¡Muero de glamour!




http://mundoeroticogay.com/wp-content/uploads/2014/10/Tommy-Defendi-fucks-Mike-Dozer-1-26-10-2014.jpg
 
Siempre lo he dicho: a mí la moda, lo fashion, las marcas, las pasarelas mercedesbenz etc... me la repanfinflan. Es que no me interesan nada de nada. Por eso cuando amigos y conocidos se llevaban las manos a la cabeza al comentar acerca de egobloggers malenis que se creen Paula Echevarría (otra que tal baila) y llenan espacio internético de su blog con fotos suyas en las que muestran lo que se ponen cada día sólo para que las inviten a la pasarela cibeles a vaciar las papeleras de los stands la verdad es que para mí era como si hablaran de extraterrestres.

http://mundoeroticogay.com/wp-content/uploads/2014/10/Tommy-Defendi-fucks-Mike-Dozer-2-26-10-2014.jpg

Pero llega un punto en el que a uno le tocan su lado sensible, y es cuando ve un reportaje de una egoblogger fashionista realizado en el gimnasio al que voy, con una pretenciosidad que asusta: "¿entorno privilegiado rodeado de parques?" ¡Si es un polígono! No me he podido contener y aquí va mi reacción:

¡¡¡Muero de glamour!!!


Ir a un gym a entrenar no quiere decir ir hecho un zarrapastroso. En la vida hay que tener glamour, y yo procuro mantener mi estatus de egoblogger fashionista en cualquier momento, no sea que las envidiosas me pillen en un renuncio y me usurpen el trono de bloguero de lo que está de moda.


Todas las mañanas corro a entrenar a mi gym porque es muy sano y así por la noche puedo sacar sin remordimientos la tarrina de helado de 2 kilos del filorífico, hincar el coño en el eskai y comérmelo mientras veo Sálvame Deluxe (el helado, no el eskai).


Mi gym está situado en un entorno privilegiado. Es un polígono industrial y tienes alrededor un montón de solares para sacar a hacer caca al perro. Para comprar tienes un HiperCash de esos, donde hay unos prácticos botes de 5 kg de mayonesa. Si te sientes más fina, hay un centro comercial con su maravillosamente diseñado aparcamiento. Si tienes suerte y te toca el día sin IVA de Media Markt puedes tardar más de media hora en entrar. ¿No es genial?


http://mundoeroticogay.com/wp-content/uploads/2014/10/Tommy-Defendi-fucks-Mike-Dozer-6-26-10-2014.jpg

Yo para las compras de emergencia recurro a Hiper Asia, donde me agencié esta elegante sudadera de felpa color azulón con letras doradas. Soy la sensación de mi gym ¡La moda de Hiper Asia cambia cada temporada y los precios son sensacionales! Además, siempre que entro enchufo el Shazam para enterarme de qué canciones son las que allí suenan y así estar a la última.



Las gafas son copia de Rayban y me las encontré en un autobús, se las debió dejar alguien.
Los pantalones son de la prestigiosa marca Tex, comprados en el Carrefour ¡y sin necesidad de ir a dar una vuelta con el coche a la parte trasera!

http://mundoeroticogay.com/wp-content/uploads/2014/10/Tommy-Defendi-fucks-Mike-Dozer-9-26-10-2014.jpg

El complejo de naves en el que está mi gym además favorece la movilidad ciudadana, promoviendo el uso del transporte público porque si vas en coche y le aparcas en la puerta a los de al lado (que no sabemos qué hacen, lo mismo es una tapadera), se mosquean y te llaman a la grúa. Para llegar tienes un maravilloso autobús que, después de dar doscientas vueltas durante tres cuartos de hora, te deja en un distrito periférico. O sea, el mismísimo corazón de la ciudad.


Mi gym  tiene dentro un montón de máquinas que no sé para qué sirven, pero la gente se sube encima y suda mientras por los altavoces suena Máxima Fm. El público es muy variado: hay hombres y mujeres. Yo ya me he hecho mi propio grupito de malenis de Whatsapp para hablar de ir al mercadillo de Barajas donde hay una gitana de confianza que vende los leggins a un euro. Luego se puede combinar con cualquier top de Decathlon. Entre serie y serie de ejercicios hablamos de la diferencia entre popcakes, cupcakes y bukkakes.

Mi gym tiene clases de bici, pero yo no voy porque no tienen cesta y no puedo poner mis cosas mientras me ejercito. También hay zumba, que es ir a levantar los brazos mientras te ponen latinadas con raps de Pitbull. Es lo más. Luego hay unas clases con unas letras muy raras como EF, FAP, GPA... que me suenan a drogas de diseño, por eso tampoco voy. Un día fui a Pilotes... o a yoga, no me acuerdo, porque me dormí.


 


Los vestuarios son muy entretenidos porque siempre hay chicos ultramusculosos con el pubis rasurado preparándose batidos con polvos de proteínas mientras hablan de complementos energéticos, de los nuevos tatuajes que se han hecho y de cómo sus novias se enfadan porque pasan más tiempo en el gym que con ellas.

En la foto de arriba, mi botella de Agua Solán de Cabras que tengo desde hace dos años y relleno en el lavabo, una toalla que me tocó en un sorteo y unas zapatillas que son auténtica imitación de Reebok y que las pillé por Aliexprés. Tardaron un mes y tres semanas en llegar y luego tuve que pagar veintitantos euros de aduanas pero estoy contento porque no se nota nada que son Made in Taiwan. Obsérvese la perfecta conjunción de colores, siendo la botella de agua la que proporciona el toque original al ser azul.


La camiseta amarilla es de a 5,95 en Sport Zone, la franquicia portuguesa de ropa deportiva barata. El negro destiñe y las letras de la marca se van yendo con los lavados, pero si no la sudo mucho puedo llevarla hasta tres días seguidos. Con rociarla con desodorante vale.



Como soy muy escrupuloso, no uso las mismas tenis en el gym que para ir y volver, así que para el trayecto hasta casa uso estas zapas sin cordones de última tendencia que compré en la zapatería alemana gigantesca Deichmann. Son flexibles y supercuquis.

Los calcetines pikis son de Primark, 3 pares por 3 euros. Y casi 20 minutos en la cola de las cajas.



Por último os enseño la mochila en la que llevo la toalla, la crema para las durezas de los pies y la barrita energética de cereales. Es de importación: la compré en unos chinos de Leicester Square en Londres en un viaje que hicimos con la parroquia en autobús desde Parque Europa. Los remaches son de cinta americana reforzada con pegamento Gomafer, que le da un toque galáctico más moderno.

Ya sabes, no hace falta gastarse una millonada para ir correctamente vestido a tu gym, por muy lowcost que sea. Si yo puedo morirme de glamour... tú también.


N. del A.

Esta entrada es, evidentemente, una parodia que debe ser tomada con sentido del humor. En ningún caso el autor ha intentado realizar burla de egobloggers fashionistas ni es intención perjudicar la imagen del gimnasio al que orgullosamente pertenece como socio. En el caso de que alguien se sienta ofendido se ruega comuníquese en el correspondiente enlace de email de la columna derecha.

5 comentarios :

Alberto CC dijo...

xDDDDDDDDDDD

Haddoquin dijo...

¡El trono bloguero no te lo usurparán! Ggggrrrrr. Si hasta conviertes en un evento divertido ir al gimnasio... :)

Anónimo dijo...

jajajajajaja! Casi consigues que me muera de la risa! Tus post son siempre geniales, pero el de hoy es descacharrante.

PasaElMocho dijo...

:)

Anónimo dijo...

Que pantorrillas!!!

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin