Baladas a medio tiempo




Ya estamos con la sequía creativa: ¿será el frío, el puto stress laboral, las nuevas normas de ortografía? Quién sabe. Otra vez el blog languidece.

Pues nada, unos maromillos de buen ver para alegrar el fin de semana, que se presenta terriblemente soso.


Ah, la boda de la semana pasada, estupenda. Menú de restaurán, nada de banquete. Tx y yo disfrazados así como entre patriarca de poblado marginal y Papá Piquillo. Y no llevamos pamela, pero casi.




Qué poco me gustan las baladas a medio tiempo "a la americana", endevé.

Y he aprendido a hacer estas bobadas, jias jias:

Blog Widget by LinkWithin