Londres en 30 fotos

 
Ah, te toca entrada de blog de las larguísimas. Te jodes.
Pues sí, la foto de la semana pasada era la portada del número de la segunda semana de QX Magazine, la revista que todo mari debe leer cuando va a Londres para enterarse de dónde tiene que ir y, lo que es más importante, cuándo.

Ah, ¿que no lo he dicho?
Tx y yo nos fuimos a Londres a visitar a nuestro amigo (y exbloguero) Yunzapito y su consorte Lady B.
Y este año no hemos hecho NADA de turismo, pero nada nada. Hay montones de sitios que nos faltan por visitar, pero lo básico ya lo tenemos trillado, y si no te remito a mi entrada de blog de hace un par de años: Londres a Matacaballo (partes 1 y 2) o ya más lejana la historia del cementerio. Tenía yo intención de visitar los Kyoto Gardens de Holland Park, pero Tx me lo desaconsejó: visitar un parque en invierno... como que no.
Pero es que, qué coño, si sólo vamos a Londres en el puente de la Consti porque a Tx le encanta ver la navidad allí.
 
Bueno, pues vayamos por partes.


1. Vuelo de Madrid a LCY (London City Airport). Ya lo conté. Sí, sale algo más caro pero compensa. Primero, porque si se saca con tiempo la diferencia no es grande. Y lo que sale de más te lo ahorras después en transporte terrestre, que desde Gatwick hay que coger el tren, a Heathrow llega el metro pero tarda más de una hora y es un parto, y los otros están a tomarpolculo. LCY está "casi" dentro de la ciudad, tienes el DLR en la puerta (el metro ligero) y en 15 minutos y por 2 libras (con tu Oyster) estás en el centro.


2. Añorando los tiempos en los que Iberia no era una lowcost y te daban de desayunar en los aviones. Con lo diver que es abrir todos los botecitos y luego volver a colocarlo todo en la bandejita. 


3. Y el avión es un LUJAZO. 4 asientos por fila y espacio de sobra entre ellas para saltar, bailar tango y echar un kiki. Además, el tiempo de espera de recogida de equipajes es menos cero.

4. Música selecta para un viaje elegante. Yurena saca nueva canción (On the dancefloor) y, como cara B, una remezcla de su "No cambié". Disponible en tu Spotify.


5. La máquina de refrescos del Burger de Leicester Square. ¡FABULOSA! Primero eliges en la pantalla la bebida: cocacola, light, zero, fanta, powerade, sprite, dr pepper... y luego sale otra pantalla con opción para echarle sirope de sabor: naranja, lima, arándanos, vainilla... ¡La Locura! 


6. Al Eros de Piccadilly Circus lo han metido este año en una bola de esas que nievan. Queda gracioso. Lo que ya no me gusta es que parece que se queda como definitiva la base con las pantallas de publicidad. Claro, como ya no hay punkies para cobrar una libra por dejarse hacer fotos...


7. No hay nada que le guste más a TX que meterse en un supermercado cuando viajamos al extranjero. Y se pone a comprar cosas raras. Nuestra primera cena fue a base de dos sopas incomprensibles: una de pollo a la hindú y otra de ajo con chorizo catalán. ¡Viva el Tesco!


8. Aquí, reposando las patorras. La casa del Yunza está tan bien construida y aislada que siendo invierno no hace falta poner la calefacción. Una maravilla.


9. Minions por todas partes. Y eso que la segunda película de Gru es una bazofia.



10. Comiendo tonkotsu en Shoryu. Cada año hay una moda nueva y este año es el tonkotsu, que viene siendo un ramen con caldo de cerdo. Vamos, una sopa de toda la vida, pero en restaurante pijo asiático de nacionalidad impredecible.


11. Por fin han dejado Leicester Square bonita, que mira que ha estado horrorosa la plaza durante décadas. Aquí, con feria navideña incluida.


12. Y en el teatro... Joan Collins, con 80 añitos, estará haciendo un monólogo en febrero. Divina.


13. Coral, después de desencantarse con lo de intentar ir a Eurovisión como sea (ya volverá, ya), ha puesto una cadena de chiringuitos de apuestas deportivas gracias a los beneficios sacados con la venta de ventiladores gigantes que usaba en sus actuaciones.




14. 15. y 16. Los escaparates de los almacenes John Lewis de este año. Bestiales. Un reno hecho con aspiradoras, un oso con accesorios de la Wii, liebres de secadores y rizadores de pelo, pavos con toallas, pingüinos con cafeteras... premio a la imaginación.


17. SweatBox. La sauna pija londinense. La Paraíso de allí, vamos, donde van los cachas. Desde fuera sólo se ve la sala de musculación, porque los cristales tienen la mitad abierta y se ve el reflejo del techo, que es de espejos. Muy exhib.


18. Prowler. La tienda a la que hay que ir a comprar.Tx y yo compramos cada uno una cosilla. Más info en prowler.co.uk


19. Escaparate de Fortnum & Mason. O dónde no hay que ir a comprar a no ser que te quieras gastar una pasta gansa en una cajita de galletas y una bolsita de té para tu tía Maleni.


20. La locura de los encufes ingleses. Ya nos fuimos con el adaptador y el ladrón para meter los cargadores de los móviles e iPad. Una instalación digna de Melissa Hindell.


21. Cena casera. Salmón y... ¡papas con mojo!


22. Barbapapá estirándose


23. La corona de plumas navideña que nuestros anfitriones colgaron en la puerta. A los 5 minutos estaban los vecinos llamando como locas histéricas a la puerta MUERTAS de envidia. Uno de los vecinos está aprendiendo español y ve la serie "Isabel". Ahora dice "infanta" en vez de princess y "nunca, jamás" en vez de "never". Muy totala.


24. Salida nocturna. No salimos mucho porque a) es caro b) estábamos derrotados de andar tolputodía y c) estaba yo con un dolor de muelas escandaloso. Pero la parada por el XXL era obligatoria. Ya te lo conté el año pasado aquí, ¿no? Pues bien, este año menuda decepción. Estaba casi vacía. ¡Y hacía un fríooooo! ¿Qué pasa? ¿Que se habían ido todas al Madbear? Probablemente, que me han dicho que Madrid estaba petada y no se podía dar un paso por el centro. También que te claven 15 pounds por entrada sin ni siquiera una copa es un robo. El caso es que la pista petarda era la desolación, como puedes ver arriba.


25. La pista central se fue llenando poco a poco, pero ni comparación con el año pasado. Muy triste. La música, muy Britni, Sophie, Rijuana... muy de marica pop (vamos, poca diferencia con la pista petarda). Avanzada la noche, los tíos se fueron quitando las camisetas y sí, hay que reconocer que el que se la puede quitar lo hace porque está de impresión.


26. La zona "lounge". Para congelarse vivo allí mismo. Terriblemente fría. Y completamente vacía. Sólo había movimiento porque es la antesala a la nave que hace de cuarto oscuro, aunque yo diría más bien zona de adultos, porque luz había y se podían ver educativos espectáculos, aunque no había mucha gente.


27. Último día en London. Visita obligada al Comptons of Soho, el clásico pub marica de Old Compton Street. te relajas, te sientas un rato mientras tomas una cerveza, ojeas el Qx, el QxMen y el Boyz y... te conectas a internet, porque tienen wifi.


28. Y bonito y elegante marco dorado para el cuadro que cuelga en los baños, avisándote de que te invitarán educadamente a marcharte del local si te encuentran "loitering" con otra persona en el meadero.


29. Compra navideña. ¡¡¡Una libra!!!


y 30. Ya lo he recomendado varias veces. La última comida la hicimos en Bodean's de Poland Street, donde te puedes comer un Pastrami Rye (bocata de pastrami) riquíiiiiisimo a un precio aceptable para lo que es Londón.

Y eso ha sido todo. Ayer no escribí porque anda que no hace frío en esta ciudad, coño, estaba semiconvaleciente de lo de las muelas y me tiré todo el día como aletargado.

¿Y tú qué? ¿ya lo tienes todo preparado para estas fiestas?



5 comentarios :

un-angel dijo...

¡Que pena lo de las muelas, Mr. Mocho!, a pesar de todo me he reído muchísimo con su crónica fotográfica del viaje ( lo de la Coral me ha hecho hasta llorar y no precisamente de la emoción ) y como me ha gustado todo...no he estado nunca en Londres y cuanto más me dice la gente o leo por ahí, más ganas me dan de escaparme unos días para hacer justo lo que habeis hecho vosotros, esto es, dar vueltas por ahí sin hacer nada ;)
...de momento he quedado encantado viviendo la experiencia en cabeza ajena, ¡gracias!

PasaElMocho dijo...

un-angel, si vas a Londres por primera vez te recomiendo visites estas entradas

http://pasaelmocho.blogspot.com.es/2011/12/horsekilling-london-1-londres.html
http://pasaelmocho.blogspot.com.es/2011/12/horsekilling-london-2-londres.html

Eleuterio dijo...

Me las imprimiré. No conozco Londres. Lo del pastrami me dio hambre, ahora, a las doce y media de la noche. En mi barrio de Buenos Aires se consigue un pastrón buenísimo, porque es barrio judío tradicional. Eso lo extraño aquí. Y los panes con cebolla y semillas de amapola.

Driver GT dijo...

Cuando vaya la próxima vez te pediré consejo, que lo básico de la ciudad ya lo conozco pero absolutamente nada de las zonas mariconciles. O de rincones poco conocidos no necesariamente mariconciles. ¡Que por lo que veo eres un experto!

Haddoquin dijo...

¡Me ha encantado el reportaje no turístico de 30 fotos! Pero ... ahhh, ¡qué mono de Londres! ¡Necesito volver! A ver si con la excusa de "Vamos a ver este musical..."

¡Con dolor de muelas en el viaje! A pesar de, espero que lo pasaseis bien.

¡Qué intriga! Curi-oso que es uno... esas compras misteriosas... :p

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin