Fraggel Pop


Es extraño que con lo megafan que soy yo de Los Teleñecos (o Muppets) en general y de la Señorita Peggy (o Miss Piggy) en particular, nunca viera ni un solo episodio de Los Fraguel (o Fraggle Rock, para entendernos).

Imagino que cuando los pusieron en la tele yo era lo suficientemente mayor como para ver cosas de niños y lo suficientemente inmaduro como para captar su sentido del humor. En fin. Recuerdo la canción del inicio y poco más. Además, la echaban los fines de semana, ¿no? Bueno, el caso es que los Fraggle nunca han pertenecido a mis referencias televisivas porque no los vi nunca.






En Madrid han abierto un bar llamado Fraggel Pop. Está en la calle Belén, donde antes había otro garito y previamente me suena que habría alguno de esos cafés buenrollitos insoportables de la zona.

Les puse veto a los cafés de la calle Belén hace muchos años desde que una vez fui a uno en el que estaban poniendo música de Anne Clark. Al entrar le comenté a mi acompañante: "Anda, si es Anne Clark". El camarero mariquita de la barra me miró con odio indisimulado y cambió la música inmediatamente, poniendo algo más raro aún. Pero qué petardez de gente. No volví a ese café, y al resto dejé de ir porque el rollo "infusión" + buenrollito siempre me ha provocado urticaria.

Cielos, que me desvío.


El Fraggel Pop es un local amplio para lo que es la media de los bares del centro, tiene su entrada, luego un pasillo largo con la barra al lado y al final una zona de baile. La música es pop, tienen su dosis indie -sin pasarse de raras-, su ración de actualidad comercial, alguna música del recuerdo, la inevitable madonniana del momento... muy ecléctico y muy agradable. Los precios no son excesivamente escandalosos y la decoración... pues la típica de los baretos de Madrid, es decir: no me gasto un duro y hago cuatro pintarrajos yo solo.

El público varía en edad y aspecto. Pese a la preponderancia osuna, es quizás uno de los pocos sitios "democráticos" del ambiente en el que lo mismo te encuentras gente de 20 que de 40, semiarmarios, locas de desembarco, alternativas, maripequeñas... y nadie se siente out. He visto hasta alguna ottoloca, imagínate. He observado también afluencia MASIVA de osas jóvenas (nada owl, menos mal), y si no que se lo digan a mi amigo X que se levantó a uno y casi tuvo que pedirle el DNI para asegurarse de que no hacía nada ilegal. "Dijo que tenía 20, dijo que tenía 20", se le oía gritar.


En fin, que el ambiente que se respira en el Fraggel Pop es amigable y divertido.

Bueno, no, el ambiente que se respira NO.

Porque el local tiene que tener un fallo.

Y es que en el Fraggel Pop NO SE RESPIRA.

Llámame histérica del tabaco o lo que quieras, pero lo de ese sitio es demencial.

Yo no sé si habrán tenido problemas con el aire acondicionado o son tan cutres que no lo ponen, pero las veces que he ido este verano los únicos elementos de ventilación eran eso, dos ventiladores, uno a la entrada y otro al final del local. Es decir, refrigeración CERO y extracción de humo CERO. Además, cuando la gente se pone a fumar como loca si te pones en el ventilador para tener una mínima sensación de movimiento de aire lo único que consigues es que el humo te vaya directamente a los ojos.

La última vez que fuimos nos salimos a los diez segundos de entrar. Una pena, porque nos hubiera gustado quedarnos, pero una mierda también.

La ministra de Sanidad dice que es posible que se endurezca la ley antitabaco. Mira que lo dudo, porque después de la chapuza de ley que hicieron ahora a ver cómo lo arreglan. Ah, que la culpa es de las Comunidades Autónomas que han hecho decretos que la desvirtúan. No bonita no, la culpa es de una ley de medias tintas que es una puta mierda. Si desde el primer momento dices que no se puede fumar, pues no se puede, y ya está; pero no estás discriminando a los trabajadores de la hostelería que tienen que aguantar por cojones el tabaco ni ofreciendo ridículas soluciones de separación de ambientes que casi nadie puede cumplir. Luego les vale con echar balones fuera a una Comunidad como la de Madrid donde con tal de joder al Gobierno central se oponen a todo. No, lo único que ha valido es para que en los centros de trabajo no se fume, pero en hostelería es una vergüenza.

En fin, que el Fraggel está bastante bien, pero si llegas antes de que se pete de gente, o después de que pongan algún sistema de extracción de humos, claro. Así que lo mismo nos vemos allí este fin de semana, ¿no?


Ah, la solución al enigma del otro día: El cartel del Spiderman con una telaraña en el culo corresponde a la publicidad de un PARQUE ACUÁTICO en Corea. Tela. Y si lo quieres ver sin censura y en plan porno: clic.

Blog Widget by LinkWithin