¿Gilipollas a la vista?


¡Hola!
Ya era raro que en casi dos años de blog no me entrara el clásico graciosillo o troll insultando y soltando memeces.

Así que yo recuerde, el único insulto recibido provenía de un subnormal que se creía que hablaba de él cuando fui al concierto de La Casa Azul en El Sol (clic), pero fue el clásico obtuso identificado que no volvió a entrar (lógico y normal).

Pero ya ha aparecido.


Es algún gilipollas (
o alguna, que todo puede ser, la fama de Miss Ógino no me la he quitado nunca) que entró por primera vez con la crónica de La Momia y que ritualmente entra cada día a este blog.


Yo no sé qué tipo de placer infantiloide disfrutará entrando aquí y dejando sus memeces. Tal vez ésa sea su única fuente orgasmática junto a esas torpes pajas en el váter. O si estas entradas suplen sus carencias neuronales. En fin.


No me obsesiono con el número de visitas al blog ni con la procedencia de las mismas. Desde que este blog fue marcado como blog de contenido dudoso, mi ranking en las búsquedas de Google ha bajado al Averno y con la bonita pantalla de advertencia de Blogger no puedo saber de dónde viene la gente, así que no es algo en lo que me entretenga, pero creedme, es MUY fácil localizar a alguien a quien le da por intentar tocar los cojones.

Sólo hay que mirar las estadísticas que te da el propio contador del blog con hacer un solo clic:


Y así nos encontramos con el propietario de la IP nosecuantitas, que se conecta por Ono/Auna/CtC/Menta desde Barcelona, Catalonia, Spain, con varias visitas a lo largo de distintos días. Y se ha descargado la foto de Brendan Fraser y de unos Abba falsos que puse. Y bla bla bla bla. Para más inri, tiene la IP estática, que anda que no hay que ser lerda para intentar ir de troll de esa manera.


Cariña, no voy en plan jacaresa (de hacker, jacaresa) pero, créeme, no me resultaría nada difícil localizar tu teléfono, número de tinte y Supermercado DIA más cercano. Es lo que tiene haber sido puta de joven, y qué lástima que yo no sea un psicópata con manía persecutoria, jo. Ah, y borrar comentarios es igual de fácil.





Ah, creo que no hace falta decirlo, pero la entrada del lunes no iba por recriminar a los lectores, faltaría plus, sino al blogger que lo escribe, uséase moi.

Blog Widget by LinkWithin