Viajando en amarillo y azul


Los vuelos de Ryanair son viajes en autobús con alas.

Punto.

No creo que haya nada más que añadir.

Sacas el billete con el máximo descuento posible en una página web con un diseño horrible, te imprimes la tarjeta de embarque tanto de ida como de vuelta en tu casa, te apelotonas en la puerta de embarque del aeropuerto y halaaaaa, a pillar el mejor sitio.

Además, esa combinación de colores azul y amarillo te hacen pensar que te has metido en la línea aérea del Lidl, o similar.

Pero mira, funciona, es barato y además no hubo retrasos, salvo los plastas de siempre que pretenden meter en la cabina un maletón enorme diciendo que es equipaje de mano. Porque casi nadie factura maleta, que te cobran por ello. En el viaje de vuelta, una azafata clavadita a Deborah Ombres que miraba de refilón era inflexible con el pasaje: no pasaba una.

Y luego está el afán por vender cosas: que si bar (nadie tomó nada) que si perfumes y otros dutyfrees (igual) y para colmo unas tarjetas Rasca y Gana (alucinante, la de delante compró una y casi hacen una fiesta). ¿Qué es lo siguiente? ¿Una piñata?

Hay que ahorrar: la revista de a bordo la reparten pero luego la recogen al final, y la hoja de explicaciones de seguridad va pegada al respaldo del asiento de delante, no vaya a ser que alguien la mangue y tengan que imprimir más.

Las instrucciones son muy útiles: si te fijas bien, te piden que te quites los taconazos, las alhajas y LA DENTADURA en caso de emergencia. Seguro que luego se las reparten entre los azafatos.

Y el toque moralista: el avión se estrella y tú te bajas por una colchoneta restform, pero, por favor, QUE NO SE TE VEAN LAS BRAGAS.

En fin, un vuelo molt agradabla, sin cancaneo en los baños, y con una compañía que pega mucho con el aeropuerto al que fui. Fíjate qué moderno.

No, fíjate, fíjate más en los nombres de las tiendas.

Christian Diar


Golce & Dabanna


Parado

Hugo Ross


No es de extrañar que al ver la siguiente revista en el quiosco tuviera yo la necesidad imperiosa de comprarla.

¿Quién es Lady Betty?

¿Por qué está harta de que digan mentiras sobre ella?

¿El cielo abrió su corazón y entraste tú más rápido que una bala y con la precisión del bisturí de un cirujano plástico?

Me he hecho fan desde ya.


Blog Widget by LinkWithin