Saturno Contro. Una de llorar.

El problema de tener un amigo aficionado al cine y la música más raros, fervoroso fan de engendros tipo Juan Gabriel o Alejandro Fernández, devoto de La Muertita (la Dúrcal) o de Gracia Montes, amante de la música turca, el flamenco más trash o las últimas novedades en indielectrónica, es que no sabes si hacerle caso cuando recomienda algo, porque tan pronto es un coñazo insufrible (ojito cuando le da por las mejicanadas insoportables o las sorpresas coreanas) como un hallazgo imperdonable de habérmelo perdido.

Y esta vez ha acertado. Gracias por recomendarme Saturno Contro, la película de Ferzan Ozpetek, el turco/italiano. De él ya había visto yo Hamam, que me pareció interesante sin ser maravillosa, y Le fate ignoranti, que me pareció una visión excesivamente estereotipada e idealizada de "la vida cotidiana gay". Su tercera película, La ventana de enfrente, no la he visto, a pesar de que tenía como protagonistas a los impresionantes Raoul Bova y Giovanna Mezzogiorno.

Tenía intención de haber ido a verla, pero entre que las pelis que no son megaproducciones duran una semana en cartelera y que el tx no va a ver cine en V.O. pues se nos acabó pasando.

Hasta que la obtuve vía mula, en italiano y con sus subs correspondientes, que uno está acostumrbado a la ópera, pero no tiene nada que ver.

Saturno Contro es una peli de las de llorar. Empieza como comedia costumbrista de grupo de amigos rondando la cuarentena con sus problemillas personales, y pronto presientes que va a pasar algo, y te temes lo que es y no quieres que pase... y pasa, y lo pasas fatal y... entonces descubres que quedan 45 minutos más de peli. ¿Qué va a ocurrir entonces?


Pues nada y todo. No ocurre nada relevante, es dar más vueltas a los mismos temas en una invitación a la reflexión, que nadie se espere giros argumentales sorpresa, momentos efectistas o conversaciones trascendentes. Lo bueno que tiene esta película es que trata situaciones cotidianas.


Todos los intérpretes están excepcionales y hay algunos personajes que están muy bien construidos:

- el padre y la madrastra de Lorenzo
- Antonio (Stefano Accorsi, estropeadísimo), que no entiende por qué no puede sincerarse con su mujer.
- La psicoanalista ideal (Margherita Buy, divinísima y cuasi ceciliarothizada) cuya vida no es tan ideal.
- Su hija, una auténtica monstrua.
- El hombre que no es gay, sino maricón, que lo de gay se le hace demasiado moderno.
- El chavalito fascinado por las nuevas amistades.
- Y, sobre todos, la enfermera que prefiere hacer ganchillo a drogarse.


Saturno contro tiene sus momentitos trampa para hacerte soltar la lagrimita y, créeme, si tienes el día tonto te puede entrar una congoja de cuidado. Además, está el impresionante Luca Argentero como protagonista, que también es un aliciente. Y la banda sonora está cuidadísima, con un temazo tan apropiado como éste:



Desde luego qué mala suerte han tenido las películas de Ozpetek en España. Primero a Las hadas ignorantes las dejan en singular: "El hada ignorante" (¿por qué? lo mismo el de la productora no vio ninguna S en el título original y lo puso a cholón según se le ocurría loq ue podría decir). Y a Saturno en contra, que se refiere a la astrología, la traducen como Una vida no basta. Ah, grandes misterios de la distribución cinematográfica en este país.

Ay, yo me he tirado casi todo el finde con esto de

Abbracciami e non lasciarmi qui



Como siempre, haciendo clic en las fotos se hacen más grandes.
Me da que voy a tener una semana más moñaaaaaaaa.

Blog Widget by LinkWithin