Empieza el trajín


Andrea Chénier, de Giordano, en el Liceo (liseu) de Barcelona, la semana que viene.

¿Os acordáis de la película Philadelphia (de Kraft) con Tom Hanks montando un numerito tremendísimo mientras escuchaba a la Callas cantando un aria de esta ópera?



Pensad: 1993/94 aprox. Cuando todavía no se habían desarrollado los tratamientos de cócteles de fármacos y decir sida era decir muerte, decir gay era decir sida y decir amante de la ópera era decir gay (casi casi). Un par de amigas mías me llamaron contándome que habían llorado de lo lindo con esa escenita porque se habían acordado mucho de mí. Coooooññññño.

12 comentarios :

Beatriz dijo...

El Denzel está que lo clava en esa escena... impagable su careto de por un oído me entra por el otro me sale... pero que acabe ya por dios!!! Me recuerda a mis amigos cuando les monto el numerito de la ópera de turno, incluso lo de mirar el reloj sin cortarse ni un pelo jajajaja

Reputada dijo...

¡Cuánto daño ha hecho el cine americano a las causas que pretendía defender, cuánto!.

Salarino dijo...

Cielos, qué recuerdossss... Estaba en San Francisco de profe y me invitaron al estreno; no os podéis imaginar lo que supuso la película en esa ciudad, fue una auténtica conmoción (del cine se salía gente llorando a moco tendido, y mira que el americano medio, sea gay o no, es de poco llorar). Menudo tipo tenía yo entonces, por cierto.

Maggie Wang Kenobi dijo...

Que bonitos momentos para acordarse de ti, sisisi. Yo prefiero pensar en ti cuando veo alguna peli ponno, ya vesss.

Nils dijo...

Yo estoy con Maggie, me acuerdo más de ti cuando veo porno jejeje

Peritoni dijo...

Vaya puesta en escena, hay que estar con la cabeza inclinada a un lado todo el rato.

Ay, aquellas amigas tuyas, con los bolsos en plan hoguera en el centro del corro.

Pasaelmocho dijo...

Nils, Maggie... CERDAS.

Y yo pretendiendo poner un mensajito serio y culto. Anda que...

Philadelphia fue un bombazo aunque en su forma no fuera más que un drama de batallitas judiciales. Insisto en recordar la época en la que se hizo, justo después de la regresión ultraconservadora de la era Reagan, cuando los enfermos de sida eran tratados como apestados.

No estoy tan de acuerdo en que hiciera daño, repu, fue una llamada de atención.

Salarino, a ver, fotos de ese tipín.

Peritoni, rey, no te metas con el "handbag dancing" de mis amigas.

MM de planetamurciano.tk dijo...

Pos pese a ese contexto ke usted nombra, en su momento salí muy enfadado con la peli; me pareció tan light, tan telefílmica.

Maggie Wang Kenobi dijo...

Hablando de ponno, que hoy me he cruzado por la calle con el Francesco di Machio ese como se diga y también me he acordado de ti, jaté tú.

Sr_Skyzos dijo...

Si claro. En mi grupo yo todavía era hetero pero teníamos un gay oficial. Y salimos todos llorando del cine y mirándolo a él. Como si fuera un apestado... Vivir para ver.

Shepperdsen dijo...

A mí esa película me hizo tener miedo de ser gay (era muy jóvena e influenciabla), así que ná, otra razón más para explicar que me metiera en el armario unos cuantos años más... :S

Reputada dijo...

Amos Mocho que es la típica peli de los maricas son muy sensibles, a TODOS los maricas les gusta la ópera, más estereotipos por segundo no se pueden meter.

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin