Bizcochopolitan


Hoy, más recetas.

TRANQUIIIIILAAAAAAAAAAA.

No van por ahí los tiros.

Fiesta de Navidad de Miss Paris Morgan. Hay que llevar algo. ¿Y si perfeccciono el bizcocho de Cosmopolitan? Manos a la obra.

No, Mocho, no.

Si le echas a la masa del bizcocho un vaso de vodka, otro de Cointreau y zumo de arándanos, lo primero es que coge un color morado sucio que da asquito, y después eso no sube ni de coña. Vamos, que de sabor estaba rico, pero mientras la parte de fuera estaba ya hecha, por dentro estaba más crudo que el intento de Soraya por ir a Eurovisión y el aspecto era muuuuy penoso.



TX, tan severo como siempre, me indicó que lo había hecho mal y que había que repetir. Tras una breve pero enérgica discusión conyugal conseguí echarle de la cocina a condición de follar durante el proceso de horneado.


Desistí de alocholizar la masa y sólo le eché un chorrito de Cointreau. La parte Cosmopolitan iba a estar en la cobertura.

Busqué algo parecido a la cobertura de una pantera rosa, innové un poquito y el resultado fue...


TACHANNNNN
EL BIZCOCHOPOLITAN



La cobertura tiene zumo de arándanos, vodka, Cointreau, zumo de lima, nata, gelatina, queso y corazones de decoración.

Y no, aunque muchos lo pensaran, no tenía otros componentes cremosos.

La presentación fue todo un éxito. Pero a ver quién es la mona que no triunfa con un plato naranja brillante repletito de Swarovskis.


Aparentemente, gustó al personal.


Y acabamos recordando impensables hits del cambio del milenio:






Blog Widget by LinkWithin