MESTALLA EL PC


¿Otra entrada sobre fútbol?
Pues sí y no.
¿Estoy siendo abducido?
Pues sí y no.
¿Soy la sumisa que te dio
nueva ilusión en el amor
soy lo prohibido?
Pues mira, no.

La entrada de hoy viene porque durante todo el lunes he dejado el pecé que descanse un poco porque no le he dado tregua en los últimos días.

Si ya entre mis amigos tenía fama de jacaresa (que no me lo explico, pero bueno), lo de esta semana pasada ya ha sido el puro exceso.

La cosa empezó por la CycloDS de nuestros múltiples sobrinos...


Y ahora tenemos tuneada la Wii.

Joer, es que una vez que la compras, juegas al tenis y acabas ganando a la puta de Sara, se te quita el gusanillo; y después de picar un par de veces gastando los 50/60 lereles que cuesta cada juego en auténticas mierdas y considerando que yo nunca he sido muy de consolas y tengo una edad... la tenía acumulando polvo.


Mi tx dice que no había pasado tanta vergüenza en su vida como en la tienda del tuneado (no debe de contar cuando me saca de paseo los domingos por la tarde por la alameda, yo recién de peluquería, con el traje de chaqueta, las perlas y el abrigo de ramuské y él con la gabardina de bonito, agarrándome de un brazo mientras con la otra mano se sujeta el transistor, digo yo). A lo que voy, que la tienda es minimini, caben tres personas dentro, y para entrar se forman unas colas alucinantes en la calle. El público viandante pregunta que qué regalan ahí dentro.


El caso es que una vez tuneada, hay que conseguir los juegos. Y cada juego ocupa 4 gigas y pico. Con la cuenta rapidshare hay que tener cuidado, que tiene un límite de 25 Gb en cinco días, te la puedes fundir sin darte cuenta y se te bloquea durante un huevo de tiempo. Una premium en megaupload por dos meses son 15 euros. Lo consideramos aceptable, nos dimos de alta y hala, a descargar.
Hemos comprado en el chino de abajo (no todo va a ser pirateo, caramba) dos carpetitas monísimas en la que cada uno almacenamos nuestros juegos: en la del tx, los de deportes, coches... en la mía, el de las Bratz, el de Agatha Christie, uno de una bolita de mercurio supermona que cambia de color...


Pues eso, en cuatro días hemos descargado cientiveinticientas cosas y el pecé el pobrecito decía que no podía más.


Y desde luego la Comisión curryvalenzuelesca para desterrar a los Teletubbies de la televisión por gays y mariconazos no tiene razón. La Wii no es una consola gay sino probugarrona: ayer acabé echando un partido al Pro Evolution Soccer 2008 y viendo el final del Zaragoza-Real Madrid en La Sexta.



Tinky-Winky es maricón

NO SÓLO DE PORNO VIVEN
LAS DESCARGAS ONLINE


Corredero, Maggie: tan reacio tan reacio, y ahora se descojona con los conejitos de los raving rabbids.
Pikitonis, Yunzapito: ¿para cuándo una partida online?


Blog Widget by LinkWithin