Stage Fright, ¿los musicales vuelven gays a los niños?

 
Una mezcla de musical y película de terror. ¡Toma ya! No me preguntes cómo llegó la película Stage Fright a mis manos. No lo recuerdo. Pero el caso es que me la tragué del tirón uno de esos findes por la mañana cuando tx se va a trabajar y me deja en casa planchando.

La traducción literal de Stage Fright sería "Miedo escénico", que es lo que le da a Pastora Soler cuando se entera de que Edurne va a ir a Eurovisión o a Joaquín Sabina cuando no quiere hacer los bises de su concierto, cosa que le viene muy bien a su público, que ya tiene una edad y no aguantan tanto tiempo sin ir a hacer un pis.
Pero a lo que voy, que me lío.

Bajo el título Stage Fright puedes encontrar tres películas (bueno, si buscas en imdb te salen una docena, incluyendo hasta episodios de Scooby Doo)


1. Pánico en la escena (1950). Una de Hitchcock con Marlene Dietrich y Jane "Angela Channing" Wyman (vale, Belinda). Tramposa, no me parece gran cosa.



2. Deliria (1987). Titulada en España "Aquarius" por alguien que sólo vio los primeros cinco minutos. Un post giallo italiano la mar de delirante, como su nombre original indica.


y 3. la que nos ocupa hoy, la mismísima Stage Fright (2014)

Stage Fright 2014 es una cosa rara.
Como has leído, es una mezcla de película musical y de terror. Juntos pero no revueltos. Es decir, hay partes musicales, partes slasher pero no es un musical de terror. 

Te cuento de qué va:

La acción transcurre en un campamento de verano que es una especie de escuela de artes para musicales. Allí estudian interpretación, música, aspectos técnicos... y el colofón es la representación de un musical al final del campamento. Todo muy friki, ¿no?

El musical que se representará ese año es "Haunting at the Opera", una obra con la que una famosa cantante de Broadway tuvo un pequeño incidente diez años atrás. Y fíjate tú por dónde que en ese campamento están los hijos de dicha cantante.

Pero alguien parece que no quiere que esa obra sea representada, ¿y cómo va a evitarlo? Pues organizando una escabechina, que es lo suyo.


Y en esto mezclamos El Fantasma de la Ópera, Carrie, Jesucristo Superstar, Sonrisas y Lágrimas (The Sound of Music), Grease, Viernes 13, un episodio de Glee y todo lo que se nos ocurra.

¿El resultado?
Desigual. Porque desbarra entre géneros y si bien al principio tiene un sentido del humor muy ácido, a partir de la mitad, el film se convierte en un slasher típico y tópico. Al final no le gustará a los amantes del musical, ni a los del terror. ¿Y a quién le puede gustar? Pues a mí, jejejeje.


Porque hay que reconocer que la película tiene un inicio fantástico. La propia productora ha colgado los diez primeros minutos en Youtube, conteniendo la primera escena a cargo de Minnie Driver, y los títulos de crédito con la llegada de los niños al campamento. Bestial. Por favor aguanta todo el clip, de verdad que merece la pena y además te haces una idea de la mezcla de estilos:


Y no he podido dejar de descojonarme de risa ante la alusión de si los musicales vuelven gays a los chicos. Porque sale uno que se declara totalmente hetero y que se acuesta con chicas pero los musicales lo vuelven gay (I'm gay, I'm gay but not in that way) en el sentido de dejarse ir.

Llegamos a un tema de siempre: ¿por qué son TAN GAYS los musicales? ¿Porque nos dan ganas de extender los brazos y salir cantando y dando vueltas cual Julie Andrews puesta hasta arriba de avemarías en una colina de Austria?

Este mismo personaje -el hetero- tiene otra fabulosa línea de texto un poco más adelante:


La peli es curiosa, se deja ver. Como ya he dicho, a partir de la mitad cae y no remonta, pero si tienes tiempo (y ganas), te resultará entretenida.

Ah, está dirigida por Jerome Sable, que es también el autor de las canciones, y protagonizada por Allie MacDonald (que tiene cara de cheeseburger -#festivaldelhumor), Meat Loaf (síiii, el que cantaba con Bonnie Tyler y salía en el Rocky Horror Picture Show) y Minnie Driver, que está muy, muy en su papel.

El tráiler no te lo pongo porque, como siempre, destripa más de lo que debe. Para más información, mira esta página o su imdb.



Así que para este finde tienes una de mis NO-recomendaciones.

4 comentarios :

Christian Ingebrethsen dijo...

La ví poco después del verano y coincido contigo, es como la versión slasher de Glee aunque tal mescolanza se le acaba atragantando al director y por eso va perdiendo fuelle pero me ha gustado bastante. Además siempre es agradable volver a Minnie Driver. En cuanto a musicales de terror creo que te gustará Repo The Genetic Opera, inferior a Stage Fright pero bastante loca.

desgayficando dijo...

Pues me ha interesado tanto que la he puesto a bajar .... digoooo estoy buscando dónde comprarla ahora mismo, sobre si los musicales son gays, pues no se, pero a mi me encantan los musicales (guiño, guiño).

un-angel dijo...

Jajaja, que divertida no-recomendación.
Es cierto, merece la pena dedicarle los diez minutos al clip porque es un descojone, me ha encantado. Como el desgay, también voy a ver si me la pongo a baj....esteee...a buscar en los comercios de mi localidad para hacerme con ella cuanto antes, jaja.
¡Feliz fin-de Mochez!

Haddoquin dijo...

Uhhh, los diez minutos tienen muy buena pinta. A ver si: 1) logro posar en casa; 2) una vez en casa, sentarme sin la fregona en la mano...

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin