Furia de Titanes 2010 - Una ful de Estambul



Ya sé que lleva una semana y que has podido picar como picamos nosotros, pero aviso: no. No vayas a ver el remake de Furia de Titanes (Clash of the Titans 2010) y menos en 3D. No vale nada, es una mierda, una ful.


El argumento es la historia de Perseo con variaciones. Los fans de los Mitos Griegos de Robert Graves que se tiren de los pelos, a mí la verdad es que me la trae floja si cometen muchas barbaridades. Está todo bastante simplificado y la peli se puede decir que está estructurada en cinco líneas bien sencillas:

- Introducción y origen
- Lucha contra escorpiones
- Cueva de las brujas
- Medusa
- Liberación de Andrómeda y final



Entre línea y línea, planos aéreos de paseos por la cuerda de la montaña mientra suena música épica (¿otra vez el coñazo de los Anillos?, qué pesadez), encuentros con criaturas inicialmente hostiles que luego se hacen amigos (unos bichos muy Star Wars) y no podía faltar el discursito bélico made in USA de rigor antes de la batalla final (amigos, hemos llegado hasta aquí, el que me siga me sigue y el que no es un mariquita). Mientras tanto, hay una chica, Ío (que yo creía que era una vaca, pero bueno) que te va contando quién es cada personaje que aparece, su historia, la maldición de los dioses que pesa sobre él y tal y pascual.

Los dioses quedan limitados a Zeus y Hades, no vaya a ser que las cosas se líen.

Es decir, todo muy básico... y aburrido.


Además, Sam Worthington será muy mono, pero es bastante sosito y NO SE QUITA LA CAMISA (o similar) en ningún momento. Así que de carne, nada.

Yo creo que han querido hacer una peli muy blanca, muy para todos los públicos, y ha quedado una sosada muy elemental.

Luego está el 3D, que es un timo. O han hecho la peli de manera muy rápida o les ha salido una chapuza, porque en cuanto la luz bajaba un poco, los colores quedaban como manchas planas. Así como de mapa térmico. Un horror. Vamos, que se veía mucho mejor quitándote las gafas (esta vez fui menos lerdo y me llevé las lentillas). Así que consejo si finalmente te decides a ir al cine: en versión normal, que en 3D cuesta 11 euros y es una puta basura.


Francamente, con todo lo cutre que es, es mucho más entretenida y ágil la versión de 1981 (clic), que tiene el encanto de las criaturas de Harryhausen (hay un pequeño homenaje en esta revisión 2010) y un reparto superkitsch que incluye a Harry Hamlin, el chico de "Su Otro Amor" (Making Love 1982), el primer drama gay para el gran público e intento de salto a la pantalla grande de Kate Jackson, pobriña que no pudo hacer Kramer contra Kramer porque estaba atada con el contrato de los Ángeles de Charlie, qué berrinche se llevó.




Clash 1981 también tenía a Lawrence Olivier, Claire Bloom, Maggie Smith y a Ursula Andress, que se tiró al tuvo un romance con Hamlin y tuvo un hijo de él. ¿No es super-romántico todo? Jo. En Clash 2010 lo único destacable interpretativamente es Ralph Fiennes poniendo cara de malo como Hades, un adivino así como muy locaza y una brevísima intervención de Polly Walker (la Atia de Roma) como reina Casiopea. El resto, una ful.

Por cierto que para aprovechar el tirón, Antonia 3 programó la peli antigua el otro día. Qué listasssss.



En fin, que no. Que es un muermo. Que nos dividimos: los pequeños y las mamás se fueron a ver la del dragón y los papás y los gayses nos fuimos a ver la de los titanes y claramente nos equivocamos, que los de los dragones salieron encantados y nosotros asqueados.




Blog Widget by LinkWithin