Una de cine


Venga, que hace mucho que no tecleo sobre pelis.
Porque lo de los tráilers de Julie no cuenta.
También hace mucho que no voy al cine.
Entonces... lo mejor será teclear sobre las pelis que he visto en casa.

Empezamos:

1. Watchmen.

Nos la pusimos en la terraza. Tx conectó una pantalla y el equipo de sonido al ordenador portátil. Se estaba de vicio. Los vecinos (el guapo no, los otros, los pijohippies) estaban haciendo chuletas de cordero. Nos ponemos a verla.
Cuando llevamos una hora y veinte le digo al tx que yo me voy dentro. Menudo coñazo.

Ya nos lo había advertido la calva: es rara, pero sale carne. Pues qué quieres que te diga, lo de la carne azul como que no me llama nada. Y no es que sea rara, es que en hora y veinte no pasa nada y te siguen contando el origen de cada personaje. Todo ello, unido a mi absoluto desinterés por el mundo comic-tebeo-historieteo y a los superhéroes atormentados pues te puedes imaginar.
Hemos quedado en continuar algún que otro día. Como decían Los Panchos: lo dudoooo, lo dudooo, lo duuuuudoooooo.




2. Ángeles y Demonios.

Nuestra dosis de superproducción. Es una peli gymkana, de esas de ritmo frenético en la que los personajes no paran de correr de un lado a otro buscando pistas que les lleven a otras pistas, con un malo anticipándose siempre y un misterio de quiénes serán los malos de verdad. La base argumental no se sujeta por ningún lado. Que si sectas, inquisición, esculturas de Bernini, Galileo.... Vamos, como dijo una vez un amigo mío, es una novela escrita tirando de Google. Sacas cuatro fotos, un parsonaje famoso, les buscas una relación, metes asesinatos de por medio y cada final de capítulo lo dejas en tensión (como los finales de temporada de Falcon Crest, vamos).

En fin. Como peli gymkana tiene su pase, y hay un momento pasote del todo con Ewan McGregor en plan Indiana Jones que es la leche en bote. Ahora, coherencia cero. Tom Hanks no chirría tanto como en El Código Da Vinci y la chica es un poquito menos sosa que Amelie Jesucrista. Es mala, pero se deja ver. Eso sí, mínimo en pantalla de 40".




3. Megapetarda (Wild Child).

Esta peli recoge todos los tópicos de pelis de niña rebelde pero en el fondo buena que te puedas echar a la cara. Poppy Moore es una niña pija y rica acostumbrada a conseguir todos sus caprichos. Desde el primer momento sabemos que Poppy Moore es buena pero infeliz: echa de menos a su difunta mamá y se siente desatendida por su papá, por lo que necesita llamar la atención. Poppy Moore organiza una especie de rastrillo con todos los vestidos de la nueva novia de su papi, éste se enfada y la manda a un internado en Inglaterra a que se corrija.

Y aquí empiezan todos los tópicos de peli de niña en internado y de conflictos entre el estilo de vida americano y la disciplina inglesa, porque Poppy Moore viene a revolucionar el lugar: peleas de chicas, cambios de look, virginidad, peluquero mariquita, directora de colegio buena pero inflexible y cosas de chicas, vamos, tú ya me entiendes. Todo termina exactamente como tenía que terminar, con todas las moralejas posibles y unas ganas de vomitar que ni te cuento. Menudo cierre de oro para la carrera para la pobre Natasha Richardson , un lujo un broche. En fin, la peli es una mierda pinchada de un palo (vamos, Una Conejita en el Campus es infinitamente mejor), a mi sobrina de 15 años le ha encantado y sólo se aguanta porque la protagonista se llama Poppy Moore (Popi Mur).



Como siempre, este blog te hace unas NO-Recomendaciones.
Pero vamos, que si las ves puedes hasta pasar un rato divertido (con la primera no).

Creo que me voy a acabar pasando a los flins de Kusturika o a los de pastores iraníes en el desierto... o a las pelis de terror de Julie, claro.

Blog Widget by LinkWithin