La isla mínima

 

¡Hola, putas!
¿Qué tal el finde?
¿Bien?

Pues yo hoy aquí...
¡Más cine!
Y esta vez en sala.

La Isla Mínima, un martes a las 19:40 horas en un cine de CCR
4 personas en la sala, incluyéndonos a nosotros.
Superamos el récord que tuvimos con "Abajo el Amor" en el Canciller, que fuimos 5 (Miss Paris Morgan, Tx, yo y una pareja).

Y ahora dirás "pero si tú eres un piratilla de esos que ve todas las películas en casa, bajadas de internet y con sonido de micro dentro de ataúd". Mentira, no todas.
Pero es que también mi amigo PopChubby me ofreció un par de invitaciones que le dieron por mandar stickers en Line y que no podía disfrutar porque en su lugar de residencia no hay cines acogidos a la promoción. (Vaya pedazo de frase horripilante que me ha salido).

Y las alternativas para ver eran... jooooder. o el Mortadelo de Fesser (que no de Ibáñez), o memeces para críos, o Interstellar (y no nos apetecía estar 3 horas en el cine). Así que elegimos La Isla Mínima, que lleva ya casi tres meses en cartel.


Y oye, nos gustó.
Gracias, Popy.

Película española policiaca.
Básicamente se trata de "Los hombres que no amaban a las mujeres" en versión sevillana.

Porque es calcadita:
Argumento truculento en un ambiente de paisajes abiertos y personajes que se callan muchas cosas.

Pero está muy bien.
Primero la historia: es muy sencilla, casi simple. Dos policías investigan la desaparición de dos chicas en un pueblo andaluz.
Luego la ambientación: los paisajes de las marismas del Guadalquivir se convierten en un personaje más de la película.
La recreación histórica: España, año 80. Los que hemos vivido esa época lo sabemos: España no era NADA moderna por entonces. De hecho hasta después del intento de golpe de Tejero, se respiraba una marcadísima confrontación ideológica. Se habla de las huelgas, de los caciques, de los fachas, de "cómo funcionan las cosas". Y la estética, porque en muchas pelis se creen que con poner un coche antiguo, un teléfono Heraldo o Góndola o que las protas fumen cigarrillos Eve ya han dado con la ambientación de la época. No, hay que currárselo, y aquí lo han logrado.
La tensión: Lo dicho, un argumento muy lineal consigue mantener la atención durante más de hora y media de película, con escenas de acción muy bien filmadas.
La fotografía: Que refleja perfectamente ese ambiente gris y tétrico.
Las interpretaciones: Salvo los padres de la niña (ella totalmente fuera de sitio y él algo exagerado), todas son muy buenas. A destacar al furtivo "tontolpueblo" y los protagonistas, Raúl Arévalo y Javier Gutiérrez, que están excelentes.

 
La resolución de la historia puede parecer precipitada y dejar algún cabo suelto. A mí me ha parecido que queda todo bastante clarito, y me remito a la frase "así funcionan las cosas". De todas formas prefiero ese final, que no es que fuera previsible sino que era el lógico, a uno con un giro inverosímil de guión en el penúltimo minuto.

Sí que se quedan cojas algunas subtramas laterales que no quedan resueltas pero que como espectador me hago a la idea de que todo iba a seguir como hasta entonces.

En fin, que una película española de muy buena factura y en la que no chirría nada.
Ahora, si te gustan las explosiones, los superhéroes de las galaxias, los simios, los reyes mariquitas, las animadoras descuartizadas y los monstruos, lo mismo te parece un aburrimiento.


Blog Widget by LinkWithin