Música selecta para veladas distendidas


*

Imagínate, es un suponer, que por casualidad estás en un club de hombres nocturnos.
Uno de esos sitios, quicir... salocirte**... sí, eso, de maricones, vamos.

Y estás tu tan embelesado con la prestigiosa música que ponen, con gloriosos éxitos tipo "Levantando las manos"


Y claro, estás con un amigo y decidimos pedir para beber algo acorde con tan selecta música.
Por ejemplo, por ejemplo... un Ponche Caballero con Coca Cola.

Que posiblemente sea lo más mariquita del mundo después del Pippermint con limón, que es de putas, y del Licor 43 con piña, que es de niñas.


Pero es que el ponche con cocacola nos sabe a... ¡sí! caramelos de Cuba Libre (nada que ver con Gloria Esfínter, please).


El camarero (pictured above) casi se vuelve loco cuando se lo pedimos pero al final agarra la botella, le quita el polvo que tiene encima y me sirve la copa. Y al darnos el ticket, veo que pone "Tía María". Lógico, la caja/pc/pantalla táctil es demasiado moderna y si pones Ponche Caballero lo mismo se cuelga.

Riquíiiiisimo.

Y como esa noche había 2x1, a mi amigo le tocó pedir la segunda, y no se atrevía porque le daba corte. ¡Le daba corte! Amos, que se esperó a que la barra se quedara medio vacía para que nadie le oyera pedir eso. ¡A su edad!

Y en esto que tomándonos el segundo ponche sonó esta canción:


(Atentos a los comentarios del vídeo en Youtube: que si eso no es música es pornografía, ¡estos no han visto una porno en su vida!).

Música elegante y sofisticada para una noche distendida, vamos.
Y empezamos a dudar: Oye, ¿y esto quién lo cantaba? ¿No es Marbelys la de la izquierda? No no no, ésa era la del vídeo anterior. ¿Y no te suena la rubia?


Hasta que se nos acercó un muchachito así como el de arriba, con un acento así con deje francés a decirnos: ¡Son Fórmula Abierta!


Que no que no que no, decimos nosotros, que ahí no está Javián, ni Geno, ni Álex, ni el poli que lo sustituyó ni la rubia que nadie se acuerda de cómo se llama o cómo era. ¡Qué sabrán estos franceses! Tragedia musical. Menos mal que los teléfonos móviles están para estas cosas. El cuarteto en cuestión resultó el conjunto músicovocal La Fiesta, del que nunca más se volvió a oír.

Y después de todo esto, nueva canción retro total:


Y sí... señores... con un grupito de espontáneos más... ¡hicimos la coreografía! que puede que haga 20 años, pero aún me la sabía. 

Y aquí empieza el drama. Porque, querida, lo de bailar en un local está muy bien... si te has duchado antes (o si el aire acondicionado está tan fuerte que inhibe la transpiración, cosa que en los locales de ambiente spanish como que no). Porque el caso es que nuestro  francés se acercó de nuevo a nosotros (ya se había hecho amigo sólo por equivocarse en el nombre de un grupo musical, qué cosas), extendió su brazo para dejar su copa en el poyete que había a nuestro lado y....

PUAGGGGHHHHHSSSSS

Ya se sabe lo que decía Raquel Revuelta de las francesas en homozapping, ¿no?


Niña, ¡REXONA, coño, Rexona!

La noche acabaría con un delirio de nylon. No se sabe cómo ni porqué, pero era la fiesta de las pelucas o algo así y sí, me tocó ponerme una.


Tx también se puso otra, pero hazle tú una foto y más con una peluca puesta. ¡Me mata!

Salimos del local a una hora decente, que al día siguiente había que madrugar. Y lo más enternecedor fue que cuando salíamos los tres, alguien dijo a nuestras espaldas: "Ya se van". Ki Monoooooo.


Lo mejor de todo es que el local al que fuimos y en el que estuvimos riéndonos, bailando y divirtiéndonos a base de bien, los fines de semana se convierte en una especie de pasarela de divinas en la que sólo falta que pongan una alfombra roja y sillas a los lados para que unos se luzcan y otros saquen puntuaciones.

A partir de ahora, a salir los martes.


 
**Salocirte = sabes lo que quiero decirte
*La primera foto corresponde a otro día y a otro club de hombres nocturnos en el que al entrar al baño tuve que gritar "A veeer, el que viene aquí a mear y no a fumar ni a drogarse dónde tiene que pedir la veeeeezzzz".

Blog Widget by LinkWithin