La maldición de la varita mágica ROSA

Después de un fin de semana realmente agitado (agitado con coctelera y máquina de hacer daiquiris, por supuesto), retomo otro artículo de la guía portátil de Kathy Cordero del entendimiento por fascículos coleccionables:

LA MALDICIÓN DE LA
VARITA MÁGICA COLOR ROSA

Aunque a priori parezca un título bastante extravagante, la maldición de la varita mágica rosa es muy habitual y por definición le ocurre al sexo opuesto, es decir, a ELLAS (las de verdad, no las petardas).

Imaginad la escena, trágica donde las haya: Una chica se mira en los ojos de su amado, pero esos ojos están precisamente intentando captar la atención de los de todos los chicos del lugar. "Pobre chica, ¿es que no se da cuenta?", se preguntan todos los gayses presentes y algún que otro entendedor.

Los hombres gays y las mujeres hetero tenemos un montón de intereses comunes (los hombres, por ejemplo). Es inevitable que alguna ingenua no sepa reconocer la diferencia entre el amor verdadero y la coincidencia de una afición mutua por las películas de Brad Pitt o las manualidades de macramé.

Los primeros síntomas de la maldición de la varita rosa - la desafortunada propensión de algunas mujeres a enamorarse SÓLO de gays - suelen aparecer en la universidad, aunque a veces es más precoz.

Veamos el caso de nuestra querida amiga, la pobre Cati, totalmente colgada de Robi, que es el chico que mejor baila de toda la facul, es tan simpático y viste siempre tan puestecito y tan moderno... Lo que Cati no sabe es que cuando después de bailar juntos los últimos éxitos de Roser y Malena Gracia perfectamente coreografiados, Robi la deja en el búho de vuelta a su casa, él y sus íntimos amigos siguen por ahí de coreografías... entre ellos. Desgraciadamente, después de saber la cruda verdad, Cati rompe con Robi y empieza a salir con Miguel, que casualmente tuvo un escarceo con Robi durante el primer cuatrimestre. Cati, nena, TIENES LA MALDICIÓN.

Un consejo a todas las Catis de este mundo : Si él "no es como los otros chicos"... despiértate y déjanoslo a nosotras.

1 comentario :

Casanova dijo...

tù crees que las mujeres no se dan cuenta?.Jejejeje.
Yo creo que algunas mujeres piensan que aùn sabiendo que son gays,ellas los pueden cambiar de opciòn,y otras mujeres/esposas,aun sabièndolo lo aceptan,conozco dos o tres casos.Y no sè que hace a una mujer joven,universitaria y con trabajo propio a aceptar vivir con su querido esposo/gay/promiscuo.Suelen decir "los hijos",pero yo creo que es mentira.La culpa es de estos gays que aùn no se aceptan,que necesitan ser socialmente aceptados,que pinta mucho una esposa y un hijochiquitìn todos juntitos en una boda o un bautizo,claro que por las noches todas las cabras tiran al monte y pone a cada uno en su sitio.La querida esposa duerme al pequeñìn y se pone el pijamita y el esposo/gay/promiscuo se va por ahì a buscar pollitas allegres

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin