Guitarras y Tambores, el nuevo disco de la Cola Jet Set


Imagino que muchos (yo incluido) pensarán que cualquier cosa que edite Elefant me pirra. Pues no, que los grupos extranjeros, aparte de Fitness Forever, no me suelen gustar nada.

Pero qué mejor disquera que Elefant para recoger a la COLA JET SET, que estaban así como fosilizados en Subterfuge. Por fin. Cola Jet Set acaban de publicar su segundo CD, "Guitarras y Tambores".

Y yo, como buen poligonero que voy a ser, lo he comprado en la FNAC de La Gavia, que el Ensanche de Vallecas tira mucho y había que aprovechar que íbamos a llenar el carro de armarios PAX, baldas INREDA, puffs EKTORP, comer albóndigas a un euro... tú ya me entiendes, Chu-Lin.

La espera para el segundo largo de Cola Jet Set ha sido laaaargaaaa y en la primera escucha al principio se queda uno un poco con ganas de más. Entre que "Sueño de mi vida" ya estaba requeteescuchada y "Durará" me sonaba de los conciertos... me faltaban temazos, me faltaba un "Quiéreme", unas "Chicas de demolición", no sé... hasta que llegó LA BOMBA: "En esta pista ya no se puede bailar".


Subidón subidón y sin necesidad de meterse guarrerías de colores en el cuerpo. Canción supertremenda, dos minutos y medio que se quedan cortos, que dan ganas de darle al repeat repeat repeat. Vamos, ideal para ponerme a hacer el mongo en mis atascos matutinos por Arturo Soria.
A partir de esa canción la percepción del disco cambia: vuelves a escuchar las canciones anteriores y ya les sacas más jugo, más chicha, más sustancia.


Luego viene "Nadie nos va a poder p
arar" con música de himno y letra de salmo evangélico o algo así, muy de susto. E inmediatamente, otro bombazo con una nueva versión de "Suena el teléfono".

Cola Jet Set hacen pop básico, sencillo, refinado pero sin adulterar. Beben de la fuente retro, de la primacía de la melodía y del optimismo, no hay complejo alguno en titular una canción "Subidubi", es el pop de las cosas sencillas, cotidianas, de las "Cosas que
no se olvidan". Imagino que a algunos les parecerá una basurra (a los que piensan que cantar es pegar berridos OT style o, peor aún, gorgoritos Morrallah Carey -sí, Paco, está vetada a excepción del villancico-). Para mí es pura frescura, no sé, como las Praims, un recosquilleo que te suaviza la garganta y te despeja la nariz. Qué cosas tiene mi novio.

Además, qué mejor ocasión para escuchar la voz de Ana en un estilo distinto al de La Monja Enana. Aún me parto cuando llevé al tx al En Plan Travesti a ver a la Monja y poco después a la Cola Jet Set en el Elástico: ¿Es que todos los grupos tienen la misma cantante?, me dijo horrorizado.


Recojo aquí la nota que publi
ca Elefant en su web, en la que además se pueden escuchar varias canciones:
El grupo ha purificado su sonido, lo ha acercado al pop en su concepto más clásico, con evidentes influencias sixties (Jackie De Shannon, THE RONETTES, THE BYRDS...) pero además ha sabido enriquecerlo con pequeñas intoxicaciones estilísticas que han ido surgiendo por el camino: el soul, la música disco, la psicodelia-pop, el soft-pop... Por eso “Guitarras y tambores” es en el fondo un disco de pop clásico. Porque sus melodías y sus arreglos están inspirados en los grandes nombres del género. Porque la frescura y la vitalidad campan a sus anchas en un disco lleno de emociones. Pero sobre todo porque el pop no lo es tanto si no se deja pervertir por otros estilos, por otras influencias, por otros horizontes. Celebremos pues que COLA JET SET han vuelto definitivamente para quedarse y ser definitivamente una de las mejores bandas de pop en castellano que hayan nacido en este país. Existe una edición limitada en vinilo rosa para los amantes de este formato.

Blog Widget by LinkWithin