Outlet Bar


Hoy en día que estamos metidos de lleno en el mundo de la marca blanca, la baratija y las rebajas por culpa de la puta crisis (que existe), era natural que el mundo de la ganga llegara a los bares de copas.

Sí, querida amiga. Tú que eres tan lomanamente exclusiva no te podrás creer que en pleno Chueca, donde impera la ley del impuesto revolucionario gay y donde no protestas porque te claven 10 euros por una copa... se haya abierto el OUTLET BAR.


Fuimos porque el hermano de Peter Pan conocía el local de haber estado en un rodaje allí. Y allí estaba, en plena calle Libertad, donde pusieron el local ese de la Fonera que nunca entendí bien de qué iba. Cuando llegas al bar no te lo crees. ¿Refrescos a 0,90 €? ¿Copas a 1,50? ¿Pero esto qué es? También dan brownies... ¿estarán caducados?


Pues es: cristalería de plástico del bueno, vasos de tamaño adecuado para la casa de la Barbie y cocacola de grifo. Controlan el aforo y los techos son muy altos, así que no hay grandes problemas de humo.

Hay copas de tres tamaños: la "outlet" cuesta euro y medio y es un vasito con un chorrín de alcohol. Ideal, pero te la acabas en dos sorbos. Luego está una intermedia y otra llamada "premium" de 4,5 y 6 euros. Y aseguran que el alcohol es de primeras marcas. También corren jarras de cerveza y de otros brebajes.


Aún así, en el ratito que estuvimos tuvieron que sacar a dos personas a la calle. Primero vimos cómo el esforzado portero sacaba a una chica groggy en volandas y a los cinco minutos un jovencillo a nuestro lado se cayó redondo al suelo. ¿Tú te crees que los amigos montaron alguna escenita de drama y preocupación? Nooooo, lo sacaron en horizontal y lo dejaron en la puerta de la casa de al lado. Cuando salieron, quedó una jarra con un extraño líquido color rojizo donde estaban ellos.

Posibilidades:
- Qué mal le sienta la bebida a algunos.
- No te pases con los sicotrópicos, mariadelcarmen.
- No era Pepermint, era Fairy

Y mientras, cola para entrar. Y el sábado, igual.


Y es que este finde he estado megaocupatareadísmo, pero si lo cuento todo en una entrada me sale larguísima, te me dispersas y además me quedo sin cosas para contar entre semana. Ains.



Blog Widget by LinkWithin