La culpa la tuvo la pequeña Vanessa. (Eurovisión 1)

Pese al revuelo provocado entre mis amigos y conocidos, he de decir que a mí el festival de Eurovisión es algo que me importa tanto como las pérdidas de orina de La Conchita Velasco. Lo que pasa es que Eurovisión tiene un componente tan petardo y promaricón que siempre hace gracia verlo en compañía de amigos, hacer fiestas y soltar todo tipo de comentarios malvados.

Pero hubo una época en la que fui miembro de un club eurovisivo. Y la culpa de todo la tuvo la pequeña Vanessa.

Grandes relatos:

Mi querido amigo el Pikitoni mayor solía frecuentar el café Claca en Violencia junto a un amigo suyo. Como uno era alto y el otro pequeñín, el camarero del Claca, que tenía una gracia tremenda, apodó al segundo “la pequeña Vanessa”, en sentido homenaje a la hija de Manolo Escobar.


Pues bien, una noche de invierno de hace muuuuchos años, nos fuimos el medio Pikitoni, la pequeña Vanessa y yo a la fastuosa discoteca Ales de la calle de la Sangre. Allí anduvimos charlando, bebiendo, bailando, perreando... nada excesivo, lo normal. Y llegó la hora de irse a casa.

Mocho: ¿Qué? ¿nos vamos?
½ Pikitoni: La pequeña Vanessa está en las oscuridades.
Mocho: Pues bueno, cuando termine que se vaya él.
½ Pikitoni: Es que yo no puedo irme. Él tiene el resguardo del guardarropa.

Pos vaya. Naaada. A aguantar un poco más. Y la discoteca se fue vaciando. Y llegó la hora de las rebajas. Y un señor con bigote miraba al medio Pikitoni con deseo. Y yo me lancé a la pista, que estaban poniendo Peace & Love Incorporated de Information Society y me encantaba. Y en la pista éramos tres. Y me fijé en que los otros dos chicos bailaban totalmente a destiempo de la música. Y reían y se lo estaban pasando en grande. Y me acerqué:



Mocho: Oye, ¿qué es lo que estáis bailando que vosotros vais por un lado y la música por otro?
Joven morenito: Es que estamos haciendo coreografías de Eurovisión.

Ojiplático me quedé. Por aquella época España mandaba a Eurovisión mierdas pinchadas en un palo que quedaban, salvo alguna honrosa excepción, en puestos infames, y alguien de 20 años que siguiera Eurovisión era considerado un auténtico freak. Vamos, lo mismo que ahora pero sin el factor horterizante de OT de por medio. Y lo peor de todo es que no estaban bailando canciones españolas, sino de distintos países. Eran auténticos freakies. Mira mira, Yugoslavia 1988, me decían.

Seguí hablando un poquito con ellos y, con la (vana) esperanza de ligar con el morenito, hasta me interesé por hacerme del club al que pertenecían e intercambiamos teléfonos.


Todo ello cayó en el olvido hasta que meses más tarde recibí una llamada del chico de Valencia diciéndome que si quería apuntarme. Yo lo vi todo tan estrambótico y tan mío que dije que sí. Mandé una cantidad pequeña de dinero a un Apartado de Correos y durante un año fui miembro no activo (que no necesariamente pasivo) del club de fans de Eurovisión y recibí la revista Eurovisivos, que era un puñado de fotocopias grapadas.

Ni que decir tiene que no renové tal suscripción y que los contenidos de la revista no me interesaban lo más mínimo, pero en cuanto la saqué en una fiesta que hice en casa (en aquellas épocas en las que metía a 50 personas en mi minúsculo piso) una auténtica panda de locas histéricas se lanzó sobre la revista preguntándome qué tenían que hacer para conseguirla.

Y hasta aquí mi primera experiencia activa eurovisiva. Pero no se vayan todavía, porque aún habría más.

Ah, cuando nos hartamos de esperar a la pequeña Vanessa, me fui al cuarto oscuro, me planté en la puerta, me puse en jarras cual pescatera de la lonja y grité: ¡¡¡PEQUEÑA VANEEEEESSSSAAAAA!!!


33 comentarios :

Gwathadan dijo...

¡Juas juas juas!

Buenísimo, chico: me troncho. Se te dan genial estos relatos. Pobre Vanessa... :-)

Gwathadan dijo...

Oigh, y además he sido primer... y mira que es difícil en tu blog...

Churru dijo...

También tuve una época medio eurovisiva, pero me dio miedo escuchar un día una canción irlandesa y ser el único que sabía que había ganado en Eurovisión. El resto perreaban si era Enya antes de la llegada de la menarquia.

Shepperdsen dijo...

A la pobre Vanessa (tía) se le tuvo que bajar tó de golpe. Pobreta ella y con el que estuviera.

Shhh! dijo...

y al resto de la peña que estaba en el cuarto oscuro??? se les bajó también seguro!!!!
Vanessa??? hay una tia aquiiiiiii???
jajajaja!
Es genial el relato!!! más, más!!!

TB97 dijo...

Ay, el Ales! Yo era más de cuando se llamó luego Heaven y esos pasadísimos afters...

TB97 dijo...

Ay, el Ales! Yo era más de cuando se llamó luego Heaven y esos pasadísimos afters...

Pasaelmocho dijo...

Pequeña Vanessa, no le quitéis el adjetivo, hostias.

TB97, no es el Ales que luego se llamó Heaven. Es el Ales de Valencia, en la calle de la Sangre, que luego sería de bollos y se llamaría Mogambo (y se sigue llamando, creo), con el famoso pasadizo secreto desde el Ayuntamiento para que fueran Rita Repulsa y Clementina Predecesora.

La pequeña Vanessa salió con su risa característica. Y un "no ha pasado nada, no ha pasado nada".

Nils dijo...

esa revista es un clásico jejeje y el que la hacía tenía el copyright y jodió a la Asociación AEV que tuvieron que inventarse otra revista cuando el chico este salió de la misma.

Caulfield dijo...

Pequeña Vanessa, ven hacia la luz.

funksturm dijo...

Yo no puedo con Eurovisión, ni ahora, ni antes, ni nunca. Me da igual el petardeo, el mariconeo o el componente freaky que pueda tener.

Eso sí, yo os respeto.

Peritoni dijo...

Ay qué recuerdos... ¡y vaya memoria que tienes!.
Y vaya imán para los frikis.

Dice Mocho: La pequeña Vanessa salió con su risa característica. Y un "no ha pasado nada, no ha pasado nada".
Falta añadir que iba todo despeinado y con la ropa desaliñada, los ojos salidos de las órbitas detrás de las gafas con los cristales sucios, y alrededor de los labios como mojado e irritado...
Menos mal que esa vez venías tú, lo peor era cuando íbamos el y yo y me dejaba solo hasta la hora de los saldos y ya encendían las luces.

casta dijo...

Tienes el mail.

Por otra parte yo el tema Eurovisivo paso de mi infacia a casa de Corredero y Maggie el año pasado, o sea que no puedo deleitaros con grandes experiencias.

Don Otto Más dijo...

Pues yo, una vez en un pub de Dublín, todo el mundo miraba a la pantalla embobado y los españoles a nuestra bola... Hasta que, ante tamaña expect(or)ación, preguntamos que qué estaban viendo y nos dijeron que era Eurovisión: ojipláticos también nos quedamos.
Que remembrazas Information Society! Ains!

Lunera dijo...

jajaj, qué ordinario te ha quedado el final, jajaja!!

Maggie Wang Kenobi dijo...

pos eso, Eurovisión es ideal para pasar el rato. Yo no puedo con las eurotalibanas esas que se superindignan porque se presente L-Kan o que Ucrania mande a Cerda Cerdusca, que no que no.

Pasaelmocho dijo...

Dear Maggie.

Es que no tiene sentido ser Eurotalibana. ¿Qué criterio siguen? Leer lo que pone en el Myspace da vergüenza.

¿Ordinario?
Pregúntaselo al Peritoni que lo vivió más intensamente en sus carnes. Que yo iba a Valencia de vez en cuando. Y también me contó una vez que hubo un striptease en Venial y la pequeña Vanessa se arrimó y... ¿verdaaaad?


Para Funksturm, una SOBREDOSIS DE ROSA SELEBREISHON SELEBREISHON, SEEELEBREEEEIIIISHOOOON.

Es divertido hacer fiestas Eurovisivas, en serio. Aunque ahora las votaciones con eso de que se comen cinco votos son un tanto raras.

Nils, pero como puedes estar tan superenterado de todo. Tus nietos acabarán con una overdose de información tremenda.

Peter Pan dijo...

bueníiiiiiiiisimo. A mi tb me gusta eurovision por el componente marica que conlleva. Es mas, todos los años (que puedo) hago fiesta en casa. El ultimo año cada invitado tenia que venir por un pais y traer bebida de dicho pais. Lo pasamos genial.

finnegan bell dijo...

dremíadelamorhermoso! lo que hay que hacer para comer caliente!!! fingir que eres una fan eurovisiva! eres lo más. a mí estas batallitas del agüelo me encantan...

pd. pobre pequeña vanessa! en las oscuridades, con la boca llena, no te podía contestar.

MM de planetamurciano.tk dijo...

Me temo ke hemos sido muchos los ke nos hemos tenido ke poner en jarras y llamar a una amiga ke estaba perdida en la oscuridad. Yo tenía una ke me lo hacía siempre, la cabrona. Y lo malo era ke la ke tenía coche era ella.
Y con el tema eurovisivo, yo entiendo ser fan en plan reirla y tal, pero es ke hay gente ke se lo toma superenserio.

Corredero dijo...

¿Y qué dijo la pequeña Vanessa?, questrés de incertidumbre...

Max dijo...

El relato genial, que risas xDssss.
Y desde luego esas fiestorras de 50 eurovisivas en tu piso ¿tenías vecinos?

Pispajo dijo...

Plas, plas, plaaaaaaaaaaaasssss

Todavia me estoy riendo con el relato de la pequeña Vanessa. Genial, primero el apelativo y luego todo el chascarrillo posterior.

Tom dijo...

Madre mia, esos tiempos ambientiles de Valencia los desconozco. Para mi ha sido siempre el Mogambo, disco que abre a las 4 de la mañana y cierran a la hora de ir a misa los domingos.

Eso si, la claca sigue siendo la claca, menos cutre pero ahí está.

Yo antes de ser marica ( a los cero años) no estaba muy por la labor de eurovisión, pero son todas tan adictas que al final te enganchan. Es como el popper!!

Pasaelmocho dijo...

Qué manía con el popper, qué asca de olor, hijo.

Lógico que no lo conozcas, Tom, porque os han ido cerrando todos los locales de ambiente violencianos. era divertido, telodigoyó.

Hola, Pispajoooo.

Dear Max, sigo teniendo casi los mismos vecinos que ahora, y mi casa tiene 54 metros escasos.

Corredero, La Pequeña Vanessa sacó su cabeza y soltó su risa característica "ca ca ca ca ca ca ca". Para luego decir: "No ha pasado nada, no ha pasado nada".

MM, yo creo que ahora los que se pueden tomar en serio el festival son los de los países bálticos, balcánicos y repúblicas exsoviéticas, ¿pero el restoooo?

Ay, finnegan, lo que hay que haccer.

Pues nada, Peterpán, hagamos fiestas simultáneas y nos conectamos vía webcam para este año.

Gracias a todos por comentar, gracias.

Quique dijo...

Eurovision está pa echar el rato y pasarselo bien! A mi me ilusiona...

No me vayais ahora de maricultas que no os pega!

Besotes!

coxis dijo...

y no olviden (algo offtopic) de la generación de vanessas nacidas circa 1979 (todas las mamás decidieron bautizar a las nenas vanessas por influencia de "capullito que has nacidooo del rosal de mi jardíiiiin)

en cuanto a MuermoVisión a mí me gusta la época antigua, ahora son todos fotocopias... Lo mejor siempre fue 1988 Turquía y Bana Bana o 1989 Turquía y Sufi Sufi y 1990 Israel con Rita y su Shara Barechovot... Mierda, ¡sé demasiado de Eurovisión! Au Secouuuuurs...!

Pasaelmocho dijo...

Pues ya está, Quique, Eurovisión está para pasarlo bien, allá ellos los que quieran teorizar sobre el tema y establecer normas y criterios.

Coxis, cada época tiene su nombre. Las Vanessas tienen 30 - 30 y pico, igual que las Arantxas y Ainhoas (que se pusieron de moda), las Gwendolines y Estefanías rondan los 40, los Borjas los 30, las Albas los 20... y los Álvaros y Alejandros parece que no se acaban nunca.

TB97 dijo...

Ay, eso me pasa por leer tan a matacaballo!

yunzapito dijo...

Jajajjaa

Me ha gustado mucho la historia de la pequeña vanesa... y ahora tengo una pregunta... a quién representa la foto de la mona?
A la pequeña Vanessa?
Al 1/2 Pikitoni por aquella época?

Angelina Jolín dijo...

Jajajaja gran historia la de la Pequeña Vanesa ;)))

Fennec dijo...

Peor sería que te llamaran La Pequeña Memole como a uno que conocía jajaja, la Vane tiene resonancias Omaita.
A mi para este año me gusta la canción de La Casa Azul, pero me temo que como casi todos los grupos poppy el directo no sea lo suyo
De regreso
Saludos ;)

Pasaelmocho dijo...

Hombre, Fennec, rebienvenido.

Que nooo, que no es Vane la poligonera, es LAPEQUEÑAVANESSA, la hija de Manolo Escobar.

Ains

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin