Comienza la Eurocopa


Ya la tenemos liada.
Esta semana comienza la Eurocopa de fútbol.

Ya sabes que yo soy partidario de que la RAE elimine la T de la palabra fútbol, porque si los jugadores, entrenadores, periodistas y toooodo el mundo de a pie dicen fúbol, ¿a qué viene esa t tan incómoda? (Y, lo siento, pero lo de fúrbol y júrgol sólo se decía en Matalascabrillas del Duque o Navalperalillos de la Casquijana hace 35 años).

¿Y qué ocurre con la Eurocopa?
Pues que TODO se vuelve Eurocopa. No hay otro tema de conversación, todo gira en torno a ella durante semanas. Y, querida amiga Géminis, sí, a mí me afecta, porque mi TX es muy fubolero. 

De hecho esta semana tengo yo por motivos labo-laborales mi cita bianual habitual con el mundo charro (lo que se viene a llamar Farinato Tour 2012) y le he propuesto al TX que me acompañe. Él encantado, y yo diciendo: pues nada, vamos en la semana y el domingo volvemos sobre la hora de comer que luego querrás ver el partido de España...


Pues no veas la que me montó, que no, que no puede ser, que no podemos llegar a casa SÓLO dos horas antes del partido, que él SE TIENE QUE PREPARAR. Ante mi burla descarada se me enfadó y -lo de siempre- salió la comparación con la ópera. ¿No te vas tú una hora antes al teatro? Pues no, bonito, salgo una hora antes de casa porque ahora vivimos en el quinto coño y estoy harto de llegar al teatro y subir los cinco pisos con la lengua fuera hasta mi butaca. Pues que si jijijí y jajajá. ¿Pero qué coño de preparación necesitas tú para un partido de fúbol que no sea abrir bolsas de patatas de veinte sabores distintos para estropear aún más nuestro ya de por sí voluminoso cuerpo? Ah pues no no no, que tiene que mentalizarse y tenemos que llegar a casa antes. Veremos.

SER MARICÓN
NO ES INCOMPATIBLE
CON SER FUTBOLERO
(y viceberzas)

Y es que luego viene el tema de las confabulaciones cósmicas (así, a lo Leire Pajín). Si me pongo la camiseta de España y la selección española gana, me la pongo para todos los partidos, y si en el Mundial el primer partido me puse los calzoncillos rojos y España perdió contra Suíza y luego no me los volví a poner y ganaron todos los partidos, quiere decir que no me puedo poner los calzoncillos rojos. Es como lo de su madre, que se va a fregar los cacharros "a ver si así marcan un gol". Nos reímos de las supersticiones exageradas de la gente que no puede ver gatos negros o pasar debajo de andamios, pero anda que las supersticiones fuboleras... Ya sabes, querido lector, el que la selección española gane o pierda se basa en la conjunción de unos cinco millones de variables basadas en calzoncillos, camisetas, bufandas y otros amuletos.


También tenemos la parte social del fúbol, claro. ¡Quién no se resiste a una reunión de amigos para ver el partido! Recapitulemos: final del mundial 2010. TX en silla de ruedas con la pierna en alto llena de plaquitas, tornillos y hierrecitos varios. Perla de Vichy y yo mismo haciendo de gogós animadoras y pegando los gritos de rigor. Y nuestro querido Almatosa en la mesa de la cocina, de espaldas a la tele, revisando una guía de Berlín porque se iba de viaje en unos días y soltando : "¿pero de verdad eso es tan interesante?" Fue divertidísimo y Perla y yo cumplimos lo prometido: si gana España nos bañamos en bolas en la piscina hinchable de la terraza. Quisimos que viniera más gente, pero ya sabes lo de la superstición: que si unos amigos vieron el primer partido nosedonde y España perdió y el resto lo vieron en casa y ganó, pues hay que verlos todos en casa. Aún así, fue MUY divertido.

Cómo no, tenemos también el componente político: desde los que dicen que el Gobierno nos va a inflar a fúbol para hacernos olvidar las penurias de este país (¿perdona? ah, que hace dos años fue diferente, disculpa disculpa) hasta los que verán en los resultados de España el reflejo de la situación económica actual creando una especie de políticofilosofía del fútbol. Y da igual que gane o no, siempre hay una explicación conforme a sus teorías. Si ya escuchar la radio por las mañanas se me vuelve insoportable porque todos los días andamos con lo mismo, en los próximos días va a ser imposible.


Y es que además tenemos la memoria histórica fubolera, que se trata de desenterrar recuerdos de las fosas comunes del fúbol. Que el primer partido es contra Italia, a la que hay que ganar porque hace cuatro años hubo que ir a los penalties y esta vez hay que ganar bien. Que si el otro día jugamos en un amistoso contra Corea, que nos birló el pase a las semifinales en el Mundial de nosedónde en el año catapún y es la venganza, y así nos vamos retrotrayendo hasta décadas y décadas anteriores en las que siempre los contrarios son los malos y si no ganamos fue por injusticias varias. Vamos, que si te descuidas te sacan el gol de Zarra, que NADIE sabe lo que es peroq ueda muy bien contarlo.

Finalmente, lo que más nos interesa a los que hacemos este blog, LOS JUGADORES.
Llámanos viejos verdes o lo que sea, pero más de uno ponemos cara de idiotas y se nos cae la baba más que lo de costumbre viendo lo buenorros que están algunos. Son jóvenes y están buenos. Y punto. Que luego sean ya más guapos o no pues todo depende.
Aún tengo que hacer un repaso a los seleccionados. Porque anoche el partido contra ¡CHINA! empezó a las diez de la noche y chico, yo me fui a acostar porque no estaba como para escuchar a los comentaristas pronunciar los nombres de los jugadores chinos y la noche anterior había dormido algo así como dos horas gracias a exquisitos platos pollo tikka masala y similares que tomamos en uno de los hindú-pakis de Lavapiés. ¿O quizás fueron los margaritas que tomamos antes? Ni idea, el caso es que tenía yo como unos regüeldos tremendos durante toda la noche y me tuve que levantar varias veces al baño. ¿Y sabes eso de cuando tus deposiciones apestan como a podrido y te hacen pensar en que en el interior de tu cuerpo ha ocurrido algún tipo de bioproceso de descomposición que deja en pantuflillas a los de la incineradora de Valdemingómez? Pues eso. Qué nochecita.

Así que cuando TX gritó desde abajo: ¡Ahí va, qué guapísimo es ese jugador nuevo! (ay bá, para los fans de La Corte de Faraón), hice un Escarlata O'Horror y me dije a mí mismo:  bah, ya lo pensaré mañana.

Porque, en próximas ediciones en este blog: LOS JUGADORES DE LA ROJA: clic




Blog Widget by LinkWithin