De brownies y otros marrones


El viernes por la tarde me entero gracias a mi amigo Piki de los Pikitonis que es San Brownie. ¡Coño! Y yo sin enterarme. Claro que a ver quién es el freak que se entera de esas cosas. Resulta que una serie de blogs de recetas de cocina habían decidido que el 11/11/11 iba a ser el día del brownie. No sé si por el marrón que se iba a montar con eso del fin del mundo (ya se sabe, señoras que creen en números mágicos, amenazas, conspiraciones y otras memeces). La gracia estaba en publicar o hacer una receta y luego publicitarla en twitter con el tag #eldiadelbrownie.

Sí, como dice mi amigo Almatosa: ¡estás abducido por las redes sociales!
Ay hijo, es que qué quieres, un señor de mi edad, emparejado desde hace una década y viviendo en el quinto chimpón. ¿Con qué me voy a entretener si no?


Pues manos a la obra. Gracias al Piki saqué esta fantástica receta de la web "Webos Fritos": BROWNIE DE AFTER EIGHT. ¡Chachi!

Decidido, a la que volvía a casa me pasaba por el Mercabrona a surtirme de materia prima y de paso de productos Deliplús y Bosque Verde. Y, oh sorpresa, viernes por la tarde, la entrada al polígono despejada y casi nadie en el Mercadona. ¿Qué pasa con las familias que suelen llenar carros y carros y tirarse horas en la caja? A mí que no me digan, ¡A ESO NO SE LE PUEDE LLAMAR MATRIMONIO!


Pero lo más escandaloso del todo es que no hay imitación de chocolatinas After Eight de marca Hacendado. ¡Sólo tienen las originales! ¡Pero bueno! ¿Es el inicio del declive de las marcas blancas? El acabose.

Así que con la bolsa repletita de productos llegué al loft y me puse manos a la obra antes de que apareciera Tx y empezara a darme consejos. La elaboración de un brownie es algo sencillo, nada especial, y yo seguí mi pauta habitual de repostería: manchar mil trapos, doscientos utensilios y utilizar veinte boles cuando con dos hubiera tenido más que suficiente.

El caso es que tras un ratito de preparación y media hora de horno... TATACHANNNN.... Voilà el Brownie de After Eight.


El desmoldeo fue algo dramático. No teníamos papel de horno en casa y al maldito emplasto chocolatoso le da por adherirse a las paredes de la fuente cual mariliendre a su marica. Pero a pesar de la horrenda sugerencia de presentación, salió riquísimo. Y, como buen brownie, absolutamente mazacote y haciendo notar su paso por el esófago milímetro a milímetro.

Y claro, hay que comérselo. Y nosotros dos ya estamos lo suficientemente focas como para encima zamparnos la bomba hipercalórica esa. ¿Solución? Invitar a amigos al día siguiente a tomar el café.

El emplasto browniano fue suficiente como para tenernos comatosos y encerrados en casa el resto del viernes noche, que aprovechamos para ver el primer episodio de American Horror Story.

¡Qué morro! Se han copiado de "Hay alguien ahí".
Sí, vamos, ya quisieran.
No deja de ser la típica historia de Familia con problemas conyugales intenta rehacer su vida en una casa con "presencias".
Está muy bien.
Acojona.
El papá enseña el culo a la mínima de cambio.
La mamá es para darle un par de tortas, como siempre.
La niña apunta maneras.
Y Jessica Lange tiene un papel supergoloso y está fantástica.
Tx pasó miedo.
Dice que no quiere ver más capítulos.

Pues se va a aguantar, porque ya nos estamos aburriendo de los de Fringe, que son siempre iguales (me recuerdan a House) y de la de Mad Men hemos aguantado dos episodios. Como se me ponga moñas le endilgo las cuatro temporadas de Gossip Girl que he almacenado para la mayor de mis múltiples sobrinas (sí, la que está aprendiendo a conducir y ayer mismo se empotró contra el coche de mi padre). No sé, cualquier cosa mejor que Sálvame y sus Albanos.


Sábado: follamos y luego quedamos con los niños (y niñas) para comer y que luego se tomen el brownie.

Comida en el Brasa y Leña, imitación de churrascaría brasileña en plan franquicia que está proliferando en todos los CCR del país. Se supone que pagas un precio fijo por un menú de ¡hasta 20! cortes de carne y puedes repetir. O sea, para ponerse foca perdida. Pero al final acabas comiendo cuatro trocitos y no paran de intentar endilgarte caipirinhas o una inventada sangría brasileña. Mmmm... sí pero no. No nos convenció.


Café, brownie y... coño, corriendo al centro de Madrid, que había recital de Jaroussky.
Increíble, aparcamos en el mismo Chueca.
Paseíto ideal con el de Almatosa al Teatro Real...
O... espera... ¿Teatro Real?... ¿Pero acaso hemos salido de Chuequilandia?

Porque pooooor faaaaavooor. Menuda concentración de mariconerismo había.
Vale que en la temporada de ópera las maris nos diluimos entre 8 ó 9 funciones por ópera y se nos nota menos, y que sin embargo en los recitales de figurones nos juntamos todas, pero es que lo del sábado era escandaloso. Parecía una reunión de Cogamitas.

En la butaca estábamos rodeados: panda de osos abajo, maricultas a un lado, "señores con sobrino" detrás, buenrollitas mariesmirriadas (huesilocas que diría Otto) un poco más allá... vamos, como para hacer una tesis.


¿Qué tendrán los contratenores que atraen a tanta marica junta? Yo no creo que es porque sea un contratenor, sino porque ahoritita mismo es de lo mejorcito que hay, y para un figurón figurón que nos llega al Real, pues vamos todas. Y, de todas formas, había menos tontería que cuando el "Maria" de la Bartoli, que aquello sí que parecía un desfile de modelas mamarrachas "a ver quién es a la que más se le nota".

Antes de empezar el concierto, a los de al lado les dio por jugar a las Confidencias Nutrexpa y ya que estaban en un recital lírico, decidieron impostar la voz para contarnos a todos los de alrededor los detalles de su vida sexual: que si el chico con el que lo estaba intentando no funcionaba bien porque había tenido una mala experiencia previa etc etc. Y sin recato alguno, oiga. La mar de edificante.

Jaroussky cantó primorosamente (es el contratenor con la emisión más natural que conozco), Tx disfrutó y tras dos llamaditas y unos Whatsapps salimos tan contentos del Chueca impostado al Chueca de verdad, y sin necesidad de cenar, que bastante teníamos con la churrascaría esa.

Y el Jaroussky también salió por FumanChueca, claro, que anda que no se esmeraron las marimusiquillas en sacarse fotos con él en diversos antros y mostrarlas al día siguiente en Facebook. Curiosa la progresión de la apertura de su camisa, ¿acabaría descamisado del todo?


Mmmm, joder con la crisis. Gente no faltaba en la calle, no (lo de la Gran Vía era tremendo) pero en todos los bares a los que fuimos nos dieron oferta 2x1 (síiii, eso que habían prohibido en Catalunlla). Sorprendente, porque entre las razones que han hecho que casi dejemos de salir -aparte de que ahora vivimos en la quinta parrusa- era el Impuesto Revolucionario Gay que había que pagar por estar en un local de Chueca. Y ahora resulta que te dan dos por una e incluso en uno de los bares me pareció que habían bajado los precios. Mmmmm.

Excusa ideal para ponerse peda perdida, pensarás. Pues no, que tiramos de cerveza sin alcohol. Bueno, sí, vale, también cayó un vodka con naranja. Ya no me acuerdo si el exceso de vodka me pone más activo o más pasivo, pero sé que era al revés que con el whisky. Da igual, en cuanto bebo un poco, me pongo cerda, y si no a las imágenes de la fiesta de señoras me refiero, en las que parece que estoy diciendo "esta noche me vale cualquier cosa". El caso es que no hay nada como empezar y terminar el día de la misma manera.


Y al séptimo día Mocho fue un buen chico, no comió brownie y se fue a comer a casa de su mamá.

Tengo que hacer algo con mi aspecto. Cada día parezco más homoseñor.


15 comentarios :

Sufur dijo...

EL reportaje gráfico te ha salido muy brownie también, so pu-ehr-k

Yo me como eso y lo que haga falta. A la mierda la dieta...

Mocho dijo...

NSA, Sufur, NSA.

Anónimo dijo...

En BsAs donde conseguir unos negros como estos? o aun que fueran un poco menos y que quieran coger, ser mamados o chupar con esos tremendos labios? Alguien se ha encamado alguna vez con uno de estos tipos?

Blackmount dijo...

Café, brownie y coño? :@ Yo hubiese preferido café y brownie nada más

MM de planetamurciano dijo...

No sé en Mandril, pero en el Planeta los bares están llenicos, sí, pero beber, la gente bebe poquísimo; vamos que a diez metros de la barra el camarero ya te pregunta y casi le falta echarte el lazo.
Yo tengo suerte; se me da remal cocinar postres, así que eso que me ahorro en kilos a la hora de comerlos.

Anónimo dijo...

te tengo un libro titulado 365 tentaciones. Son 365 recetas con producto base el chocolate. Asique ya sabes hago dieta cada año bisiesto.
Si quieres otras recetas, pregunta que tengo el recetario de cuando hice la FP de pastelería.
@rbn89

Observatorio Gay Granatense dijo...

¡Madre santa, lo que da de sí un browni! Por cierto, en cuanto tenga tiempo te mando una receta, ya que eres tan goloso y buen dispuesto para la cocina, de algo que llevo tiempo queriendo hacer, pero nunca me animo... ya te contaré, seguro que te da para un post como éste, jejejeje.... ya te contaré, ya...

Mocho dijo...

Muchas gracias, anónimo. Mi abuelo era pastelero y tenemos en casa su recetario :)

Eleuterio dijo...

Delicioso todo. ¿Comentarás el recital de Jaroussky en el otro blog?

Que bajen los precios en Chueca, que lo de este verano nos ha dejado más pobres aún...

Peritoni dijo...

El nuestro también salió buenisimo y mazacote, aunque con algo mejor de aspecto...
;-)

Mocho dijo...

El aspecto del mío era estupendo hasta que me empeñé en sacarlo de la fuente.

Yo-Mero dijo...

A mi me gustan mucho los brownies,

y las fotos de los otros chocolatitos, excelentes :)

Rosarioso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rosarioso dijo...

Ponele unas fichas más a American Horror Story, en el 4to episodio se suma Zachary Quinto haciendo de... GAY! :)

Otto Más dijo...

Aquí mi prima tenía una cuenta en el Gaydar, nena, con todo su cimbrel, así que sí, se acaba quitando toda la camisa ^_^

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin