¿Verde? ¡Superverde!


Los jueves son peligrosos: es el día que mi tx libra y se dedica a hacer cositas en casa.
Y, para sacarme de mis ikercasillas, se me conecta por messenger y me va enseñando via webcam sus progresos sabiendo que yo no puedo hacer nada hasta que llegue a casa por la tarde.

La semana pasada le dio por dedicarse a jugar a los cacharritos, que ya sabemos que es algo que le va mucho:


Con resultados satisfactorios:


He aquí su invento: la quiche de pisto al brie (van de Kamp, imagino):


Hay que decir que estaba buena de sabor, aunque las quiches a mí siempre me parecen un poco pesadas. Está experimentando porque dice que va a hacer varias para el cumple, que eso de poner piñata y mediasnoches ya está un poco démodé.

También de tarde en tarde me monta unos numeritos erótico festivos que es para lo que todo el mundo se compra una webcam, ¿no?



Aunque el colmo vino este jueves:

- Triiing, triiing
Tu momio al messenger, Mocho, contesta, hijo, contesta.
- A ver qué se le ha ocurrido a éste ahora.
- Mira, mira.

Recibiendo imagen...


¡¡¡¡AAAAAAAAAARRRRRRRRRRGGGGGHHHHHHHHH!!!!

Y te aseguro que el color al natural es muchísimo más chillón.
Algo así como verde puñeta.
¿Cómo es el verde puñeta?
Pues como la pared del pasillo de entrada a casa.
Míralo con otros ojos, Mocho...
¡Ya tenemos un croma en casa!

Y en diciendo esto, el tx cerró la webcam, se abrigó, sacó el carrito y se fue a la compra:

Thanks, calamarin

Blog Widget by LinkWithin