Memes y balanzas

http://www.periodistadigital.com/imagenes/2016/01/22/annagabriel720_260x174.jpg

Ayer domingo terminó oficialmente la temporada navideña en casa de los Tx-Móchez. Contrariamente a lo esperado, no fue nada traumático. Como Tx trabajaba, le envié un vídeo timelapse de mí mismo subido a una escalera quitando los adornos del árbol y se deprimió, pero luego cuando por la tarde llegó a casa nos pusimos los dos pim pam pim pam y por la noche ya teníamos todo desmontado, guardado y...¡aspirado!, que hay que ver la de mierda que suelta la decoración navideña, coño.

Prueba de adivinación aramisfustérica:
¿cuál de estas tres puertas es la nuestra?

Y ahora a hacer balance...



Empezamos con los memes. ¿No te han enviado sopotocientos tíos desnudos con gorrito de papá noel o de reyes magos? Aburrimiento total pero bueno, son las fechas. El único que de verdad me ha hecho mucha gracia y he reenviado ha sido éste:

Llámame vieja o mojigato, pero paso de que
Google me vuelva a censurar el blog otra vez

Y los vídeos cursis de Whatsapp. ¡Por favor! Que no los ve nadie, ¡que son los nuevos PowerPoint!

Y ya la fotito del niño o niña de las uvas de nochevieja... creo que me llegaron por lo menos seis. 

 
Que sí, que vale, que yo también mando una imágenes o vídeos para felicitar el año en vez de hacer una llamada telefónica (mentira, que también llamé), pero al menos ¡salgo yo!


¿Y cuántas veces te han mandado el meme de Morticia Addams? Por lo menos una o dos en cada grupo de Whatsapp que estés plus tres o cuatro amigos graciosillos.



Pues bien, lo he hecho y... peso lo mismo que a principios de diciembre, incluso un poco menos (lo que no quiere decir que no siga estando hecho una foca, hecho que mi madre me recuerda cada vez que me ve, es decir, unos seis días a la semana).

¡Y eso que no he ido al gimnasio #yonodigogym en tres semanas!
¿Pereza, frío, dejadez? No

LUMBALGIA

¿a que ya te has fijado en el presentador?

Yo no sé a qué achacarlo, si a que me pasé de resistencia en la clase de spinning o a que luego fui acasa de una amiga a cenar y tenía la calefacción estropeada... el caso es que me dio un dolor lumbar fuerte la noche del 28.

28 jueves... queda el viernes y después el finde de locura de nochevieja. Si voy al médico me manda a casa con un ibuprofeno, y eso no. Así que le eché drama. Me presenté al día siguiente diciendo que tenía un dolor insoportable, que no me podía ni mover y que me había tomado Enantyum y no me hacía nada. A ver, el dolor lo tenía, pero la dosis de gran dama del teatro la puse extra.
¿Y cómo me mandaron a casa? Pues con una inyección y



Con lo cual estuve tres días más dopado que Lance Armstrong. Lo mejor, los comentarios de mis amigas: ¿cómo has hecho para conseguir tantas drogas? Y ahora que lo pienso, hubiera dado positivo por opiáceos en un control de tráfico, ¿no?



El caso es que gracias a ello pude aguantar como un jabato la cena de nochevieja (la del tiramitú), en la que nos juntamos once y lo pasamos estupendamente. Vimos el vestido de la Pedroche (que ni fu ni fa), brindamos con champagne rosé y tomamos las uvas con la Igartiburu. Luego ya Tx y yo nos retiramos mientras nuestros amiguitos se iban al selecto y elegante local Medias Puri, donde aseguraron pasárselo muy bien y codearse con famosillos de la farándula.



Y así hemos aguantado kilo más kilo menos hasta el desfase del megafiestorro despendoladísimo del AMIGO INVISIBLE (digno de otra entrada de blog).

Y los reyes me han traído unas zapas con unas calas para seguir con el spinning y me vuelva a dar lumbalgia así que... estamos igual que estábamos, o sea, ¡¡¡dame todo el roscón que ha sobrado, que en el Aldi estaba de oferta!!!



Que nos queda hablar de otros regalos de reyes, la cabalgata, la prohibida y tal, pero se hace muy largo...

Blog Widget by LinkWithin