En estas fechas tan señaladas


En estas fechas tan señaladas es para mí hondo motivo de satisfacción poder felicitar las fiestas. Mi TX y yo hemos querido seguir la línea austera y simbólica de años anteriores y nuestra tarjeta postal navideña queda como sigue:


Respecto al año pasado, hemos eliminado espumillón en la balda, el árbol de navidad, luces de colores, los collares de perlas rojos y la cortina dorada (ya sé que queda cutre que se vea la cocina, pero total, pa lo que hay que esconder). Como novedades hay cinco bolas nuevas y una botella de vodka ABSOLUT DISCO.


Ya sé que está en
El Corte Inglés, cojostio, pero a mí me la trajeron de Selfridges, que queda más exótico.

También hemos juntado más las figuras del misterio: Ya sabemos que Mazinger no es el verdadero padre, pero no se merecía estar tan retirado. Y por cierto que yo soy de los que vivió Mazinger de niño y sufrió cuando lo sustituyeron por el mierda de Orzowei, no como los modernipopis de ahora que sólo lo conocen de las camisetas y los divx, así que merece un puesto de honor, vaya que sí.


Al ángel lo hemos colgado de la normaduvalesca estrella, hemos dado un poco más de protagonismo a la mula y el buey y los Reyes asoman por la puerta de la nevera.

He mandado un horrorocrisma de felicitación navideña a casi todos aquellos lectores que dejan algún medio de contacto (¿tan difícil es dejar una dirección de hotmail para que se llene de basura, so paranoicos?) A ellos, a los demás y a todo el que aterrice por aquí:


FELICES FELICES
Y
FIESTAS FIESTAS



Y ahora, los tambores la carnaza, que sé que es lo que vende.

¿Qué relación tiene el joven de la primera foto con este otro?



De postre, unos minutos musicales:








Blog Widget by LinkWithin