Agosto: Bernarda Alba in Southfork, by Tennessee Williams

 
El domingo el Tx y yo vimos la película AGOSTO (Condado de Osage), basada en la obra de teatro de Tracy Letts que ha tenido nosecuantosmil premios y que el año pasado fue un gran éxito teatral en España.

En principio, el planteamiento de Agosto no es nada que no nos hayan contado antes: familia presidida por matriarca controladora que se reúne y empieza a despedazarse entre sí, aflorando todos los rencores, secretos y tensiones que había entre ellos, todo ello enmarcado en un ambiente opresivo.

Pese al intento de hacerla "peliculable", no puede esconder su origen teatral: está pensada como un tour de force para actrices de carácter que aprovechen para desplegar todas sus habilidades dramáticas. Y en ello reside la fuerza de "Agosto" y eso es lo que hay que disfrutar.

Nos vamos a un rancho en un estado del centro de EEUU y donde hace un calor asfixiante: reunimos a toda la familia en una casa en la que han cerrado las ventanas y dejamos que Meryl Streep y Julia Roberts se dediquen a sacarse de quicio entre ellas y a los demás miembros de la familia.

Básicamente, metemos a Bernarda Alba en el rancho de Dallas y hacemos una obra de Tennessee Williams.


Y es que esta es otra, parece que Meryl ha dicho: "Hola, soy la Streep y quiero otro Oscar" porque el papel es goloso goloso, tiene la caracterización desfavorecedora que tanto le encanta a los miembros de la Academia y pasa del grito al susurro, de la risa al llanto, de la calma a la revolución, de ser una manipuladora a estar desvalida. O sea, blanco y en botella.

Podríamos decir que ese papel lo podría hacer bien cualquiera porque es un bombón, pero no: Doña Meryl es mucha Meryl y lo hace de maravilla, sin caer en el Bettedavismo.


Más complicado lo tiene Julia Roberts, que también quiere un segundo Oscar (¿alguien entiende por qué se lo dieron por aquella sosería llamada Erin Brockovich?) porque el rol de Barbara, la hija mayor, es más complejo y va evolucionando a lo largo del metraje: al principio no se entiende su sequedad, su dureza. Luego van aflorando los acontecimientos y la vamos comprendiendo mejor. Julita está contenida pero en cuanto el guión le deja aprovecha para soltarse y decir: eh, que aquí estoy yo. Si algo echo en falta de su interpretación es una pizca de ironía.

Dicen que se han llevado estupendamente en el rodaje, dicen que se han llevado a matar, dicen que la Roberts exigió una escena final para ella sola, dicen que la Streep se mosqueó mucho con eso, dicen dicen dicen. 

En fin, que mañana sabremos todo este rollo de las candidaturas a los premios. Que tú me dirás que no, pero es lo que a la gente le da morbillo. Volvamos ahora a la película.

Ya tenemos a la madre contromanipuladora, a la hija fuerte y dura... y nos queda el resto del reparto, que no es moco de pavo, porque si hay algo que han escogido con mucho cuidado en esta película es el reparto. No hay nadie que esté descolocado o que no cumpla perfectamente con su rol. Vamos por partes.

Julianne Nicholson como Ivy, la hermana mediana. Creo que la más convincente de todo el reparto y la que mejor sabe reflejar las emociones y la tensión por el secretillo que guarda.


Juliette Lewis, fantástica Karen, la hermana pequeña / no-tan-pequeña. Perfecta en su papelín (que no da para mucho) y luciéndose y llenando la pantalla en cuanto sale. Genial.

No he visto la obra de teatro pero sé que duraba tres horas y media y la película se queda en dos, con lo que "imagino" que han cortado por lo sano algunas tramas para centrarse en la guerra entre madre e hijas, porque hay personajes que están muy desdibujados, aunque todos (TODOS) tengan una escenita de lucimiento dramático. Insisto en que son los personajes los que se quedan un poco cojos, pero los actores están tremendos.
 
Ewan McGregor como el marido de Barbara. Bien. Nos quedamos con ganas de saber más de él.


Abigail Breslin (la encantadora Little Miss Sunshine) es Jean, la hija de Ewan y Julita, algo fría en su papel de adolescente, aunque ya se sabe cómo son los niñatos de hoy en día.

Margo Martindale, la perfecta tía Mattie Fae. Acierto total de casting, qué señora más fabulosa.

Chris Cooper, el tío Charlie, su marido y contrapunto ideal.

Benedict Cumberbatch, el hijo de ambos, soberbio e impactando desde que aparece.


Dermot Mulroney, el novio de Karen, adecuadísimo (¡esas melenas, por favooor!).

Y ya luego hay unos secundarios que son de puro relleno, porque el sheriff, que podía haber dado algo de juego, se queda en nada, Sam Sheppard hace ná y menos, y lo que ya no entiendo es lo de Misty Upham, la empleada india (nativa americana :), que tiene su microescena pero lo único que hace es figurar, estar ahí, me da que es a la que más han recortado.

Así que si quieres disfrutar de agosto te la tienes que tomar como una sucesión de momentos de lucimiento interpretativo. 

Porque el argumento es pelín tramposillo, casi roza en lo culebronero, eso de que cada personaje oculte un secretillo y que todos vayan saliendo a la luz en el tramo final de la película hace que cuando la estás viendo digas: "venga, a ver éste ahora qué". Pero bueno, es muy entretenida.


Pegas que le pongo:

Lo del ambiente opresivo por el calor no acaba de cuajar. Falta sudor, faltan planos de agobio, no se entiende que digan que se están achicharrando cuando van todos vestidos hasta arriba, falla la ambientación, y por lo que he visto el calor sofocante tiene que ser un personaje más de la obra.

El rollo monólogo. Para el teatro está bien, pero en el cine cansa y se acaba por desconectar. De hecho yo tuve un momento de desconexión total durante un relato de la madre a las hijas acerca de unas botas. En cuanto reaccioné me di cuenta de que no me había enterado de nada. ¡¡¡Aaaaahhh, Mocho, te has perdido la escena crucial de la película para entenderlaaaaaa!!! Bah, totalmente innecesaria, por mucho que ofrezca un lapso de calma entre tanta tensión.

No he visto la obra de teatro, así que no puedo empezar con comparaciones en plan "es que hay que haber leído la novela para entenderlo", "es que es igual que la obra", "es que el libro es mejor". No. A mí para que una película me parezca buena (o mala) tiene que serlo por sí sola, no tengo que compararla con la fuente en la que se basa, no me vale con la típica excusa de fans del Señor de los Anillos con que "es clavadita al libro" para justificar que la peli es un coñazo. No, en Agosto no pasa lo de los anillos, la peli NO es un coñazo.



Agosto es uno de los peliculones del año, hay que verla. Los que hayan ido al teatro dirán eso de "Carmen Machi estaba mejor que la Roberts" o "cómo hacía esto Amparo Baró". Tiene tensión, su dosis de sorpresas y algo muy marica: mujeres en situaciones dramáticas límite. Que me dirás tú que siempre hablo de estereotipos, pero anda que no es verdad.




2 comentarios :

Haddoquin dijo...

Resumiendo; en grados Fahrenheit de Dior, de 32 a 212, ¿cuánto le darías?

Es que este finde tenía en duda ir a ver Meryl, a Julia Roberta, a Ewan y a Sherlock, etc. o La ladrona de libros.
.

glamboy69 dijo...

Genial críticsa, mucho más divertida que la mia, des de luego!

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin