¿Quién cumple años hoooooy?

Felicidades, rei.

Y ahora, en serio:

¿Qué hacen 12 maricas despidiéndose a gritos durante veinte minutos en la puerta de un restaurante a la una de la mañana con la rasca que hacía esta noche en Madrid cuando podrían haber hecho lo mismo dentro del restaurante sin pasar frío?

Misterios del universo.

Divertidísima la cena y di que sí... hay que colonizar espacios heteros, que anda que no se lo han pasado teta los de la mesa de al lado y la pija de las gafas de sol en el pelo viendo cómo nos saludábamos (y viene otro, y otro, y otro, decían alucinados). Pero es que a ver: saludándose a besitos si no recuerdo mal me salen combinaciones de doce elementos tomados de dos en dos x dos besos por saludo x dos veces (llegada y despedida). [2x2x12!/2!x(12-2)!] El despiporre.

Y de lo que se entera uno en esas cenas: más de una década conociéndonos y sale el tema del fetichismo de los calzoncillos sudados por primera vez en público (en privado ya me lo había confesado el susodicho). Lo que no sabía yo es la capacidad de las distintas materias textiles en retener o potenciar ciertos olores. Interesante, interesante.

Mañana te escribo lo de la tienda esa en el 11870, ains, hijo, prometío.

Vale, es una entrada muy personal, pero es mi blog, ¿no? Anda coño.

Blog Widget by LinkWithin