Eres PC eres MAC


 

 Hoy toca hablar de lo que toca, la resaca de mi 4 de julio particular, y si me sigues en Facebook ya lo sabrás:

TX apareció el viernes por la noche con un regalo de aniversario:


¡Un iMac!
HALAAAAAAAA

¡Y yo que era Windows de toda la vida!

Con lo que me revienta a mí la petulancia de los maqueros cuando desprecian a los demás por sistema, con esa autosuficiencia del "ah, es que yo uso Mac".

Primero fue la iPad. A tx se le emperejiló y la pedimos por nuestros cumples hace un par de años. Entre todos los amigos hicieron una colecta, pusimos el resto y hala, tablet que te crió.

Bien, algo pesada y... primer encontronazo con el mundo Apple: el puñetero y absurdo iTunes. Sí, señora, porque yo había renegado de los iPod y lo sigo haciendo. Qué cosa más cabreante, incomprensible y poco práctica. ¿Qué es eso de que tengo que tener todo por duplicado y que si lo quito del pc se me borra del dispositivo? Absurdeces.

Luego vino el iPhone. Más de lo mismo pero ya estaba acostumbrado. Y, francamente, después de haber visto cómo mi tx se peleaba con su Samsung, llegué a la conclusión de que para tablets, Android, porque no están tan capadas ni tan limitadas como las iPad, pero para móviles el iPhone le da sopas con honda al resto de terminales.

Y hasta aquí todo era guay, simple, verde, superverde... hasta que llegó el viernes noche.

Y me aparece con esto:


A ver, ¿qué cara le pones tú a tu chico si aparece con un regalo carisisísimo cuando habíamos quedado en que nada de regalitos de aniversario y mucho menos anillos y demás gilipolleces?

Pues nada, a cambiar el PC.

Bueno, primero a guardar toooooooda la mierda que tenía allí acumulada, claro.

Y luego a aprender a manejarlo, claro, porque síiii, un Mac es similar a un PC peeeero noooo, hay cosas que nooo y mira, yo sólo te digo una cosa

INTUITIVO LOS COJONES

Vamos, que cada vez que quería hacer algo tenía que buscar en Google cómo se hacía. Muy práctico.

Pero lo que más le ha gustado a tx es que he reordenado mi escritorio.

Estado inicial:


Todo el cablerío que tenía el PC por detrás:


Que al quitar los "aparatos" queda tal que así:

 

Comparado con lo que tiene un iMac por detrás:


Sólo el cable de la alimentación. ¡Sólo!

Y para quedar finalmente con este resultado:


Ya lo sé, la foto está torcida, como mi moralidad.

Las gafas de folklórica en el aeropuerto volviendo de Miami están sólo para hacer bonito.
Y sí, el teléfono era de mi abuelo y funciona.
Para los cotillas, lo que se ve atrás es la terraza a la que  los de la empresa de enfrente salen a fumar y a vernos andar en pelotas por la casa.

Y ahora viene lo duro: Aprender.

Por lo pronto ya estoy volviéndome loco perdido con los archivos que tengo en un disco duro: me deja acceder pero no me deja ni cortar ni pegar. ¿Y ahora cómo hago yo de Ana Rosa? Pues googleando, porque a mí nadie me dice nada, me he enterado de que es porque el disco duro está formateado en NTFS en vez de en FAT 32. ¿Y qué hago ahora? ¿Reformateo? ¿Y si lo pierdo todo?


Por ahí me recomiendan comprarme un libro de paso de PC a Mac. ¿Están locas?

Ya tiene instalada la suite iLife y, como buen seguidor de consejos, no como otros, me he descargado el Open Office que es gratuito. También Plex, que sirve de servidor multimedia y que hace que tx, sin que yo le dé permiso a nada, pueda ver absolutamente TODO lo que tengo en el ordenador desde su maldito Android.

Y ahora tengo una tarjeta de regalo de 80 € a gastar sólo en aplicaciones que no sé en qué usar. ¿Recomendaciones?

Con lo tranqui que vivía yo con mi pc. Si yo me hubiera conformado con un regalito tradicional:


Nada, seguiremos informando.


PS: Y por favor, si los maqueros me parecen de por sí bastante petardos, a los frikis linuxeros ya es que ni los soporto, el que me venga a decir que si linux lo mejor, más libre, más barato, más sencillo (MENTIRAAAA) y blablablá que se vaya yendo a tomar viento y dé recuerdos de mis partes.



Blog Widget by LinkWithin