueungayquierever.blogspot.com yo ya agregue el tuyo a mi lista de blogs, de ante mano, mil gracias

MM de planetamurciano dijo...

Pos no puedo estar más de acuerdo en todo; pa mí es uno de los mejores directos de este país y consiguen poner a to kiske a pegar boter y corear sus canciones.
Además, en directo han ganado con la huída de Facto, porke con la incorporación de los vientos suenan a gloria. Por cier, ke también soy fn de los vídeos y de las pintas ke se ponen; ese mono alentejuelado con chorreras y culo de terciopelo es lo más.

ace76 dijo...

Y yo me enteró ahora de que daban un concierto gratuito... :-(

En el último disco, yo sí que echo de menos a Facto. La producción de los Pinker Tones no me termina de convencer, me suena demasiado "metálica" para un grupo "cálido" como éste.

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin